Actualidad

CRISIS EN VENEZUELA

España protegerá a López pero limitará su acción política

Borrell no permitirá que la embajada sea "un centro de activismo político"

España protegerá a López pero limitará su acción política
España protegerá a López pero limitará su acción política
EFE

MADRID.- El Gobierno español dejó claro este viernes que no va a entregar a Leopoldo López, el dirigente opositor venezolano acogido como "huésped" en la residencia del embajador de España en Caracas, pero sí regulará y limitará su actividad política. Después del encuentro que López mantuvo con la prensa a las puertas de la legación diplomática, el ministro de Exteriores español, Josep Borrell, explicó que no permitirá que la embajada se convierta "en un centro de activismo político".

Desde Beirut, donde se encuentra en visita oficial, Borrell ratificó al mismo tiempo que el Ejecutivo español "no entregará" al opositor a las autoridades venezolanas, pese a que el Tribunal Supremo del país dictó este jueves una orden de arresto en su contra. Tanto él como otros miembros del Gobierno confían en que Venezuela respetará la inmunidad de la embajada española y no se producirá "ninguna intervención sobre la misma", en palabras del ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos.

La intención del Gobierno, dijo el ministro en declaraciones a TVE, es que Leopoldo López siga en la embajada de España y se mantenga la seguridad de las instalaciones de la legación. "El pueblo venezolano debe sufrir lo mínimo y, por tanto, pedimos que no haya coste en la seguridad de las personas", añadió.

En representación del Gobierno de Nicolás Maduro, su embajador en España, Mario Isea, declaró que el Gobierno de su país "no invade embajadas", sino que respeta el Derecho Internacional, la Convención de Viena y la Carta de las Naciones Unidas. Isea explicó que Venezuela reclama a España, "en el marco de la ley", a Leopoldo López, quien se encontraba bajo arresto domiciliario, cuando fue liberado por un "indulto presidencial" de Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por más de 50 países, entre ellos España. Guaidó y López, horas después de ser liberado, lideraron un levantamiento militar que tenía como objetivo desencadenar un movimiento en los cuarteles para derrocar a Maduro, que, pese a que no tuvo gran eco entre los uniformados, multiplicó los rumores acerca de la lealtad al mandatario. En su opinión, "el quiebre" del Gobierno de Maduro "va a continuar", así como la presión internacional.

Esa presión es fundamental, en opinión del representante de Guaidó en Madrid, Antonio Ekarri, para terminar con el régimen de Maduro y para poder celebrar elecciones libres y democráticas. Ekarri agradeció "la posición solidaria que, con el pueblo de Venezuela, ha tenido históricamente no sólo el Gobierno sino también la sociedad española" y manifestó que "España sigue jugando un papel líder dentro de la UE para América Latina". Por su parte la candidata europea del PP, Dolors Monserrat, reclamó que España "lidere el apoyo y la ayuda a la transición democrática" en ese país.

Etiquetas