Actualidad

PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

Sánchez buscará un gran pacto para frenar la inminente crisis económica

Este martes aumentó algo el número de fallecidos, 567 más, y bajaron los nuevos contagios

Sánchez buscará un gran pacto para frenar la inminente crisis económica
Sánchez buscará un gran pacto para frenar la inminente crisis económica
E.P.

MADRID.- La crisis sanitaria del coronavirus en España, que mantiene su curva descendente pese a que ya son más de 18.000 los muertos, derivará en un negro escenario económico por lo que el Gobierno busca un gran pacto que quiere empezar a negociar esta misma semana con una reunión entre Pedro Sánchez y el líder del PP, Pablo Casado, y que de partida parece muy lejano.

La epidemia sigue su curso y cuando se cumple un mes del estado de alarma Sanidad ha tomado el control de los laboratorios privados para que las autonomías puedan hacer con mayor celeridad los test y regular sus precios, según publicó este martes el BOE, día en el que aumentaron ligeramente las muertes (50 más que el lunes), pero bajaron los contagios (1,8 %), pese a ser un día que acusa las notificaciones retardadas del fin de semana.

Los fallecimientos a consecuencia del virus son ya 18.056, tras sumar este martes 567 más, con un porcentaje de crecimiento similar al del lunes, pero inferior en un 13 por ciento al del martes de la semana pasada, lo que se comienza a notar en lugares como la Comunidad de Madrid, que ha decidido cerrar la morgue provisional abierta en el Palacio de Hielo de Majadahonda.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, que se reincorporó tras recuperarse del coronavirus, volvió a pedir prudencia respecto a los datos por los festivos continuados de Semana Santa y apuntó que, pese a que el número de decesos mantiene su tendencia descendente, "siguen siendo cifras que tenemos que reducir lo antes posible".

Los contagios bajaron hasta los 3.045 (ya suman 172.541), al contrario de lo sucedido en martes precedentes, lo que sitúa la tasa de crecimiento por primera vez por debajo del 2 por ciento.

El dato que espera Simón en los próximos días es que haya más curados que infectados, lo que no ocurrió este martes al frenarse las altas de días precedentes en 2.777 para llegar a un total de 67.504, el 40 por ciento de los infectados.

CONTROL DE LOS CENTROS PRIVADOS

Los test son uno de los elementos clave en la lucha contra la epidemia, como se ha visto en China y otros países asiáticos que han logrado controlarla y como diariamente recuerda la OMS, pero en España son todavía una asignatura pendiente, sobre todo por su escasez, pero también por las dificultades para llevarlos a cabo.

En este contexto, Sanidad dictó una orden, que se publicó este martes en el BOE, por la que pone a disposición de las comunidades autónomas cualquier centro de diagnóstico clínico de titularidad privada que no esté prestando servicios al Sistema Nacional de Salud, con la posibilidad de adoptar medidas para controlar las pruebas y regular su precio.

La orden, que impide de hecho los test a la carta, establece que las pruebas deben ser prescritas por un facultativo "de acuerdo con las directrices, instrucciones y criterios acordados al efecto por la autoridad sanitaria competente", tal y como precisó después el ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien ha remarcado que la decisión se ha tomado a petición de algunas autonomías.

En las pruebas diagnósticas reside la estrategia para pasar a la llamada "desescalada", que permitirá dejar paulatinamente el confinamiento, porque son esas pruebas -que en España inicialmente se van a hacer a través de un gran muestreo con más de 62.000 personas- las que permiten saber si hay transmisión comunitaria y poner en marcha estrategias para detectar casos y aislar a sus contactos.

Para esa fase, que algunos expertos creen que podría ponerse en marcha a primeros de mayo, ya ha comenzado la elaboración de planes, como el que preparan el Ministerio de Sanidad y la Asociación Española de Pediatría (AEP) para dar prioridad a los menores en la salida escalonada a la calle.

La magnitud de la crisis sanitaria la puso el martes sobre el tapete el FMI con unas previsiones para España (8 % de caída del PIB y un paro del 20,8 %) que anuncian un horizonte complicado, más allá de que sean sólo previsiones y aún no haya grandes coincidencias entre los que opinan que será una salida rápida de la crisis en forma de V u otras más lentas en forma de U o de W. Para afrontar esta crisis, el Gobierno apuesta por un gran pacto político que tendría que comenzar a fraguarse esta semana.

Etiquetas