Actualidad

CORONAVIRUS

Semana Santa reabre el debate sobre la gestión de la pandemia de coronavirus

Presidentes de comunidades discrepan sobre la conveniencia de la movilidad

Procesión de Semana Santa en Huesca en 2019.
Procesión de Semana Santa en Huesca en 2019.
Pablo Segura

El descenso de la incidencia acumulada de la covid comienza a ralentizarse en España, sin que cese el ruido político de fondo sobre cómo gestionar el control de la pandemia ante un nuevo periodo vacacional.

El Ministerio de Sanidad informó este viernes de que la transmisión sigue a la baja, aunque más lentamente que en jornadas previas, con 149,2 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días, cinco puntos menos que el día anterior, lo que sitúa a España ya en riesgo medio de contagios.

Solo Ceuta y Melilla están por encima de los 250 casos, el umbral del riesgo extremo de transmisión, ya que Madrid ha descendido hasta los 245 y se sitúa en el riesgo alto.

También se ha notificado un nuevo descenso mínimo de la ocupación en las ucis, que se sitúa en el 25,1 %, tres décimas menos que el jueves.

En su informe semanal, Sanidad publicó que se han detectado los primeros seis casos de la variante californiana en España y mantiene bajo vigilancia un total de 10, tras añadir al listado otras tres: la de Nueva York, otra originada en Uganda y una última expandida en Portugal, de las que no constan positivos en nuestro país.

Pero el debate está ahora centrado en el plan de Semana Santa, aprobado el jueves en la Comisión de Salud Pública, que tendrá que ser ratificado el próximo miércoles en el Consejo Interterritorial de Sanidad, órgano de coordinación entre el Ministerio y los consejeros autonómicos.

Esa propuesta incluye el cierre perimetral de las comunidades autónomas, con el toque de queda de 22.00 a 6:00 horas y reuniones en espacios públicos o privados con un máximo de cuatro personas.

Pero, fundamentalmente, el debate gira en torno al cierre perimetral, al que se opone la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, cuya comunidad tiene uno de los peores datos de transmisión del coronavirus.

“El consenso no es imponer. Yo creo que lo que hemos decidido en Madrid hasta aquí ha funcionado bien; evidentemente, sigue el virus, y tendremos que seguir aplicando todas las medidas sanitarias necesarias, pero no vamos a arruinar a la gente gratuitamente por el por si, por el a ver si me van a decir”, declaró a los medios durante un acto en Torrejón de Ardoz (Madrid), municipio muy afectado durante la primera ola de la pandemia.

Ante esta posición, la vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, afirmó que la propuesta de limitar la movilidad en Semana Santa es “lo único que tiene sentido” para evitar una cuarta ola de contagios y por eso pidió responsabilidad al Gobierno de Madrid, que además quedará perimetrado por las autonomías colindantes.

Canarias, por su parte, ya advirtió el jueves de que no contempla el cierre perimetral con la actual evolución de la pandemia en su territorio.

“No es un tema de cierre perimetral sí o no, sino de la manera en que ese supuesto consenso se quería forzar (en la Comisión de Salud Pública)”, declaró el conselleiro de Sanidad de la Xunta de Galicia, Julio García Comesaña, quien no quiso pronunciarse sobre las medidas concretas contenidas en el documento aprobado el jueves.

La Xunta presentará una queja formal “por el procedimiento”, previo y posterior, dada la manera cómo se presentó “en el último minuto” y a los medios de comunicación y por “forzar una votación” en el seno de la Comisión de Salud Pública.

En un sentido similar se manifestó el consejero andaluz de Salud y Familias, Jesús Aguirre, quien ha remitido una carta de protesta al Ministerio de Sanidad por la difusión del acuerdo, sin que aún haya sido ratificado por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

La Junta es partidaria de que el Gobierno “asuma el mando y coordine”, según ha explicado el portavoz del Ejecutivo andaluz, Elías Bendodo, quien recordó que ya sostuvieron que era un error que hubiera “17 desescaladas distintas” de la primera ola, después otras tantas Navidades y campañas de vacunación, y de la misma forma creen que es “un error 17 Semanas Santas distintas”.

Verónica Casado, titular de Salud en Castilla y León, volvió a insistir en la posición de la Junta, que “no tendrá problemas para defender” las siete medidas acordadas por la Comisión de Salud Pública de cara a la Semana Santa, ya que “las tiene todas” en vigor. Esta comunidad sigue con el cierre perimetral. 

Etiquetas