Actualidad

ESTUDIO

Muchos abusos sexuales en la Iglesia fueron con violaciones

Un estudio de tres universidades españolas incide en la “doble victimización”

Expertos de tres universidades españolas han participado en el estudio.
Expertos de tres universidades españolas han participado en el estudio.
Efe

Entre un 30 y un 40 % de los abusos sexuales cometidos por representantes de la Iglesia Católica fueron con penetración, según un estudio elaborado por tres universidades españolas que incide en la “doble victimización” que han padecido estas personas al no haberles sido reconocido su sufrimiento.

Las conclusiones de la investigación, que publicará próximamente la Sociedad Aranzadi, fueron presentadas este lunes por expertos de la Universidad Abierta de Cataluña, la Universidad de Barcelona y la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) en la jornada “Abusos sexuales de menores en instituciones religiosas: respuestas restaurativas desde la victimología”, que se ha celebrado en San Sebastián.

El trabajo ha sido desarrollado entre 2018 y 2021 por parte de un grupo de profesionales del ámbito de la victimología que ha contado con financiación del Ministerio de Ciencia e Innovación y fondos europeos.

Josep María Tamarit, de la Universidad Abierta de Barcelona, ha señalado que en otros países como Estados Unidos, Alemania, Australia, Holanda o Bélgica se han hecho estudios, incluso algunos dentro de la propia Iglesia, pero “lamentablemente” en España “no ha tenido ese interés” por lo que los investigadores han tenido “limitaciones importantes”.

La profesora de victimología de la Universidad de Barcelona Noemí Pereda ha indicado que la parte elaborada por este centro universitario ha entrevistado a 40 víctimas.

La mayoría de los abusados fueron “niños” con episodios “que se produjeron en más de una ocasión durante largos periodos de tiempo” y de carácter grave”. De hecho, entre un 30 y un 40 % fueron con penetración, por lo tanto “esa falsa creencia” de que estos abusos fueron “menos graves no es cierta”.

El estudio ha evaluado las consecuencias psicológicas así como el “daño espiritual” generado por lo que las personas que han padecido estas situaciones requieren de una “reparación espiritual” que debería asumir la Iglesia “como causante del daño”.

Las denuncias se producen en la edad adulta, pero la mayoría no lo hace, por lo que los 220 casos admitidos por las autoridades eclesiásticas serán “muchos más”, ha comentado Pereda, que ha reconocido que “no se puede calcular” la cifra real “si no es con un estudio que pregunte a la totalidad de la población”. Además, ha remarcado que para la investigación no han contado con “ayuda por parte de la iglesia, aunque se le solicitó”.

Etiquetas