Actualidad

ATENTADOS EN PARÍS 13-NOVIEMBRE-2015

Provocaciones en el primer día de juicio por los atentados en París

Salah Abdeslam, único de los autores que sigue vivo, atrajo la atención en la primera vista al reivindicar su pertenencia al EI

Los tribunales parisinos, blindados durante la primera jornada de juicio por los atendados del 13 de noviembre de 2015
Los tribunales parisinos, blindados durante la primera jornada de juicio por los atendados del 13 de noviembre de 2015
EFE

Salah Abdeslam, el principal de los acusados que comparecieron este miércoles en el juicio por la matanza en la sala de conciertos Bataclan y los otros ataques terroristas del 13 de noviembre de 2015, atrajo la atención en la primera vista al reivindicar su pertenencia al Estado Islámico (EI) y hacer invocaciones de carácter religioso.

Abdeslam no quiso privarse de la oportunidad que tenía en el primer interrogatorio somero sobre su identidad, este miércoles, para decir que “no hay más dios que Alá y Mahoma es su profeta”. Además, aparte de negarse a dar los nombres de sus padres, cuando el presidente del tribunal, Jean-Louis Péries, le preguntó en qué trabajaba, respondió provocador: “he abandonado cualquier profesión para convertirme en un combatiente del Estado Islámico”.

El joven franco-marroquí de 31 años, que habló de forma atropellada, vestía una camiseta negra y se ha dejado una barba salafista, es el único que sigue vivo de los diez miembros de los comandos que asesinaron a 130 personas e hirieron a más de 400 en París y Saint-Denis. Las víctimas supervivientes y sus familias estaban prevenidas de que este tipo de salidas podían producirse, como lo había señalado minutos antes de iniciarse el proceso Arthur Dénouveaux, presidente de Life for Peace, una de las asociaciones que se constituyeron para defender sus intereses.

Dénouveaux, que sobrevivió a la masacre del Bataclan, declaró a la prensa antes de entrar a la sala que “la Justicia francesa está acostumbrada a las provocaciones de los terroristas desde hace décadas. Es una forma (que tienen) de eludir sus responsabilidades”.

Géraldine Berger-Stenger, abogada de la Asociación Francesa de Víctimas del Terrorismo (AFVT) que representa a 37 partes civiles, explicó a EFE que había prevenido a sus clientes de ese tipo de declaraciones y de que, sobre el fondo, no deben esperar gran cosa de los acusados.

Para la letrada, lo importante es que las víctimas “puedan hablar y conseguir explicaciones sobre la preparación de los atentados”. Este proceso, que se va a prolongar hasta finales de mayo de 2022, tiene un carácter “histórico” por “la intensidad dramática” de los hechos.

Etiquetas