Actualidad

SUCESO

Una española fallecida en la explosión en Cuba

Su novio, en estado grave, también fue alcanzado por la onda expansiva tras el estallido en el hotel Saratoga de La Habana

Las labores de rescate en el hotel Saratoga de La Habana continuaron este sábado.
Las labores de rescate en el hotel Saratoga de La Habana continuaron este sábado.
Efe

Una joven turista española es una de las 26 víctimas mortales que deja la explosión en el Hotel Saratoga de La Habana (Cuba). Le alcanzó la onda expansiva cuando se encontraba en el exterior del inmueble junto a su novio, que resultó herido grave.

Cristina López-Cerón Ugarte, con raíces en Viveiro (Lugo) y nacida en 1993, había viajado a la isla caribeña a disfrutar de unas vacaciones con su novio, César Román Santalla, de As Pontes (La Coruña), localidad en la que ambos convivían.

La joven trabajaba en una sucursal bancaria de Abanca en la localidad costera de Ortigueira y César, nacido en 1992, es miembro de una familia muy conocida en la villa pontesa.

La embajada española, en contacto permanente con las autoridades locales, fue la que informó a los familiares de la pareja.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lamentó lo ocurrido en su cuenta Twitter, desde la que trasladó su cariño a los familiares de todas las víctimas y heridos, así como el apoyo de España al pueblo cubano.

También en Twitter, el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, publicó un mensaje de “afecto” hacia la familia de la joven gallega fallecida y de ánimo y apoyo a su pareja.

La explosión, en la que fallecieron al menos 26 personas -la mayoría de La Habana- y otras 64 (50 adultos y 14 menores) resultaron heridas, se produjo minutos antes de las cinco de la tarde del viernes, hora española, cuando un camión cisterna servía gas licuado al hotel Saratoga.

En el interior del establecimiento se encontraba únicamente un equipo de empleados, que trabajaba en la puesta a punto del inmueble para su reapertura el 10 de mayo, tras dos años cerrado por la pandemia.

La pareja de novios españoles se encontraba en el exterior del edificio cuando les golpeó la onda expansiva. La explosión hizo que colapsase una sección de esta construcción de siete plantas, y que se desprendiese la fachada de los tres primeros pisos, provocando una lluvia de escombros sobre la acera. 

Etiquetas