Actualidad

CÓDIGO PENAL

Aprobada la reforma que acaba con la sedición y rebaja penas por malversación

Tras rechazarse los vetos del PP, Vox, Ciudadanos, Junts y UPN, 140 senadores han votado a favor, 118 en contra y tres se han abstenido

El Senado ha aprobado este jueves de forma definitiva la reforma del Código Penal.
El Senado ha aprobado este jueves de forma definitiva la reforma del Código Penal.
EFE

Con una tramitación exprés y tras acatar el recorte impuesto por el Tribunal Constitucional a la proposición de ley remitida por el Congreso,  que deroga la sedición y rebaja las penas para la malversación.

Tras rechazarse los vetos del PP, Vox, Ciudadanos, Junts y UPN, 140 senadores han votado a favor, 118 en contra y tres se han abstenido ante una reforma que convierte la sedición en un delito de desórdenes públicos agravados con una pena máxima de 5 años, frente a los 15 actuales, y que reduce a 4 años el castigo máximo para la malversación sin ánimo de lucro.

Por orden del Constitucional, de la votación han quedado fuera los apartados con los que la coalición de gobierno quería reformar las leyes del Poder Judicial y del Constitucional para desbloquear la renovación de ese tribunal, imposibilitando "el pleno ejercicio de las legítimas facultades del Senado", ha manifestado el presidente del Senado al llamar a votar, con la bancada del PSOE y sus socios aplaudiendo en pie.

El debate, en el que durante más de cuatro horas se han sucedido desde la tribunal del hemiciclo 29 discursos para no cambiar nada, como se preveía antes de su inicio, ha tenido lugar mientras, a unos centenares de metros, en el Teatro Real, se celebraba el mediático sorteo de la Lotería de Navidad.

Una coincidencia no casual, según la oposición, que ha centrado sus intervenciones en una reforma tramitada en la Cámara Alta en solo una semana, que afecta a los dos delitos por los que fueron condenados los dirigentes del 1-O y que, han asegurado, pone en riesgo la integridad de España y beneficiará a los corruptos.

Pero la mayoría parlamentaria se ha unido para criticar al PP, al que ha acusado de cercenar los derechos de los parlamentarios al acudir al Constitucional y de intentar conseguir en los tribunales lo que no lograron en las urnas, mientras bloquea el Consejo General del Poder Judicial y el tribunal de garantías.

"Bloquear las instituciones es incumplir la Constitución, es romper el espíritu de la Transición, es acabar con el entendimiento y el diálogo", ha espetado a los populares el portavoz socialista, José María Oleaga.

Ha admitido que hay dudas en la sociedad ante la reforma, pero ha garantizado que se disiparán cuando se pueda analizar con perspectiva. "Cuando miremos hacia atrás, nadie revindicará el inmovilismo de Mariano Rajoy, todos apreciarán que la convivencia en Cataluña ha mejorado", ha manifestado.

"Sánchez paga el precio al independentismo por permanecer en Moncloa", ha denunciado a través de Twitter el líder el PP, Alberto Núñez Feijóo, tras votar en el pleno.

Ha sido el portavoz parlamentario, Javier Maroto, quien ha apelado sin éxito a los socialistas a romper la disciplina de voto y ha asegurado que el PP denunciará todos los días hasta el final de la legislatura "la traición de Sánchez a sus promesas, a sus votantes y a España".

Maroto, que ha tildado al presidente del Gobierno de "mentiroso cobarde", se ha mostrado convencido de que finalmente habrá consulta en Cataluña y que por ello el Ejecutivo quiere colocar al frente del Constitucional al magistrado Cándido Conde-Pumpido, para que ese tribunal "no sea obstáculo".

Entre los apoyos a la proposición de ley se han contado los votos de ERC, que ha celebrado los "frutos" de la mesa de diálogo para desjudicializar el conflicto, y del PNV, que ha advertido de que el único beneficiario del choque entre los dos principales partidos es la extrema derecha.

Junts, sin embargo, ha mantenido su oposición a una reforma que sigue considerando "el procés y el 1-O como delitos punibles" y que "amplía la criminalización de conductas democráticas".

Por motivos opuestos han votado en contra Vox, que ha acusado al Gobierno de "desarmar el Estado de derecho" y legitimar a "los golpistas, a los violentos y a sus cómplices"; y Ciudadanos, que ha acabado elogiando la estrategia de Sánchez para ocultar, con sus enmiendas sobre el Constitucional, el verdadero "elefante en la habitación", la reforma de la sedición y la malversación.

El no de UPN ha sido radical, pero también se han desmarcado de la reforma Geroa Bai, con críticas a derecha e izquierda, y Más País, que ha rechazado rebajar penas por malversación.  

Etiquetas