Aragón

ALTO ARAGÓN - METEOROLOGÍA

Las temperaturas máximas de la provincia se concentran en el Pirineo de Huesca

El año 2019 se estrenó con 18 grados en lugares como Torla y Bielsa, frente a los 2 de Sariñena

Las temperaturas máximas de la provincia se concentran en el Pirineo de Huesca
Las temperaturas máximas de la provincia se concentran en el Pirineo de Huesca
M.A.A.

HUESCA.- Las previsiones meteorológicas anuncian que el tiempo anticiclónico instalado desde hace unos días no va a abandonar la provincia, al menos, en lo que queda de semana. No se prevé ningún tipo de precipitación -ni de lluvia ni de nieve-, ni tampoco que la inversión térmica (fenómeno que hace que el Pirineo registre temperaturas máximas más altas que el centro y sur) revierta.

La nieblas, de momento, persistirán en la mitad sur de la provincia, con la única posibilidad de que se vayan disipando si entra algo de viento.

Esta falta de nieve y el hecho de que las temperaturas sean más altas conforme se gana altura sobre el nivel del mar supone una situación, cuando menos, no habitual en invierno. Un ejemplo de la fuerte inversión térmica que se está registrando son las temperaturas máximas del 1 de enero, día en el que las máximas de toda la provincia se dieron en el Pirineo.

Mientras en el norte el termómetro alcanzó hasta 18 grados centígrados, en algunos puntos del centro y sur no se superaron los 2 grados, debido a la intensa y persistente niebla que cubre la mitad sur de la provincia.

El Pirineo se anotó el primer día de 2019 unas máximas de 18 grados en Torla o Bielsa, y de 16 en Biescas y Benasque. Frente a estos registros, las máximas en zonas en las que la niebla no levantó en todo el día fueron de varios grados menos, como los 3 grados de Barbastro y Tamarite o los 2 de Sariñena y Lanaja.

El delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Aragón, Rafael Requena, calificó el miércoles de "normal" la inversión térmica, pero destacó, por inusual, que en enero se rocen los 20 grados en el Pirineo.

Requena confirmó que el anticiclón "no se va" en toda la semana, por lo que "no hay perspectivas de cambio en los próximos días", y añadió que es posible que ya el fin de semana las temperaturas puedan bajar un poco, aunque reconoció que "ya estamos teniendo heladas fuertes", porque "ha habido zonas, sin niebla, que han tenido hasta 8 y 10 grados bajo cero".

Otro hecho destacado por el delegado de la Aemet que refleja la fuerte inversión térmica es la subida de temperatura en zonas de alta montaña. Como ejemplo citó que el mismo día en el que se registraron 8 grados negativos en el refugio de Pineta (1.300 metros de altura), en el de Cap de Llauset (2.500 metros) no heló.

En latitudes inferiores, la situación se repite. Así, el miércoles la temperatura mínima en Sabiñánigo fue este miércoles de 6 grados negativos, en Aínsa de -4 o en Benasque de -3, mientras que en Canfranc fue de 8 grados positivos o en Torla de 3, también sobre cero.

Lo único que puede variar es la formación o no de bancos de niebla en la mitad sur de la provincia, lo que dependerá de que haya o no haya viento.

En Huesca ciudad, por ejemplo, la niebla se dispersó el miércoles, aunque en el resto de la mitad sur persistió y la previsión es que se mantenga en las próximas horas. La caída de las temperaturas varios grados bajo cero en zonas con niebla ha originado la cencellada (formación de hielo por la congelación de las gotas de la niebla).

Etiquetas