Aragón

ALTO ARAGÓN - ALMENDROS

Exuberante floración de los almendros tempranos en el Alto Aragón

Los primeros indicios apuntan a buena cosecha aunque habrá que esperar a las heladas

Exuberante floración de los almendros tempranos en el Alto Aragón
Exuberante floración de los almendros tempranos en el Alto Aragón

El calor y las altas temperaturas de los últimos días han propiciado que los almendros de floración temprana muestren sus habituales colores primaverales con tonos blancos o rosáceos.

Según el responsable nacional de frutos secos de Asaja, José María Alcácer, "el almendro se encuentra en buenas condiciones de vegetación. Las variedades más tempranas, como las larguetas y marconas, están floreciendo o han florecido", subraya.

Al mismo tiempo señala que la temperatura primaveral provoca que la floración de estos días "esté siendo espectacular" y considera que el tiempo para el almendro "es bueno".

No obstante, Alcácer indica que los principales riesgos climáticos para el desarrollo de estas plantaciones se producen con las heladas de mitad de abril o la sequía durante el verano.

Asimismo argumenta que este tiempo primaveral "es bueno para que la floración, el cuajado del fruto y para que vayan las abejas".

En cuanto a las variedades más tardías, señala que "ya están empezando a sacar alguna flor y en unos diez días van a estar también en floración total".

De mantenerse estas temperaturas, "puede haber un inicio bueno de cosecha del almendro", según el responsable de Asaja nacional en el sector de frutos secos.

Pese a todo, prefiere mantenerse prudente por la amenaza de heladas que pudieran echar a perder muchas explotaciones, al menos, apunta Alcácer, "hasta que no pase la festividad de San Jorge e incluso, en algunos sitios, hasta más tarde". En cualquier caso y con las condiciones actuales, "las previsiones de cosecha de la almendra son buenas".

Respecto a los seguros, Alcácer comenta que las coberturas "no se han extendido mucho" en este cultivo. La razón, explica, es "que el seguro no es muy popular porque las condiciones que se exigen o los baremos personales y el precio son un problema". Así, estima que en torno a un 8 o 10 por ciento de los productores de almendro han asegurado sus explotaciones.

Respecto a la sequía, los efectos en el almendro no son tan patentes como en otros cultivos, "debido a que estas plantaciones presentan raíces más profundas", aunque apunta que precisan de más humedad durante los meses de mayo y junio.

VARIEDADES MÁS TARDÍAS

Esther Ciria, agricultora de una explotación de almendros de floración tardía en el núcleo de Apiés, explica que la salida de las flores en esta variedad se produce a partir de este mes de marzo.

En su opinión, "estas floraciones más tempranas tienen mucho riesgo de perderse" a consecuencia de posibles heladas.

Por ello, considera importante "tener en cuenta" la fecha de las últimas temperaturas mínimas.

En cualquier caso, califica de "normal" la situación actual "porque los almendros acumulan muchas horas de frío antes de florecer" tras las lluvias de otoño, por lo que "la floración es bastante espectacular desde el punto de vista paisajístico".

Por otro lado, comenta que existen también muchos almendros que se encuentran en las márgenes que responden a variedades comunas. "Es una mezcla de ecotipos y no es una variedad fija lo que da lugar a colores blancos o rosáceos", describe.

Respecto a la importante diferencia de las temperaturas máximas durante el día y las mínimas de noche, el momento actual de las explotaciones lo consideró "normal" para estas fechas del año.

Para la también ingeniera agrónoma, "es muy importante que gracias a investigadores aragoneses del Cita se consiguieron variedades de floración tardía, que son muy interesantes para que los frutos sobrevivan a las bajas temperaturas o zonas más sensibles a las heladas".

Por ello, considera que es muy importante la fenología "de cara a tener en cuenta la altura, la latitud y los microclimas".

En este sentido, subraya que la "investigación en variedades ha sido crucial" y para muchos agricultores "es un complemento importante porque no tiene ayudas".

Por otro lado, Ciria comenta que existen otras zonas del campo "donde variedades tradicionales florecen antes como la marcona y largueta".

Asimismo otros sitios presentan un microclima "con más ventilación y registran menos daños por heladas".

Recuerda que desde los años 90 "se desarrollan variedades de floración tardía y autofértiles -que se polinizan solas- como la Guara, que de momento no han florecido y lo harán más tarde".

Frente a las heladas, la yema del propio árbol "protege mucho", sin embargo, "cuando florecen son muy delicadas y también en el momento en el que el fruto es pequeño y está recién cuajado". En estos casos, los "cristales de hielo hacen mucho daño" a los almendros.

EL ALMENDRO MANTIENE LOS ECOSISTEMAS

El viento puede ser otro de los factores que puede influir de forma negativa en la polinización de estas plantaciones.

"Si hace mucho viento, niebla o mucha humedad, los insectos no puede volar y tampoco polinizar", subraya. En esta línea, según señala, "es un cultivo muy bueno desde el punto de vista del ecosistema agrario por los insectos".

Respecto al almendro, la agricultora de Apiés destaca que "es un cultivo en expansión en zonas de regadío como en el caso de Fraga, donde se están plantando muchos".

Si bien los precios no acompañan, según Ciria, "el almendro es un producto que tiene mucha demanda a nivel mundial".

En su opinión, "se trata de un producto que no está muy bien valorado, pero es muy mediterráneo, con muy pocos sitios en los que se pueda cultivar".

A su vez, la almendra "no tiene ninguna pega tradicional, con excepción de los alérgenos", añade.

Etiquetas