Aragón

RIBAGOrZA - OJO AVIZOR

Asun Coyo: "Hay que hacer algo porque, si no, esto se muere, pero no a toda costa"

La propietaria de la panadería Farré de L"Aigua de Noales valora la ampliación de Aramón Cerler

Asun Coyo: "Hay que hacer algo porque, si no, esto se muere, pero no a toda costa"
Asun Coyo: "Hay que hacer algo porque, si no, esto se muere, pero no a toda costa"
E.F.

La panadería Farré de L"Aigua, ubicada en Noales y que regenta Asun Coyo, es la única industria de Montanuy. Su propietaria apoya la ampliación de Cerler por Castanesa y considera que sería beneficiosa para el municipio, siempre que se haga "con control" y recuerda que ella ha crecido con este proyecto. "Desde que era pequeña lo llevo oyendo y me moriré y no lo veré", bromea.

Desde 1940, la familia de Asun Coyo tiene abierta esta deliciosa panadería en Noales. "Además de la única es la más antigua", dice orgullosa recordando el trabajo de sus padres al frente del negocio. Un trabajo que ella ha sabido llevar al siglo XXI sumando al pan artesano al horno de leña, productos innovadores como los chips de pan, el espelta eco-integral a la piedra o cocas tan deliciosas como la de masa de pan y mermelada de calabaza.

Desde esos primeros años cuando se puso en marcha la panadería, la despoblación ha hecho mella en el territorio y sigue siendo una sangría en la actualidad, por eso se muestra partidaria de hacer algo para invertir la tendencia. "Si va a dar vida, me parece bien porque estamos cuatro gatos, muchos mayores que se van yendo y cada vez hay menos jóvenes porque la mayoría tienen que salir de aquí. Aquí -prosigue- es la única vía que se nos propone y es verdad que o se hace algo o estamos abocados a desaparecer", lamenta.

Confiesa que ver la noticia esta semana la pilló desprevenida. "En principio, me sorprendió verlo. Son noticias que lees y piensas que igual se mueve porque interesa en este momento por la política. Hace diez años -recuerda- se movió mucho y parecía que se iba a hacer y se frenó en seco. Cuando lo volví a ver no sabía si creérmelo o no".

Asun Coyo está esperanzada con que la ampliación de Cerler por Castanesa pueda suponer un revulsivo para el municipio de Montanuy y el resto de la zona, pero cree que hay que ser prudente y tener los pies en el suelo. "Estamos en un valle casi virgen y sí que es verdad que hay que hacer algo porque si no esto se muere, pero no a toda costa. Siempre tienes un poco de miedo de que desemboque en un crecimiento descontrolado, de que los problemas sean mayores que los beneficios, de que el turismo que venga nos respete", enumera.

Pero más allá de sus lógicas reservas, confía en que tanto las actuaciones que conlleve la ampliación como el crecimiento paralelo se desarrollen con normalidad. "Estoy expectante, a ver qué pasa. Confío en que se haga con responsabilidad y teniendo en cuenta a los que estamos aquí, teniendo en cuenta a todo el mundo. Todos estamos muy ilusionados, pero se ha de hacer con respeto", concluye.

Etiquetas