Aragón

ALTO ARAGÓN

Los ganaderos de Guara ven "muy negro" el futuro de la producción extensiva

Antonio Aniés recibirá mañana el premio "La Huella de Chapu"

HUESCA.- El presidente de la Asociación de Ganaderos de la Sierra y los Cañones de Guara, José Luis Barbanoj, auguró ayer un futuro "muy negro" a la ganadería extensiva, tanto en su zona como en el Pirineo, por un cúmulo de factores. Entre ellos, citó la caída del número de explotaciones y del censo de ovejas, los bajos precios que obtiene el ganadero por su producción, la despoblación del medio rural y la Política Agraria Común (PAC), "que no ayuda a que la ganadería extensiva siga" y, ahora, la presencia del lobo en Aragón, que "va a ser la puntilla" para el sector porque "una vez que entra (en el territorio) ya no controlamos".

Barbanoj puso el acento, además, en la normativa sobre ubicación de explotaciones ganaderas en el medio rural que fija una determinada distancia entre los núcleos urbanos y las instalaciones ganaderas. Reivindicó que no se le puede exigir la misma distancia a un ganadero de Monegros que a uno del Pirineo porque si los pueblos monegrinos tienen grandes extensiones de terreno a su alrededor, los del Pirineo no la tienen y se topan con barrancos y grandes desniveles.

Barbanoj también aludió al relevo generacional, capítulo en el que dijo que se aprecia que hay jóvenes que se incorporan con ovejas, no así con vacuno. Y por si esto fuera poco, la presencia del lobo "apuntillará la ganadería extensiva", estimó.

Pese a este panorama tan poco halagüeño, la Asociación, formada por 55 ganaderos de Somontano, Sobrarbe, Alto Gállego y La Hoya, que suman 33.000 ovejas, 1.000 vacas y cerca de 500 latones de La Fueva, mantiene una gran actividad, participa en diversos organismos como el Patronato del Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara y está inmersa en el desarrollo de varios proyectos y estudios.

José Luis Barbanoj dio a conocer alguna de estas iniciativas en la rueda de prensa que ofreció ayer en Huesca junto a la responsable de Desarrollo Territorio y Medio Natural de la Diputación de Huesca, Maribel de Pablo, y el veterinario Pedro Cortina, para desvelar al ganador de la tercera edición del premio "La huella de Chapu".

El pastor de Radiquero Antonio Aniés Zamora, que a sus 82 años sigue sacando sus ovejas a pastar, recibirá el galardón con el que la asociación reconoce el trabajo de personas o instituciones a favor de la ganadería extensiva y que dan continuidad a la labor emprendida por José Luis García Chapullé, veterinario vinculado a la Cooperativa de Sobrarbe.

Antonio recibirá una estatuilla mañana jueves, día 21, jornada en la que la Asociación celebrará su asamblea general. La programación del día incluye, por la mañana, una visita al interior de la presa de El Grado y a la piscifactoría de la misma localidad, y por la tarde, ya en Bierge, una charla sobre truficultura, la asamblea y la entrega del premio a Antonio Aniés, cuyo rebaño es, en estos momentos y según explicó Barbanoj, el único que puede verse pastar por el entorno de Alquézar.

El presidente de la Asociación también detalló que entre el 9 y el 11 de abril han programado un viaje a Tarragona y Castellón para ver varias explotaciones ganaderas.

Etiquetas