Aragón

ALTO ARAGÓN - COMUNICACIONES

Los vehículos ya circulan en Monrepós por los tres túneles y nuevos tramos de la A-23

Supone un ahorro de 3,5 kilómetros en el sentido a Jaca y de 1,5 kilómetros hacia Huesca y discurren del Alto Monrepós a Lanave y, con tráfico bidireccional, del Congosto a Arguis

Casi el 30 % de los accidentes mortales de tráfico en Huesca se deben a las distracciones
Casi el 30 % de los accidentes mortales de tráfico en Huesca se deben a las distracciones
D.A.

HUESCA.- Poco antes de las once de la mañana de este jueves se ha abierto al tráfico dos tramos de la A-23, entre Alto de Monrepós y Lanave. Además, ha entrado en servicio, temporalmente en modo bidireccional, un tercer tramo de nueva calzada entre Congosto de Isuela y Arguis. En conjunto, las actuaciones suponen una mejora sustancial en la seguridad y la capacidad de la vía, con un ahorro de 3,5 kilómetros en el sentido hacia Jaca y de 1,5 kilómetros hacia Huesca.

VÍDEO DE LOS PRIMEROS VEHÍCULOS CIRCULANDO

"Después de muchos años, hoy felizmente ponemos en servicio las obras de la autovía en el puerto de Monrepós", ha manifestado el jefe de Demarcación de Carreteras del Estado de Aragón, Rafael López Guarga, minutos antes de la apertura de los nuevos tramos.

IMÁGENES DE TRÁNSITO DE VEHÍCULOS

El ingeniero ha destacado el incremento en la seguridad y la capacidad de la nueva autovía. "Cuando se abre de modo unididireccional una carretera la seguridad aumenta mucho porque evitamos que nos encontremos vehículos que circulen por el lado contrario pero, además, la capacidad de la vía se ve aumentada notablemente porque vamos a disponer de cuatro carriles".

A diferencia de otras ocasiones, esta vez no ha habido corte de cinta ni visita inaugural del ministro de turno, ya que la Ley Electoral prohíbe este tipo de actos promocionales por la cercanía de las elecciones.

La autovía A-23, junto con las A-21 Pamplona-Jaca y A-22 Huesca-Lleida, constituye una alternativa al valle del Ebro para comunicar la cornisa Cantábrica con Cataluña. Son unas obras de "gran complejidad" por el carácter geológico y geotécnico del puerto de Monrepós, han indicado desde Fomento, al tiempo que han apuntado que "a estas dificultades" han tenido que añadir "la imprescindible compatibilidad de los trabajos con el mantenimiento del todo el tráfico existente en la actual carretera N-330", sobre la que se apoya en su mayor parte la calzada sentido Huesca de la autovía.

EL SEGUNDO TÚNEL MÁS LARGO DE ARAGÓN

El tramo Alto de Monrepós-Caldearenas que también ha entrado en servicio corresponde únicamente a la calzada sentido Jaca de la A-23, dando continuidad al tramo Arguis-Alto de Monrepós, en servicio desde 2014. Consta de 4,1 kilómetros e incluye el túnel de Caldearenas (2.997 metros) que, después del de Somport, es el más largo de Aragón. Además, está dotado de los equipamientos de seguridad más innovadores de los disponibles en el mercado, destacando el sistema de iluminación de tipología led con un sistema de gestión puesta a punto, la instalación de cámaras térmicas y la integración de la plataforma de control en un SCADA único para todos los túneles.

Por su parte, el tramo de Caldearenas-Lanave, que da continuidad al anterior, es de 2,2 kilómetros y contiene otro túnel, el de Escusaguas, de 395 metros de longitud. Cabe señalar que en esta zona el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ya inauguró en julio del año pasado un trecho de 4,5 kilómetros. Dentro del tramo Caldearenas-Lanave se ponen en servicio este jueves 8,5 kilómetros de la calzada sentido Huesca, que se apoya en el trazado de la actual N-330, en la que se producirán afecciones al tráfico a partir del 25 de marzo y durante tres semanas para completar los trabajos pendientes.

Por último, el tramo entre Congosto de Isuela y Arguis (sentido Jaca) continuará en obras hasta después del verano. No obstante, este jueves se ha abierto al tráfico, aunque de forma bidireccional, la calzada derecha de la autovía en este tramo, unos 2,3 kilómetros de nuevo trazado hasta el enlace de Arguis, en los que se incluye un túnel de 920 metros.

Esta actuación permitirá liberar la otra calzada, actual N-330, para llevar a cabo los trabajos de rehabilitación y adaptación a la normativa vigente de los tres viaductos existentes sobre el río Isuela, que datan de la década de los ochenta pero se encuentran en perfecto estado.

CERCA DE 240 MILLONES DE INVERSIÓN

Según informó el miércoles el Ministerio de Fomento, el presupuesto global de las tres actuaciones asciende a 208,3 millones de euros, con una inversión total de 238,5 millones de euros una vez sumado el importe de las expropiaciones y las asistencias técnicas de redacción de los proyectos y de control y vigilancia.

Etiquetas