Aragón

ALTO ARAGÓN - HECHO EN LOS PIRINEOS

Un objetivo del proyecto es poner en valor la gastronomía montañesa

El programa ha desarrollado varios mercados y actividades

Un objetivo del proyecto es poner en valor la gastronomía montañesa
Un objetivo del proyecto es poner en valor la gastronomía montañesa
D.A.

HUESCA.- El proyecto Hecho en los Pirineos surgió con la idea principal de convertir al Pirineo Central (provincia de Huesca y el departamento de Hautes-Pyrénées en Francia) en un punto turísitico y de referencia en cuanto a su gastronomía. Con respecto a este trabajo transfronterizo y de colaboración, ya había otros ejemplos anteriores como la creación de las rutas transpirenaicas desarrolladas por TuHuesca y el Conséil Géneral des Hautes Pyrénées. En este punto, los representantes de ambas zonas llegaron a la conclusión que su turismo estaba destinado principalmente a la nieve, a los deportes de montaña y al patrimonio cultural. "Había un desconocimiento con respecto a la gastronomía y no conseguíamos esa identidad propia. Observamos cómo mucha gente venía a la montaña y al comer en nuestros restaurantes se daba cuenta del buen producto que teníamos", explica Pedro Salas, responsable de Poctefa y del proyecto Hecho en los Pirineos. El interés por la puesta en valor de la gastronomía y el producto de alta montaña fueron el principal motivo para la creación de esta marca.

Este plan, cuyo punto culmen es el congreso que comienza este sábado, engloba varias actividades que se han desarrollado desde el año pasado en ambas zonas. Un ejemplo de ello son los diferentes mercados organizados en las localidades de Hecho, Aínsa, Boltaña, Benasque, Villanúa, Monzón, Jaca, Graus, Biescas, Lourdes (Francia), Ansó y el último, en Benabarre. "En España ponemos más valor en los restaurantes, en el trato y la imagen, mientras que la cultura en Francia da un mayor peso al producto y a su calidad". De este modo explica Salas el objetivo de estas actividades. Sin embargo, recalca que en España no se busca un abastecimiento ordinario en los mercados (como ocurre en Francia), si no que esta modalidad se enfoca como un recurso turístico. "Con la evaluación de los diferentes mercados no buscamos trasladar el modelo francés a España porque es imposible pero sí es importante identificar los productos de proximidad", subraya.

De esta forma y a través del proyecto que finaliza con esta segunda edición del congreso Hecho en los Pirineos, se busca potenciar tres aspectos. Por una parte, la toma de conciencia sobre la calidad de los productos y los cocineros de alta montaña; por otro lado, la recuperación de variedades como los frutos rojos de altura o el tomate rosa, y por último, la visibilidad y la organización de los productores, así como los distribuidores. Además de estos objetivos, Salas señala otro de los proyectos que se realizan en Francia para potenciar nuevamente la importancia de los pequeños productores. Se trata de la distribución de sus productos a comedores colectivos como es el caso de las cantinas escolares. Una acción de este tipo se encuentra con la dificultad de la pequeña producción con la que cuentan, sin embargo, la organización a la hora de ofertarlos y distribuirlos ha hecho posible este proyecto en varios puntos del país galo.

El responsable del congreso destacaba así mismo la confianza puesta en la continuidad de la filosofía desarrollada a través del proyecto Hecho en los Pirineos que finaliza este martes con la clausura del evento.

Etiquetas