Aragón

ALTO ARAGÓN - OJO AVIZOR

La aventura feliz de 25 años de los empresarios de la Sierra de Guara

La Asociación celebra sus bodas de plata con un balance excelente

La aventura feliz de 25 años de los empresarios de la Sierra de Guara
La aventura feliz de 25 años de los empresarios de la Sierra de Guara
Á.H.

La Asociación de Empresarios de la Sierra de Guara ha rubricado 25 años de trayectoria desde la Asamblea General Constituyente celebrada en Radiquero el 28 de junio de 1993 con etiqueta "profesional", según consta en el Registro del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

Aquella incipiente asociación que presidió Rosa Viñuales ha crecido hasta celebrar un cuarto de siglo con el orgullo propio de una buena hoja de servicios en el Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara, aunque la sombra se extiende hasta Barbastro, con sede en las dependencias de la AESB.

El acto social celebrado en bodega Sommos tuvo el refrendo social de casi 200 personas entre representantes de instituciones, empresas y comercios de diferentes sectores, testigos de la evolución de los empresarios de Guara. En especial, reunió a emprendedores de la zona que apostaron por el proyecto iniciado por 30 vecinos de Alquézar, Rodellar, Radiquero, Colungo, Lecina, Bierge y Abiego entre comerciantes, ganaderos y pequeños empresarios.

En suma, aunaron esfuerzos para defender los intereses de la zona y darla a conocer con referencias al territorio Guara Somontano. Se aprobaron por unanimidad 26 artículos del estatuto fundacional resumidos en el objetivo de "poner en valor un patrimonio de todos". En estos términos lo acordaron Rosa Viñuales (presidenta), Antonio Ferrer (vicepresidente), Josefina Cortés (secretaria), Mariano Altemir (tesorero), José Luis Solana, Carmen Blasco, Manuel Moreu, Natividad Castillo y Jesús Vitalla.

Juntos dieron "un paso al frente" como representantes de campings, restaurantes, comercios, tiendas, guías y transportes. Los objetivos se cumplieron y en las primeros 20 años se consiguieron 80 asociados de cuatro comarcas, Somontano, Hoya de Huesca, Sobrarbe y Alto Gállego. El censo actual es de 112 afiliados entre grandes y pequeñas empresas, porque "resisten" comercios con el encanto propio de pueblos pequeños en Alquézar, Bierge, Adahuesca y otros.

En el mapa-guía actualizado con 50.000 ejemplares editados con motivo de 25 años. se incluyen 103 establecimientos de 30 localidades, referencias de 24 barrancos, 8 vías de escalada (deportiva y clásica), 5 vías ferratas, 4 de espeleología, 3 senderos accesibles y 60 rutas con itinerarios para la práctica del senderismo. Además, rutas b-Guara en la modalidad "bike", entre las apuestas de la Asociación que recibió una subvención del IAF para turismo de BTT y cicloturismo en torno a la Sierra.

La propuesta es más amplia y variada, con centro ecuestre, red de centros de Interpretación, observatorio de estrellas, de aves, árboles monumentales, huellas fósiles, almazaras, bodegas, salinas, Camino Natural y los antiguos itinerarios del Camino de Santiago. En la Asociación de Empresarios son conscientes de que "el territorio existía desde los primeros pobladores, pero los cambios en miles de años han dado paso a una Guara fascinante de la que sacamos provecho con el trabajo común que ha requerido de mucha imaginación y del carácter emprendedor de quienes hace 25 años apostaron por sacar adelante un proyecto que no parecía fácil".

En la distancia del tiempo, así lo recuerda Mariano Altemir, que participó en la asamblea constituyente. En aquellos momentos, no era alcalde de Alquézar, tampoco presidente del Ceder Somontano ni existía el Parque Cultural del Río Vero, cuyo patronato preside. En aquella mesa se sentaron, entre otros, Rosa Viñuales y Fina Cortés, dos de las cuatro mujeres que han presidido la Asociación con Montse González y Laura Ventura. En medio, solo un presidente, Paco Lacau durante diez años.

"GUARA NI SIQUIERA ESTABA EN EL MAPA"

Ambas recuerdan que la Asociación se formó para impulsar el territorio, "con pocas empresas y muchas dificultades. Aquí venía mucha gente y nos dimos cuenta de que faltaba promoción exterior. Los comienzos fueron duros, sin recursos, íbamos de prestado por locales y teníamos ganas de sacarlo adelante, así que tiramos de amigos para redactar los primeros estatutos".

Hace 25 años, "Guara era conocida, venía gente y, aunque la economía era de subsistencia, hubo familias que apostaron por el territorio. La primera línea de ayudas al Turismo Verde llegó en 1992, un año antes de constituir la Asociación, y se construyeron los primeros albergues", recuerda Rosa Viñuales. En la misma línea estuvo el camping de Rodellar y más tarde el proyecto de la familia Serena-Cortés entre otros".

La apuesta de algunos emprendedores salió adelante con visión de futuro porque, hace un cuarto de siglo, las comunicaciones en Guara eran muy deficientes, sin telefonía móvil, carreteras tercermundistas y falta de credibilidad desde la Administración como germen de destino turístico. En suma, "los comienzos fueron difíciles e inciertos, incluso la iniciativa de constituir la primera asociación parecía pintoresca porque éramos jóvenes e impulsivos".

Poco a poco, "nos dimos a conocer y se abrieron establecimientos. La gente entendió el interés y la necesidad de estar asociados en lugar de ir por libre. En realidad, los franceses eran quienes conocían Guara". La señalización de carreteras fue uno de los retos asumidos, "casi fue una pesadilla porque no había forma de ponerse de acuerdo entre las administraciones, los ayuntamientos y los vecinos. Cada pueblo quería lo propio y los criterios, diferentes".

En la práctica, "la gente llegaba a Guara porque alguien les situaba por dónde caía, ni siquiera estábamos en el mapa. Rodellar y Bierge casi no se conocían y, con suerte, Alquézar", recuerda Rosa.

Fina Cortés, que no es natural del territorio donde reside hace muchos años, formó parte de la primera Junta y después asumió el relevo de Rosa Viñuales. "Uno de los primeros objetivos fue el aumento de socios y darnos a conocer más entre administraciones, poco a poco tuvimos representantes en el Patronato del Parque y en Ceder Somontano. Asistimos a las primeras ferias y mercados, participamos en el Plan de Ordenación de Recursos Naturales y luchamos para que la normativa no fuera tan dura".

Además, "las gestiones en instituciones fueron importantes para conseguir recursos y dotación de infraestructuras, se mejoraron las comunicaciones y los servicios. Guara se conoció más y mejor en los despachos gracias al trabajo en común. Los resultados han sido importantes y tenemos motivos sobrados para celebrar 25 años y mirar al futuro con cierto optimismo".

"DESARROLLO TURÍSTICO Y DESTINO DE PRIMER ORDEN"

Paco Lacau, que fue presidente durante diez años tras relevar a Fina Cortés, recuerda que, "en aquellos años, el concepto de asociarse no estaba muy claro pero la constitución del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara fue un aliciente de confianza para creer en las posibilidades del desarrollo económico. Fue un aspecto clave porque se detectaron nichos de valor, se llevaron a cabo iniciativas y se impulsaron diversas infraestructuras. A partir de la confianza en el turismo, hubo clara visión de futuro frente a las limitaciones propias de agricultura y de ganadería".

Recuerda que "la asociación no ha tenido carácter localista de Somontano de Barbastro, se ha valorado, siempre, la transversalidad de las comarcas que forman parte del Parque Natural, en concreto Alto Gállego, Hoya de Huesca, Sobrarbe y Somontano con la capitalidad turística en Alquézar". Al mismo tiempo, destaca que agrupa a diferentes sectores, fabricantes de queso, bodegas, campings, restaurantes, hoteles, casas de turismo rural, albergues, empresas de turismo activo, servicios y establecimientos diversos.

En la trayectoria de 25 años, se han alcanzado objetivos importantes desde el compromiso por el desarrollo turístico, "el principal ha sido convertirlo en marca de destino de primer orden y se ha conseguido con esfuerzo y apoyos, entre otros del Gobierno de Aragón, Diputación Provincial de Huesca y Comarca de Somontano con asistencia a ferias, certámenes y salones. La repercusión de la marca Guara Somontano tiene efectos importantes", explica Lacau, con el aval de diez años de presidente y de "delegado" por numerosas ferias donde ha promocionado la marca como destino turístico en diferentes aspectos.

Gracias a convenios y colaboraciones con instituciones, los empresarios de Guara han tenido la posibilidad de traer touroperadores de países europeos para captación de clientes. Muchos ya saben que Guara también existe y la incidencia se ha notado, poco a poco. Por ejemplo, no es casual que los japoneses prefieran Rodellar para realizar prácticas de escalada en una zona dotada con 400 vías de alta dificultad".

Al mismo tiempo, desde la Asociación se han reivindicado mejoras en infraestructuras, necesarias en aparcamientos, accesos, señalizaciones. "Todo ha sumado y los efectos socio-económicos se han notado por el aumento de visitantes en el territorio, "Guara es muy vendible en Europa, con una propuesta basada en naturaleza, además de paisaje, patrimonio, cultura, vinos y gastronomía".

En base a su experiencia, señala con buen humor que "esta Asociación es bíblica porque se ha conseguido la multiplicación de los panes con los recursos disponibles y todo con presupuestos de austeridad. Además, el turismo ha generado empleo estacional y también, inversiones en diferentes sectores". En términos generales, Guara se considera "territorio adecuado para nuevos emprendedores".

"COMPROMISO, DENOMINADOR COMÚN"

La conmemoración ofrece la posibilidad de una mirada retrospectiva para recordar los inicios. "Tiempos difíciles. Casi parece mentira cómo se ha consolidado Guara como referencia importante desde que un grupo de vecinos y comerciantes apostaron por la necesidad de dinamizar el territorio en torno a un proyecto con visión de futuro. El compromiso ha sido el denominador común en cada etapa durante las cuales ha habido cambios en tendencias, modalidades y propuestas", explica Laura Ventura.

Hoy, la segunda y tercera generación forman parte de empresas y comercios que participaron en el proyecto iniciado en Radiquero, "casi en plan inconsciente" como recuerda Mariano Altemir, empresario del sector de hostelería y entre los promotores. Recuerda que, "sin la unión, hubiera sido imposible las repercusiones posteriores en planes de dinamización turística, presencia en instituciones y lugares definidos". En general, "la Asociación ha hecho lo posible por colaborar y asesorar en diferentes temas, hemos contribuido en la medida de las posibilidades".

Etiquetas