Aragón

ALTO ARAGÓN - FERIA AGROALIMENTARIA

Los productores exhiben su músculo en Hecho en los Pirineos

La Sala Polivalente se convierte en un gran bazar gastronómico con unos 30 puestos

Los productores exhiben su músculo en Hecho en los Pirineos
Los productores exhiben su músculo en Hecho en los Pirineos
P.S.

HUESCA.- Chocolate de azafrán con violetas, paté de guindilla, mermelada de aceituna o queso de leche de vaca ordeñada en el Sobrarbe. La creatividad y el trabajo de los productores se exhibe este fin de semana en la feria agroalimentaria "Hecho en los Pirineos".

Más de una treintena de estands han convertido la Sala Polivalente del Palacio de Congresos de Huesca en un bazar de productos gastronómicos, donde encontrar sabores de la tierra, aromas del más allá y ricas elaboraciones para todo tipo de paladares.

Desde el Valle de Broto, Emilio Sierra trae a la feria una rica variedad de quesos elaborados con leche de vaca criada en Fuendecampo. Sus creaciones llevan los nombres de antiguos presos de la cárcel medieval de Broto y están elaborados con un proceso de curación totalmente natural, en una cava de afinado con los últimos avances del sector, pero sobre lamas de madera, para conservar lo más posible la tradición quesera artesana, explica el productor.

Entre los quesos de Bal de Broto ya hay uno con premio, el José Pardina, que fue reconocido en la pasada Feria de Otoño de Biescas y se puede tomar crudo o fundido.

Para acompañar el queso, nada mejor que un buen chocolate, un producto del que saben mucho en Casa Canseró de Tolva. Sus elaboraciones son de lo más dispares, chocolate con té verde, con kikos, con azafrán y violetas, o incluso con yuzu (un cítrico que crece en Asia oriental). Por supuesto, también tienen de diferentes purezas, desde el 75 al 100 por cien, explica la obradora Carmen Cano.

A la feria ha llevado una gran variedad de chocolates, pero en su obrador hacen otros dulces como turrones, guirlaches, bombones, almendras garrapiñadas, etcétera. "Todo de una forma artesanal, primando la calidad de las materias primas", afirma.

Desde Caspe, Concha y Antonia Molina traen a Huesca su reivindicación de la alcaparra de Ballobar, "un producto poco conocido en la zona que tiene un gran valor gastronómico", subraya la empresaria artesana.

"Con unas pocas alcaparras podemos resaltar el sabor de cualquier plato, porque son un excelente aderezo con muy pocas calorías", detalla Antonia Molina, y enumera algunos beneficios como sus "propiedades diuréticas, antiinflamatorias y antioxidantes". Además "son ricas en sodio y carentes de colesterol, por lo que son beneficiosas para el riego sanguíneo". En su empresa, De Molina, las comercializan en salmuera suave, deshidratadas o en sal.

LA ACTIVIDAD CONTINÚA

La feria de productos agroalimentarios volverá a abrir sus puertas este domingo en la Sala Polivalente del Palacio de Congresos, en horario de diez de la mañana a ocho de la tarde. Además de la exposición de productos con opción de degustación y compra, a las 11 horas se celebrará una exhibición de cocina a cargo de la Escuela de Hostelería y Turismo San Lorenzo de Huesca. A continuación habrá una demostración de la elaboración de la receta el "recao" a cargo de Antonio Arazo y la Asociación Slow Food Chapu Osca. De 13 a 16 horas será la degustación de los platos elaborados por las escuelas de hostelería.

Etiquetas