Aragón

ALTO ARAGÓN - MEDIDAS MEDIOAMBIENTALES

Javier Celma, presidente de la ponencia de Cambio Climático y Agua: "Aragón ya está experimentando las consecuencias del cambio climático"

Presentan las conclusiones de la ponencia propuesta en 2016 por la Comisión del Agua

Javier Celma, presidente de la ponencia de Cambio Climático y Agua: "Aragón ya está experimentando las consecuencias del cambio climático"
Javier Celma, presidente de la ponencia de Cambio Climático y Agua: "Aragón ya está experimentando las consecuencias del cambio climático"
M.S.

HUESCA.- Las conclusiones del dictamen de la Ponencia de Cambio Climático y Agua, cuya elaboración acordó la Comisión del Agua en mayo de 2016, determina que "Aragón ya está experimentando las consecuencias del cambio climático", según indicó este jueves el presidente de la ponencia, el ingeniero Javier Celma, con motivo de la presentación del estudio en un acto en el que intervino el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno aragonés, Joaquín Olona.

A juicio del presidente de la ponencia, "el cambio climático no es solamente una cuestión ambiental, sino social, económica y de salud".

El trabajo, desarrollado durante los dos últimos años, recoge que la temperatura media en Aragón ha aumentado 1,6 grados centígrados en los últimos treinta años. En el Pirineo, en los últimos cincuenta años el incremento ha sido de 1,2 grados (0,85 más que la media mundial), lo que supone un 0,35 grados más que la media mundial. Y en el último siglo, la temperatura de la cuenca mediterránea ha aumentado en 1,4 grados, 0,4 más que la media global.

Además, la mitad de los glaciares del Pirineo han desaparecido desde 1984, quedando sólo 19 en la actualidad y pudiendo desaparecer antes del 2070. De ellos, siete se encuentran en el Pirineo altoaragonés y pueden desaparecer antes de 2050. Asimismo, se constata la reducción de días esquiables por la tardanza de las precipitaciones de nieve y la dificultad de producir nieve artificial por las altas temperaturas.

En declaraciones a los medios de comunicación previas a la presentación de la ponencia, el consejero Joaquín Olona valoró muy positivamente "la unanimidad con las que se han adoptado las conclusiones y recomendaciones de la ponencia", al mismo tiempo que destacó su "contribución" a la Estrategia Aragonesa de Cambio Climático (EACC 2030) puesta en marcha por el Gobierno de Aragón.

Javier Celma, por su parte, destacó que más allá de las estrategias para el cambio climático, que ya se están llevando a cabo por parte del Ejecutivo aragonés, estas conclusiones evidencian la necesidad de una "nueva forma de gobierno".

Para estar preparados, el experto propone un sistema de indicadores que mida constantemente lo que está ocurriendo y que, a partir de ahí, permita tomar decisiones políticas en ámbitos como la agricultura, el turismo, la economía, la salud o el urbanismo.

En materia de agua, el estudio concluye que en los últimos años se ha detectado la disminución de recursos hídricos y caudales en muchos ríos de la cuenca del Ebro, causada no tanto por la reducción de las precipitaciones, sino por el incremento de las temperaturas.

Además, también ha influido el cambio en las ocupaciones del suelo, con especial relevancia del abandono de las actividades tradicionales, que es algo que se aprecia en las estaciones de aforo de las cabeceras de los ríos.

El dictamen determina que el regadío tiene un valor estratégico y fundamental en la producción de alimentos por lo que debe mejorarse su eficiencia, como ya se viene haciendo desde hace años y la regulación debe ser considerada una herramienta más para la adaptación al cambio climático.

Ante el escenario descrito, la ponencia recomienda "controlar las medidas de reducción de los gases de efecto invernadero y realizar una transición lo más rápida que cambie el modelo socio económico basado en la combustión indiscriminada de los combustibles fósiles a otro modelo basado en la descarbonización de la economía y apueste por la economía verde y la economía circular". Para ello, propone que se potencien las líneas de investigación y proyectos de I+D+i dirigidos a la mitigación y adaptación al cambio climático, así como la mejor gestión de los recursos, y en concreto de los recursos hídricos.

Asimismo, plantea elaborar una Estrategia Global de Planificación y Gestión del Agua, en la que "se incluya de forma específica y concreta la importancia de las aguas subterráneas en Aragón, en colaboración con los organismos de cuenca, al mismo tiempo que permita mejorar la calidad de las aguas superficiales. Lo que obliga a aumentar el control de los vertidos y agilizar los planes de depuración de aguas residuales".

Se considera necesaria la creación de un "Observatorio de Seguimiento y Evaluación de los Efectos del Cambio Climático en Aragón" con carácter independiente, que coordine los estudios relacionados con la lucha contra el cambio climático y su adaptación, y que disponga de un sistema de indicadores que permitan evaluar anualmente los efectos del cambio climático en el territorio, así como la eficacia de las políticas de adaptación al cambio climático.

La ponencia, en la que han trabajado 18 expertos, apuesta por la recuperación del Pabellón de España de la Expo 2008 como sede del Instituto de Investigación sobre el Cambio Climático en el Área Mediterránea, potenciando así el liderazgo de Aragón en la lucha contra el cambio climático en el sur de Europa.

Etiquetas