Aragón

ALTO ARAGÓN - CONSEJO GOBIERNO

Ansó, Hecho y Sallent-Formigal contarán con nuevas depuradoras

También se construirá una depuradora en el vertedero de Sardas, en Sabiñánigo

Ansó, Hecho y Sallent-Formigal contarán con nuevas depuradoras
Ansó, Hecho y Sallent-Formigal contarán con nuevas depuradoras
G.A.

ZARAGOZA.- Las localidades altoaragonesas de Ansó, Hecho-Siresa, Sallent de Gállego, Formigal contarán con depuradoras de aguas tras autorizar este martes el Consejo de Gobierno de Aragón un gasto de 12 millones de euros. También se construirá una depuradora en el vertedero de Sardas, en Sabiñánigo, con una inversión de más de 500.000 euros.

En una nota de prensa, el Gobierno autonómico ha informado de que la licitación de las obras de Ansó, Hecho-Siresa y Sallent-Formigal se iniciará este mes y el plazo de ejecución es de 24 meses.

Con esta contratación de obras, se abordan bajo la modalidad de ejecución directa estas instalaciones pendientes desde hace más de una década y que no llegaron a ser resueltas por el modelo concesional en el marco del Plan Pirineos.

La depuradora de Ansó dará servicio a esta población, que en la temporada alta de verano ronda una carga contaminante de 1.900 habitantes equivalentes. Es un proyecto complejo por el elevado número de puntos de vertido del municipio. Toda la instalación irá alojada en un edificio para minimizar el impacto visual. El presupuesto de construcción de las obras y mantenimiento del primer año de operación es de tres millones de euros.

La depuradora de Hecho-Siresa se sitúa aguas abajo de Hecho y se construye un colector de dos kilómetros que trae las aguas residuales del núcleo de Siresa. Está pensada para una carga máxima de 3.000 habitantes equivalentes en temporada alta. Igualmente, la instalación estará dentro de un edificio integrado en el entorno. El presupuesto de construcción de las obras y mantenimiento del primer año de operación también es de tres millones de euros.

Por su parte, la depuradora de Sallent-Formigal dará servicio a ambos núcleos de población, mediante una Edar de nueva construcción y alojada en dos edificios integrados en el paisaje. La depuradora conjunta se sitúa junto al embalse de Lanuza y contará con un colector de cuatro kilómetros que baja de la urbanización de Formigal. El presupuesto de construcción de las obras y mantenimiento del primer año de operación es de seis millones de euros.

Estas tres depuradoras tienen un plazo de construcción previsto de 24 meses, que podría reducirse en función de la climatología invernal de los próximos dos años. La licitación de las obras, se iniciará a lo largo del mes en curso.

Asimismo, está previsto que el Instituto Aragonés del Agua se reúna en comisión de seguimiento con el Ayuntamiento de Benasque a lo largo de este mes para analizar el estado de tramitación de la aprobación del proyecto de depuradora de este municipio, incluida su evaluación de impacto ambiental, cuya ejecución es prioritaria.

El Gobierno de Aragón ha conseguido desbloquear el Plan Integral de Depuración del Pirineo Aragonés, tras la resolución de los cuatro contratos de concesión y la puesta en marcha un programa de actuaciones directas, por valor de 74,3 millones de euros para las 19 depuradoras pendientes con más de 1.000 habitantes equivalentes, a ejecutar entre 2019 y 2024. Estas depuradoras se consideran prioritarias por su mayor tamaño y se abordarán por el Instituto Aragonés del Agua mediante contratos de obra con un año de pruebas de funcionamiento.

El resto de depuradoras que se ejecutarán de forma directa son los núcleos beneficiados de Astún, Candanchú, Canfranc estación, Canfranc pueblos, Castiello de Jaca, Villanua, El Pueyo de Jaca-Escarrilla-Tramacastilla-Sandinies-Panticosa, Piedrafita de Jaca, Aínsa, Boltaña, Broto-Oto, Torla, Fiscal, Bielsa, Cerler y Benasque-Anciles. Asimismo, un programa de subvenciones dotado con 46,3 millones de euros financiará el 100% del coste del resto de las depuradoras previstas.

SARDAS

Además, el vertedero de Sardas contará con una nueva depuradora en otoño de 2020, para lo que el Ejecutivo regional ha acordado la tramitación anticipada de un gasto plurianual de 519.295 euros, destinados al contrato de obra.

La entrada en funcionamiento de esta nueva instalación, en otoño de 2020, supondrá un aumento considerable de la seguridad del emplazamiento.

Sardas es uno de los emplazamientos donde la antigua fábrica de Inquinosa vertió sus residuos. Actualmente, existe una depuradora de carbón activo con sistema de tratamiento de los lixiviados mediante proceso físico-químico por regulación del pH y flotación, que es capaz de tratar un caudal diario de 100 metros cúbicos al día, mediante dos filtros de carbón de 1 metros cúbico cada uno. Se trata de una planta que proviene del desarrollo de una instalación móvil.

La nueva planta de tratamiento, que se prevé construir en 2020, tendrá un caudal máximo 240 metros cúbicos por día y estará dentro de una nave construida al efecto.

El nuevo proceso de depuración se basa en un sistema de tratamiento de los lixiviados mediante proceso físico-químico, con un filtrado de arena previa a la fase de adsorción compuesta por dos filtros de carbón activo, colocados en paralelo de 1,6 metros cúbicos y una etapa posterior de afino por adsorción de carbón activo compuesta por un filtro de las mismas características que en la primera etapa (1,6 metros cúbicos). Además del aumento de volumen de tratamiento, también dispondrá de telecomando y control a distancia.

El seguimiento hidrológico de Sardas y seguimiento hidrológico de Bailín, así como el mecanismo del sistema de control y de alerta temprana eficaz, permiten asegurar el suministro de agua potable proveniente del Gállego a todas las poblaciones.

La lucha integral contra los residuos de la fabricación de lindano (HCH) producidos entre los años 1975 y 1992 es una de las prioridades del Gobierno de Aragón. Tras el cese de la actividad de la fábrica de Inquinosa, el cierre y abandono definitivo en 1994, las instalaciones quedaron en estado de abandono.

En el tercer trimestre de 2017, se procedió al encapsulamiento de los residuos existentes en este emplazamiento, que se encontraban expuestos a deficientes condiciones de almacenamiento. El objetivo es el desmantelamiento de las instalaciones, la eliminación y gestión de los residuos que se generen sobre la superficie de las parcelas ocupadas por Inquinosa, así como la descontaminación y recuperación de los suelos contaminados de la parcela.

Etiquetas