Aragón

ALTO ARAGÓN - TURISMO INVERNAL

El sector turístico espera un gran puente festivo en el Pirineo

La ocupación alcanzará el cien por cien en muchas zonas, principalmente el fin de semana

El sector turístico espera un gran puente festivo en el Pirineo
El sector turístico espera un gran puente festivo en el Pirineo
ARAMÓN

HUESCA.- Cuatro días festivos, una nieve en perfectas condiciones para esquiar o hacer raquetas, un entorno natural privilegiado y la previsión de tiempo estable constituyen la combinación perfecta para que el Pirineo altoaragonés reciba a partir de este jueves a miles de visitantes que han elegido el Alto Aragón como destino para disfrutar del puente festivo de la Constitución y la Inmaculada.

Las previsiones de ocupación hotelera son óptimas en todos los valles pirenaicos, donde esperan colgar el cartel de completo, sobre todo los días centrales del puente que mañana comienza. Las cuatro comarcas pirenaicas coinciden en señalar que la animación está asegurada en bares, restaurantes y comercios a tenor de la ocupación prevista tanto en hoteles como en segundas residencias. Y todo ello, en un ambiente ya típicamente invernal gracias a la temprana nieve de este año que ha hecho que la temporada de esquí lleve ya varias semanas en marcha. Este puente, los esquiadores tendrán a su disposición casi 230 kilómetros entre todas las estaciones.

En la Jacetania, las previsiones de la Asociación Turística del Valle del Aragón (ATVA), tras las consultas realizadas a los establecimientos hoteleros, constatan que éstos se encuentran "con unos excelentes registros de ocupación" en víspera del inicio del puente.

"La ocupación oscila sobre un 75% de media en el valle y un 95% a pie de pistas. Jaca está al 85%-90% en la categoría de tres y cuatro estrellas y al 75% de media en el resto. Algunos establecimientos todavía tienen habitaciones disponibles, pero son pocas", explicó Ángel Bandrés, director-gerente de la ATVA.

"Son unos previsibles datos de lleno total y los registros a lo largo de los cinco días de fiesta van al alza", gracias a la calidad y la cantidad de la nieve acumulada en Candanchú y Astún, que abrirán 68 kilómetros durante el puente, con espesores de 40 a 130 centímetros.

"La nieve, junto con el resto de actividades programadas y las experiencias turísticas disponibles, provocará que el destino reciba un número muy alto de visitantes tanto en pernoctaciones en alojamiento turístico, como de segunda residencia", concluyó Bandrés.

En el vecino valle de Tena, las previsiones "son muy buenas", sobre todo el fin de semana, cuando se espera rozar el cien por cien de ocupación en el sector hotelero, según avanzó ayer Sandra Lecina, directora de la Asociación Turística del Valle de Tena. También se espera -añadió- una "alta ocupación" en apartamentos turísticos y en viviendas de segunda residencia, cuyos propietarios "siempre se acercan por estas fechas". "Ello conlleva -prosiguió- que haya animación en bares o comercios".

Sandra Lecina explicó que ya están en marcha todas la actividades lúdicas y recreativas que ofrece el valle, tanto las relacionadas con la nieve como las que se llevan a cabo a lo largo de todo el año.

La estación de Formigal-Panticosa, con hasta 120 centímetros de espesores en cotas altas y 118 kilómetros de dominio esquiable, abre la zona de ocio familiar Nieve Aventura, la pista El Bosque y ofrece, entre otras experiencias, el "ski ratrack" para sus aficionados.

La Comarca de Sobrarbe también espera recibir a muchos turistas este puente. "En reservas, nos movemos entre un 75-80 por ciento de ocupación", detalló Paz Agraz, presidenta de la Asociación Empresarial Turística de Sobrarbe, que no obstante espera que esas cifras aumenten a lo largo del puente.

Familias y grupos de amigos conforman los perfiles de los turistas que eligen Sobrarbe atraídos por los encantos naturales de la zona, la tranquilidad de los pueblos y la práctica de deportes como raquetas de nieve, paseos en trineo o esquí alpino en las estaciones francesas de Piau-Engaly y Saint-Lary. Al respecto, aseguró que "poco a poco" va subiendo el número de visitantes que pernoctan en Sobrarbe y por el día pasa a las citadas estaciones francesas de esquí alpino.

Y en la Ribagorza, con las dos estaciones de esquí, Aramón Cerler y Llanos del Hospital, abiertas con excelentes condiciones de nieve y las previsiones de buen tiempo, el valle de Benasque espera alcanzar el cien por cien de ocupación. En el resto, también las previsiones apuntan a unos días muy animados.

Desde la Asociación Turística y Empresarial Valle de Benasque (ATEVB), su presidente, José María Ciria, avanzó las buenas previsiones. "Estaremos de gente al cien por cien durante tres días", avanzó, precisando que hay dos días de entrada, este jueves y viernes, y dos de salida, el domingo y el lunes, dependiendo de si los visitantes proceden de comunidades, como Cataluña, que no disfrutan de puente festivo el lunes 9 de diciembre.

Ciria se mostró ilusionado con las previsiones de buen tiempo, que permitirán disfrutar de las estaciones de esquí, como ya sucedió la temporada anterior para estas fechas. "El año pasado ya abrimos pronto, entonces fuimos los únicos, y este año además se ha generado un buen ambiente de nieve que siempre es importante y hemos abierto dos fines de semana antes", dijo sobre una campaña invernal que empieza "con buen pie".

Cerler sube hasta los 43 kilómetros de pistas. Entre las aperturas de este fin de semana, destaca la puesta en marcha del remonte Rincón del Cielo, así como varias pistas negras de la zona de Gallinero que harán las delicias de los más hábiles sobre las tablas. La estación del valle de Benasque abre todo su desnivel, desde Gallinero hasta la base, hasta el Molino, en la cota de 1500 metros.

Desde Llanos del Hospital, su director, Mario García, aludió al buen estado de la nieve y a las previsiones de buen tiempo que animarán todavía más el puente.

En la parte baja de la comarca, también se espera buena afluencia estos días, como confirmaron desde la Oficina de Turismo de Graus. Se espera que la mayoría de los visitantes se concentren entre el viernes 6 y el domingo 7 y que sean de zonas próximas como el propio Aragón y la vecina Cataluña. Principalmente en la parte baja recorrerán el patrimonio y los senderos y se alojarán, en su mayoría, en casas de turismo rural.

Etiquetas