Aragón

ALTO ARAGÓN - LITIGIO POR LAS OBRAS DE ARTE SACRO ARAGONESAS

Satisfacción de letrados, obispos e historiadores por la sentencia de los bienes

Todos coinciden en que es un día histórico en el que se reconoce la razón a la parte aragonesa

Satisfacción de letrados, obispos e historiadores por la sentencia de los bienes
Satisfacción de letrados, obispos e historiadores por la sentencia de los bienes
S.E.

BARBASTRO.- "Es un día para que las campanas de 43 parroquias diocesanas repiquen gordo porque hemos llegado al final de un largo trayecto tras el proceso jurídico", señaló Joaquín Guerrero, abogado del Obispado de Barbastro-Monzón, que compareció con Alberto Gimeno, letrado del Gobierno de Aragón, parte coadyuvante. Ambos han defendido la demanda civil presentada en el Juzgado de Barbastro por la devolución de 111 obras y piezas de arte, propiedad de parroquias. Son partidarios de solicitar la ejecución provisional: "Sería lógico y natural porque la ley lo permite, pero la decisión será del Obispado".

Guerrero recordó la parte del proceso canónico y el juicio celebrado en Lérida por la primera demanda civil presentada por Amigos del Museo, en 2010, donde comparecieron el vicario Pedro Escartín y el abogado Hipólito Gómez de las Roces. "En la historia del litigio ha habido buen equipo de trabajo y en el caso de Jorge Español ha sido muy importante. Es un juicio que, si no fuera por las concomitancias, sería tan sencillo como devolver los bienes en depósito cuando el dueño los reclama" señaló.

En su intervención dejó claro que "no ha sido un litigio entre dos obispados y menos entre comunidades autónomas vecinas sino de un asunto jurídico que tenía muchas complicaciones, más de 15 años de sentencias y decretos que no se han ejecutado". Sin perjuicio de las partes, "es muy posible que lo recurran pero se ve el final y la ejecución provisional si procede".

La decisión de solicitarla "es del Obispado y es normal que sea el paso siguiente para recuperar los bienes, pero habrá que esperar si se recurre o no en el plazo de 20 días hábiles. Si no recurrieran, la sentencia sería firme sin necesidad de pedir ejecución provisional sino la definitiva. La ley de enjuiciamiento civil permite esa opción si la parte contraria recurre. Por nuestra parte, se pediría porque es lógico y natural".

Por su parte, Alberto Gimeno adelantó que el Gobierno de Aragón seguirá en el apoyo al Obispado en la defensa del patrimonio "al igual que ha hecho con Villanueva de Sijena por la propiedad legítima del patrimonio y, si fuera necesario, con Huesca y otras diócesis si defendemos la propiedad legitima de los aragoneses". Según añadió, "se ha demostrado, en primera instancia, que la demanda estimatoria es justa por una doble razón, jurídica y moral. El procedimiento sería normal y muy sencillo pero tiene otras connotaciones". En este sentido lo equiparó a la colección de piezas devueltas al monasterio de Villanueva de Sijena y las pinturas murales de la sala capitular pendientes de ejecutar.

El cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona y con antelación obispo de Barbastro-Monzón (1999-2004), resumió su opinión en dos frases: "Estoy muy contento. Ahora toca acatar la sentencia".

Alfonso Milián, obispo emérito de Barbastro-Monzón (2004-2014), se mostró "muy contento y no esperaba otra sentencia diferente porque la propiedad está clara por partida doble. El decreto definitivo de la Signatura Apostólica, de 28 de abril, y ahora la sentencia del juez de Barbastro que se basa, también, en que el obispo Meseguer Costa recogió los bienes en concepto de depósito para el museo". Milián dijo en tono jocoso que, "si París vale una misa, como estoy en Zaragoza me voy al Pilar a dar gracias a la Virgen", y se refirió "a la coincidencia de la sentencia con la fecha en que se aplicó en Sijena hace dos años".

Antonio Naval fue uno de los peritos que testificaron en el juicio, y, según valoró, "a simple vista, es una sentencia inmejorable, genial. Estoy muy satisfecho de mi contribución y ahora espero que se aplique con efectos prácticos como en Sijena. En la parte que me toca he aportado el trabajo como perito y ya dije que el litigio me aburría por largo y siempre con la razón dada al Obispado de Barbastro-Monzón. Me temo que tardará años con recursos sucesivos hasta el Tribunal Supremo".

Domingo Buesa, autor del informe pericial y quien inició la catalogación de las obras en su etapa de director general de Patrimonio, dijo que "se hace justicia en el momento oportuno y en la sentencia por la vía civil se dejan claras muchas cosas que ya estaban en la vía canónica. De nada han servido los argumentos falaces, sin bases jurídicas ni consistentes que han planteado desde Lérida, sin verdades objetivas porque les desmontamos todos los argumentos".

Etiquetas