Aragón

CRECIDA DEL RÍO

La crecida del Ebro afecta principalmente a cultivos y anega cerca de 10.000 hectáreas en Zaragoza

Las personas desalojadas preventivamente en urbanizaciones y una residencia no podrán volver todavía a sus hogares

La crecida del Ebro afecta principalmente a cultivos y anega cerca de 10.000 hectáreas en Zaragoza
La crecida del Ebro afecta principalmente a cultivos y anega cerca de 10.000 hectáreas en Zaragoza
EFE

ZARAGOZA.- La consejera de Presidencia y Relaciones Institucionales del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, ha explicado este lunes que las afecciones que está ocasionando la crecida del río Ebro que tiene lugar desde este fin de semana son "mucho menores" que las que se produjeron en la avenida de 2018, con daños "fundamentalmente en explotaciones agrícolas y campos de cultivo", anegando cerca de 10.000 hectáreas.

Así lo ha indicado en declaraciones a los medios de comunicación, tras participar en la reunión celebrada en el Centro de Coordinación Operativa (CECOP), en la sede del 112 SOS Aragón, en el Edificio Pignatelli de Zaragoza.

La consejera ha precisado que la crecida está pasando en estos momentos por la capital aragonesa, con una estimación de caudal máximo que llegará a los 1.600 metros cúbicos por segundo y una altura de 4,5 metros, mientras que está previsto que llegue a la Ribera Baja, al municipio de Pina de Ebro, este martes por la mañana.

Según datos de la CHE, a las 12.00 horas de este lunes, el Ebro a su paso por Zaragoza llevaba 4,36 metros de altura y 1.533,44 metros cúbicos por segundo.

Pérez ha aclarado que la fase de emergencia se mantendrá activada hasta que acabe este episodio en la Ribera Baja del Ebro, para remarcar que los cálculos de daños son "inferiores" a lo inicialmente planteado y los "puntos negros" aguas abajo de la ciudad de Zaragoza son una urbanización y una granja en Villafranca de Ebro.

Esta última "fue desalojada en 2018" y "está todo previsto" en caso de que hubiera que actuar, si bien "con los datos que manejamos en este momento no va a ser necesario", igual que se identificaron otras zonas de intervención en Pina y otros puntos donde en crecidas anteriores hubo algún problema "para tener todo absolutamente previsto", ha dicho la consejera.

No obstante, ha indicado en que, "con los datos que tenemos, las afecciones van a ser pocas", "pequeñas", y esta avenida va a transcurrir "con normalidad", inundando zonas de cultivo, "que va a ser la afección más importante que va a haber".

DESALOJOS

Mayte Pérez se ha referido al desalojo realizado este domingo de unas 30 personas en tres urbanizaciones de la capital aragonesa, así como de 85 personas mayores de la residencia de Mozalbarba, para apuntar que, de momento, no van a poder volver a sus hogares, "hasta que no acabe esta fase de emergencia".

Ha recordado que, en el caso de la residencia, a las 18.00 horas de este domingo todos los usuarios estaban reubicados en otros centros de mayores de Zaragoza.

Además, ha apuntado que en la Ribera Alta ha sido preciso desalojar una granja en Novillas por precaución y "no tenemos constancia" de que haya habido ninguna otra intervención.

La consejera ha subrayado que las actuaciones efectuadas en 2018 y 2019 "han servido y han aliviado mucho la situación", entre las que ha citado las implementadas por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y las del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón.

"Se han visto muy positivas en el impacto y en las consecuencias de una avenida como las que acostumbra tener nuestro río", ha apostillado.

Según Pérez, todo este episodio ha estado "bajo control" y agradeció "la disposición, colaboración y unanimidad de todos los que hemos compuesto este Centro de Coordinación" desde que se constituyó este sábado por la tarde, así como "el grado de eficacia y compromiso".

ALCALDES

La consejera ha recordado que tras la reunión del CECOP va a mantener otra con los alcaldes de la Ribera Baja del Ebro para explicarles las previsiones. También comentó que una vez que haya pasado la avenida por la Ribera Baja se bajará del nivel de fase de emergencia al de alerta.

En este punto, ha señalado que la semana que viene "hay previsión de lluvias" y si bien "no nos afectan directamente", hay que "estar atentos" por si fuera precisa actuar. De momento, no está previsto que el CECOP vuelva a reunirse.

Además, ha anunciado que una vez concluya esta crecida se hará un balance para analizar aspectos de mejorar, como la mota del municipio de Alagón, y qué intervenciones se plantean para el futuro con el objetivo de estar preparados ante un tipo de emergencias que cada vez será más habituales "debido al cambio climático".

Etiquetas