Aragón

ALTO ARAGÓN - HOSTELERÍA

El Pirineo prevé una afluencia turística alta tras la Nochebuena

El sector está muy pendiente de la evolución del tiempo tras las intensas lluvias

El Pirineo prevé una afluencia turística alta tras la Nochebuena
El Pirineo prevé una afluencia turística alta tras la Nochebuena
F.C.

HUESCA.- Los valles pirenaicos con estaciones de esquí están pendientes de la evolución del tiempo de cara a las fiestas de Navidad que, como viene siendo habitual, atraerán a más visitantes una vez que pasen las celebraciones de Nochebuena y Navidad. Las previsiones apuntan que la ocupación será alta en los últimos días del año y los primeros de enero, coincidiendo con Nochevieja, Año Nuevo y la festividad de Reyes.

En la Jacetania, el sector hotelero espera unos buenos registros de ocupación durante la parte media y final del periodo navideño. Los mayores flujos de turistas se producirán después de Nochebuena y durante los primeros días del año. De hecho, conocidos alojamientos de Jaca, como el Gran Hotel o el Hotel Oroel, están prácticamente completos del 26 al 30 de diciembre y del 2 al 5 de enero.

Las primeras nevadas de la temporada animaron las reservas para Navidad en el valle del Aragón. Sin embargo, parte de la demanda se encuentra pendiente de la evolución del tiempo y sobre todo de cómo pueden afectar las lluvias al manto de nieve, que se redujo bastante en las cotas bajas de las estaciones, que no están en condiciones de fabricar nieve porque las temperaturas son demasiado altas. Como muestra, en Jaca se espera una máxima de 15 grados para el día de Navidad.

En el valle del Aragón, Jaca, Villanúa y Canfranc Estación esperan un importante uso de las segundas residencias a partir del día 26. También se anima la reserva de casas rurales en otros núcleos del valle como Castiello de Jaca y Borau, principal destino de los visitantes que optan por alojarse en un pequeño núcleo de montaña próximo a las pistas de Astún y Candanchú.

En los Valles Occidentales, los alojamientos de Hecho y Ansó también están muy atentos al tiempo, que puede condicionar la llegada de los visitantes, en función del estado que presenten los espacios nórdicos de Linza, Oza-Gabardito y Lizara.

En la vecina comarca del Alto Gállego, la ocupación ronda el 80 por ciento en los establecimientos hosteleros del valle de Tena y Biescas, y esperan que las condiciones meteorológicas sean favorables y puedan llegar al 90 o al 100 por cien estos días de Navidad y Año Nuevo.

Los hoteles empezarán a animarse el día después de Navidad porque la Nochebuena y ese día son más familiares y la gente sale menos, pero el día 26 ya empezarán a cubrirse las reservas en una ocupación que se espera vaya animándose de cara a la Nochevieja y Reyes.

Anabel Costas, vicepresidenta de hoteles, de la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Huesca, que regenta el Hotel El Privilegio de Tena, recordaba este sábado a este diario que la temporada invernal "comenzó muy bien pero con la lluvia de estos días la gente se ha paralizado un poco y está un poco a la espera de las previsiones para los próximos días. Vamos a ver si al final esto se encauza un poco y se van cubriendo los huecos que nos quedan todavía en los hoteles del valle con las reservas de última hora". Además a esta ocupación hotelera hay que sumar las casas rurales y las viviendas de segunda residencia que estos días están abiertas, así como el complejo turístico del balneario de Panticosa.

La estación de Formigal-Panticosa cuenta estos días con 108 kilómetros esquiables, y espesores de nieve entre 10 y 95 centímetros de nieve polvo-dura.

En Ribagorza, aunque se espera "una ocupación buena" estos primeros días de vacaciones de Navidad, la previsión es que la afluencia turística aumente de cara a fin de año y, sobre todo, al puente de Reyes.

El presidente de la Asociación Turística y Empresarial Valle de Benasque (ATEVB), José María Ciria, explicó que las fechas en las que coincide este año la primera parte de las vacaciones no ayudan. "Al caer Navidad rara, no va a ser tan buena como otros años. Va a haber gente, movimiento, pero no será lo mismo".

Las entradas aumentan de cara a Nochevieja, del 26 al 2, cuando la ocupación que se espera es "muy alta", sobre todo Fin de Año, que se alcanza casi el lleno total. La mejor parte parece que, en esta ocasión, será la última. "Del 1 ó 2 de enero al 5, estará todo lleno, más que otras veces por lo bien que cae", aseguró Ciria. A su juicio, esa última parte "compensará" este arranque algo más tímido.

La mayoría de los turistas que visitan el valle de Benasque estos días disfrutan del esquí en Aramón Cerler y Llanos del Hospital. En el resto de la comarca, se cuenta con muchos visitantes de segundas residencias y un turismo familiar.

Etiquetas