Aragón

ALTO ARAGÓN - TURISMO EN NAVIDAD

El Pirineo, con una alta ocupación en el último fin de semana del año

El Pirineo, con una alta ocupación en el último fin de semana del año
El Pirineo, con una alta ocupación en el último fin de semana del año

HUESCA.- La alta afluencia de visitas que se está registrando en la recta final del año consolida a la provincia como referente turístico de invierno no solo en actividades como el esquí o la nieve sino también en otras como paseos, exposiciones, el enoturismo o la gastronomía, entre otras. Todo ello refleja altos porcentajes de ocupación en el área pirenaica al que acompaña el sol a diferencia de la niebla registrada en otras zonas de la provincia.

El presidente de la Asociación Turística del Valle del Aragón (ATVA), Luis Terrén, comentó que "hay lleno a pie de pistas y quedan pocas habitaciones en el valle" para la primera parte del periodo navideño.

La mayoría de los turistas "ha llegado de forma progresiva desde el día 26" y se espera también "una ocupación muy buena para la próxima semana".

"Como hay tiempo estable y sol, los visitantes no van solo a esquiar (a las estaciones de Astún y Candanchú), sino que se mueven más por los pueblos del valle", dijo el también alcalde de Villanúa, que agregó que "el turismo familiar busca alternativas" para completar su experiencia.

En este sentido, sobresale la afluencia que registran la Ciudadela de Jaca, la Estación Internacional de Canfranc y otros puntos de interés, como la Cueva de las Güixas de Villanúa, un municipio de 450 habitantes que multiplica su población y ultima los preparativos para la tradicional San Silvestre, que prevé reunir a más de 1.500 corredores.

A diferencia de los fuertes atascos registrados en el puente de la Constitución, "el tráfico es fluido y solo hay pequeñas retenciones en las entradas a Canfranc y Villanúa, al bajar de las estaciones", según Luis Terrén, que atribuye esto al hecho de que "la llegada de los visitantes no se concentra tanto en unos pocos días y la gente se lo toma con más calma". También, hubo atascos en las entradas a Jaca desde Huesca y Pamplona.

"Lo importante es mantener una ocupación alta todos los días", concluyó el presidente de la ATVA, para el que la pronta llegada de la nieve y el consiguiente adelanto en la apertura de las estaciones "fue un soplo de optimismo para la gente que tiene empresas relacionadas con el sector del esquí, el alojamiento y el comercio".

El valle de Tena en la comarca del Alto Gállego roza este fin de semana el cien por cien de ocupación. La directora de la Asociación Turística Valle de Tena, Sandra Lecina, comentó ayer a este diario que en la tarde de este viernes "era difícil encontrar disponibilidad en nuestros hoteles. De cara a fin de año, las previsiones que manejamos de media en el valle son del 80 por ciento y esperamos llegar al cien por cien con reservas de última hora como ha ocurrido este fin de semana".

Hasta el mismo martes no se podrán conocer los datos de ocupación de Nochevieja y Año Nuevo, "ya que varían mucho de un día para otro". Sandra Lecina explicó que las buenas previsiones meteorológicas "han sido claves para alcanzar estas cifras de ocupación".

Y en cuanto a las ventas en establecimientos comerciales, transmitió que estos también les han manifestado "el buen inicio de Navidades".

El turista de estos días no solamente viene a disfrutar de la nieve y el esquí en la estación de Aramón Formigal-Panticosa, o en el Espacio Nórdico del Balneario de Panticosa sino que cada vez más "opta por otras actividades como raquetas de nieve y senderismo, y el esquí de travesía también tiene sus adeptos", concluyó Sandra Lecina.

Localidades como Biescas, Gavín o Escuer también manejan estos datos de ocupación para este fin de semana y que podrían continuar para fin de año y Reyes. Pero no solo los hoteles podrían colgar el cartel de completo, también las casas rurales, sin olvidar las segundas residencias que desde comienzo de las navidades están abiertas.

Asimismo, como se esperaba, la afluencia de visitantes en Ribagorza está siendo mayor en esta segunda parte de vacaciones de Navidad.

El presidente de la Asociación Turística y Empresarial Valle de Benasque (ATEVB), José María Ciria, se refirió a la alta ocupación en la zona. "Prácticamente, estamos al cien por cien", dijo, mientras avanzó que los niveles se mantendrán ya hasta el final de las fiestas. "Estaremos así hasta el 5 de enero. Hace muy buen tiempo y hay muchísima gente", concluyó.

Las buenas condiciones meteorológicas están permitiendo disfrutar del esquí en Aramón Cerler y Llanos del Hospital, donde hay muy buena nieve.

En Cerler, hay 61 kilómetros esquiables y hasta 120 centímetros de espesor de nieve. Mientras en Llanos del Hospital, se dispone de una superficie de 11 kilómetros esquimales y hasta 60 centímetros.

En la comarca del Sobrarbe, los alojamientos hoteleros reflejan "una ocupación bastante alta en torno al 80 por ciento" que se alarga hasta la festividad de Reyes, explicó la presidenta de la Asociación Empresarial Turística de Sobrarbe, Paz Agraz.

En declaraciones a este periódico, la responsable de este colectivo empresarial expuso que una parte importante de este flujo turístico se aloja en la comarca para acudir a las estaciones de esquí alpinas de Francia en Piau-Engaly o Saint-Lary y salir con raquetas de nieve.

Otro grueso importante de los visitantes que acuden estos días a la comarca de Sobrarbe "van a disfrutar de la montaña y la naturaleza gracias a un tiempo soleado y espectacular".

De cara a fin de año, se esperan a muchas familias o grupos de amigos que acuden a esta comarca "para celebrar la Nochevieja fuera de su ciudad", en su mayoría procedentes de Aragón, Navarra, Cataluña y Madrid, que en el último caso optan por esquiar a la parte francesa. "Hay un poco más de actividad turística que otros años por Navidad e influye también cómo caen las fiestas", subrayó Agraz.

El Castillo de Loarre también está registrando un afluencia de visitas en este periodo festivo, salvo los días de Navidad y el 1 de enero, que está cerrado al público. "Los días intermedios estamos despachando unas 250 personas diarias", explicó Roberto Orós, gerente de la empresa Loarre Turismo Activo S.L.

Unas visitas que espera puedan incrementarse este fin de semana y en los próximos días con "mucho sol y viendo la niebla al fondo del valle, con la terraza del centro de visitantes llena de gente y los grupos de visita guiada completos".

En su opinión, "se trata de unas buenas cifras, superiores a las de otros años para terminar 2019 superando los 110.000 visitantes".

También subrayó que entre el 25 y 30 por ciento de los visitantes de Loarre acuden a la colegiata de Bolea. "Con ello hemos conseguido que el público en Bolea se haya multiplicado considerablemente llegando a triplicar las visitas de antes de conectarse turísticamente con el castillo de Loarre", manifestó.

Por otro lado, la Oficina de Turismo de Barbastro ha registrado numerosas consultas relativas a qué visitar en la capital del Vero, actividades culturales, pueblos con encanto en la zona o propuestas relacionadas con el enoturismo. "La primera semana de Navidad es más familiar y preguntan qué actividades se pueden realizar en Barbastro", indicaron. De cara a la semana próxima, comentaron desde la oficina, el turismo está más relacionado con la Nochevieja y se prevén visitas procedentes en su mayor parte de Zaragoza, País Vasco, Comunidad Valenciana y Madrid.

En cuanto a las consultas realizadas entre el 21 y 28 de diciembre, la mitad de ellas corresponden a visitantes con edades entre los 51 y 65 años.

Etiquetas