Aragón

ALTO ARAGÓN - INFRAESTRUCTURAS

Se inicia el cierre de la N-260 entre Campo y Seira por las obras de acondicionamiento

Durante el periodo de obras se indicarán itinerarios alternativos a los conductores

Las obras del congosto de Ventamillo comenzarán antes de final de año
Las obras del congosto de Ventamillo comenzarán antes de final de año
E.F.

ZARAGOZA.- La N-260, en el tramo entre Campo y Seira, permanecerá cortada al tráfico desde este jueves, 1 de octubre, hasta el lunes, 30 de noviembre, con motivo de las obras de acondicionamiento que se van a realizar en el Congosto de Ventamillo.

No obstante, se permitirá la circulación de vehículos en los puentes del Pilar (desde el viernes 9 de octubre a las 13 horas hasta el martes 13 de octubre a las 8 de la mañana) y de Todos los Santos (desde las 13 horas del viernes 30 de octubre hasta a las 8 de la mañana del martes 3).

Esta actuación de 35,7 millones de euros de presupuesto se enmarca en el programa de acondicionamientos de trazado de la red convencional de carreteras del Estado en Aragón, informa en una nota de prensa el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma).

Durante el periodo de obras, el itinerario principal entre Barbastro y Seira se deberá se realizará desde la N-123 por Benabarre para continuar por la N-230, en sentido Vielha, hasta el cruce con la N-260 en el kilómetro 129 de la N-230, a la altura de Pont de Suert, donde se tomará la N-260 sentido Castejón de Sos.

Los desvíos quedarán señalizados con la suficiente antelación para que los usuarios puedan decidir su itinerario en condiciones de seguridad.

Las obras consisten en la ampliación de la plataforma de la N-260 desde los 5,5 metros actuales hasta los 8, minimizando la ocupación y el impacto en las zonas más conflictivas que discurren junto al río Ésera mediante la construcción de voladizos apoyados y anclados a la roca, lo que facilitará el cruce de dos vehículos pesados o autobuses.

El proyecto incluye además la ejecución de dos túneles de 265 y 540 metros de longitud respectivamente.

Todo el acondicionamiento se ha diseñado con especial atención a los condicionantes medioambientales de tal modo que las afecciones a los usuarios durante la ejecución de las obras sean las menores posibles, por lo que se está en contacto permanente con las asociaciones y ayuntamientos de la zona.

Dentro del programa de acondicionamientos de trazado de la red convencional, en Aragón el Mitma también está impulsando proyectos y obras de acondicionamiento de la carretera N-232 y de la N-330 en Teruel, entre otras.

Etiquetas