Aragón

VACUNA CONTRA EL CORONAVIRUS

Los alcaldes de Luesia y Asín se dan de baja de sus partidos tras recibir la vacuna de la covid

Los primeros ediles no abandonan sus respectivas alcaldías

Los alcaldes de Luesia y Asín se dan de baja de sus partidos tras recibir la vacuna de la covid
Los alcaldes de Luesia y Asín se dan de baja de sus partidos tras recibir la vacuna de la covid
EFE

ZARAGOZA.- Jaime Lacosta (PP) y Rogelio Garcés (PSOE), alcaldes de Luesia y Asín, respectivamente, se dieron de baja este viernes de sus respectivos partidos después de que estos pidieran su dimisión tras recibir la vacuna contra el coronavirus. Tras desatender las peticiones de sus grupos parlamentarios, ambos primeros ediles no renunciaron a su acta de concejales y se dieron de baja de sus partidos.

Lacosta defendió que su vacunación no se hizo por su condición de primer edil, sino por su labor altruista en el patronato de la residencia Fundación Aruej. y dijo que se hizo siguiendo los protocolos establecidos por el centro de salud de la zona y porque sobraba una dosis.

Lacosta emitió un comunicado para explicar la situación en la que se produjo su vacunación, el pasado 13 de enero en las instalaciones de la propia residencia de este municipio de las Cinco Villas, de apenas 300 habitantes, después de que su partido, el PP de Zaragoza, le haya abierto expediente y le haya exigido que dimita por haberse vacunado y por "falta de ejemplaridad".

El alcalde mantiene que se vacunó por la labor "gratuita y altruista" que desarrolla como patrono de la fundación y que el mismo día de la vacunación y el anterior, debido al temporal Filomena, se dedicó a terminar de limpiar la nieve de la carretera y el acceso a la residencia con su tractor para que el equipo de vacunación pudiera acceder a la residencia y cumplir los plazos previstos.

Añade que su vacunación siguió los protocolos establecidos por el centro de salud de zona, en Ejea de los Caballeros (Zaragoza), que incluía a los ancianos residentes, los trabajadores y, "en último término, en caso de que sobrasen viales, a las personas que por su contacto estrecho con la residencia pudieran ser objeto de vacunación para evitar riesgos".

Algo que también ocurrió, agrega, en la vecina localidad de Asín, con 90 habitantes censados y una residencia de características parecidas, en la que además de al alcalde, el socialista Rogelio Garcés, se decidió vacunar al propio alguacil que también desarrolla estas labores. El PSOE ha anunciado que investigará lo sucedido.

Lacosta mantiene que "en ningún momento" hizo nada para ser vacunado, que no estaba en la residencia durante el proceso de vacunación y que cuando se terminó de hacerlo con residentes y trabajadores, sobraba un vial, le llamaron y acudió.

"Todo ello en apenas cinco minutos, sin tiempo para pensar" y después de que el equipo de vacunación le explicara que era por ser "contacto estrecho y continuo con la residencia y porque en caso contrario tenían que tirar la vacuna sobrante del vial abierto ya que no se podía reaprovechar".

El alcalde remite al centro de salud de Ejea de los Caballeros para obtener más información y considera "lamentable" la actuación del PP, que sólo le llamó para pedir su "dimisión fulminante", sin escuchar, contrastar ni matizar la información con las fuentes que le indico.

"Su respuesta ha sido la de un partido raptado por el pavor mediático y las redes sociales", argumenta Lacosta, quien ha anunciado que ha pedido telefónicamente al responsable del partido su cese como militante.

El alcalde, que ha pedido disculpas a quienes se hayan podido sentir decepcionados por este hecho, asegura que cuenta con el apoyo y respaldo de los vecinos de Luesia, en cuyo ayuntamiento está presente desde 1999, los últimos diecisiete años como alcalde, una labor que ha realizado "de forma vocacional y altruista", y apunta que serán los vecinos, en su momento, quienes deberán tomar la decisión sobre su futuro, que acotará.

A raíz de estas situaciones, Lacosta se pregunta si el plan de vacunación está bien pensado por parte de las autoridades nacionales y autonómicas, si hay instrucciones claras al respecto desde arriba o son los centros de salud los que tiene que llevarlos a cabo como buenamente pueden y si existen medios suficientes y adecuados para aprovechar los viales, entre otras cuestiones.

EL PSOE LE PIDE AL ALCALDE DE ASÍN QUE DIMITA

El PSOE de Zaragoza, por su parte, recibió la baja voluntaria como afiliado del alcalde de Asín, Rogelio Garcés, cuestionado por haberse vacunado contra la covid-19 en la residencia de su municipio, y desde el partido le han pedido la renuncia al acta de concejal y que dimita como primer edil.

En una nota de prensa, la ejecutiva provincial del partido asegura que la comisión ejecutiva regional comparte este criterio sobre la "estricta asunción de responsabilidades por parte de todos los cargos públicos".

Estiman que la ejemplaridad es "necesaria" en una situación como la pandemia de la covid-19.

También la dirección nacional del PSOE ha pedido en un comunicado a sus cargos públicos que dimitan si se han vacunado cuando no debían, y han incumplido de esta forma el protocolo.

"El Partido Socialista Obrero Español no consiente este tipo de actitudes insolidarias", señala la nota.

El PSOE reitera a sus militantes y especialmente a sus cargos públicos y representantes en las instituciones que deben "dar ejemplo y no avergonzar unas siglas con más 140 años de historia, que siempre han defendido el bien común por encima de intereses individuales".

"Este tipo de actitudes reprobables están muy alejadas de lo que significan nuestras siglas", concluye el PSOE.

Etiquetas