Aragón

ALTO ARAGÓN - LITIGIO POR LOS BIENES

El Obispado de Barbastro-Monzón y el Gobierno de Aragón respetan la decisión de la jueza y no presentarán alegaciones

Afirman que "se siguen dando pasos" y que "esde día histórico y soñado está más cerca"

El Obispado de Barbastro-Monzón y el Gobierno de Aragón respetan la decisión de la jueza y no presentarán alegaciones
El Obispado de Barbastro-Monzón y el Gobierno de Aragón respetan la decisión de la jueza y no presentarán alegaciones
Á. H.

BARBASTRO.- La intervención de la Generalitat de Cataluña en el proceso de ejecución provisional de la sentencia en calidad de "interviniente procesal" se ha recibido "con el máximo respeto como siempre hemos hecho" en el Obispado de Barbastro-Monzón. En este asentido, el auto hecho público este viernes con la admisión de la jueza María Pilar Juste se ha recibido como "un elemento más dentro del proceso" en el litigio por la devolución de las 111 obras de arte, depositadas en el Museo de Lérida.

Al mismo tiempo, se señala desde el Obispado que "lo importante es que ese día histórico y soñado está más cerca, seguimos dando pasos y el Museo Diocesano con todo su personal está listo para recibir las obras que son propiedad de 49 parroquias de la Diócesis". El lunes próximo, a las 11"30 horas, comparecerán en el Museo Diocesano, el obispo Ángel Pérez, y el Consejero de Cultura, Educación y Deporte del Gobierno de Aragón, Felipe Faci. Además, les acompañarán los letrados Joaquín Guerrero (Obispado) y Alberto Gimeno (Gobierno de Aragón).

Ambos ya han informado que no presentarán alegaciones a la admisión de la Generalitat en el plazo de cinco días para dado por la jueza para oponerse como partes actoras a la solicitud de intervención de la Generalitat. En el Juzgado de Barbastro aún están pendientes de resolver los escritos de oposición a la ejecución provisional de la sentencia, remitidos por el Consorcio del Museo y del Obispado de Lérida que no lo ha retirado.

A pesar de que el obispo Salvador Jiménez instó por escrito, el pasado 8 de febrero, a la consejera de Cultura de la Generalitat, Ángels Ponsa, al cumplimiento de la sentencia y de la ejecución provisional antes del día 15 de febrero. La petición contrasta con el hecho de que no ha retirado su escrito de oposición. Además, pendientes de resolver están los que afectan al Obispado de Barbastro-Monzón y al Gobierno de Aragón.

Joaquín Guerrero señaló que "la intervención de la Generalitat de Cataluña en el proceso de ejecución provisional es normal de la misma forma que el juez Carlos Lobón admitió al Gobierno de Aragón como parte coadyuvante para ayudarnos. Así cabría interpretar la intervención de la Generalitat para ayudar al Consorcio y al Obispado de Lérida a cumplir la sentencia que obliga a devolver los bienes, aunque será lo contrario".

Al mismo tiempo, señaló "la decisión no implica fijar un nuevo calendario de ejecución provisional, se mantiene la fecha del lunes próximo y no caben más excusas dilatorias. En realidad, es un incidente más en este largo litigio por la devolución de las 111 obras". A priori, las sensaciones son optimistas "nunca hemos estado tan cerca de tener los bienes en el Museo Diocesano después de 23 años de litigio entre las vías canónica y civil". En todo caso, si incumplieran con la fecha prevista de entrega pediremos acciones legales".

Respecto a la Generalitat que no participó en el juicio oral celebrado en el Juzgado de Barbastro, "casi siempre se basan en los mismos argumentos y no pueden ejecutar nada. La jueza sustituta les ha dado trato similar al que ha recibido el Gobierno de Aragón". La intervención se ha admitido -según la jueza- porque "no puede obviarse que tiene competencia exclusiva en materia de cultura, conforme al artículo 127 del Estatuto de Autonomía, aunque los bienes no están en su poder ni sea la propietaria".

La defensa de la Generalitat se basa en la catalogación patrimonial de 111 obras por parte de Cataluña y en que el traslado a Barbastro-Monzón requiere de la desafectación de cada una de ellas conforme a lo dispuesto en el artículo 28.1 de la Ley de Patrimonio Cultural Catalán. Según la cual "los bienes catalogados propiedad de Cataluña "son imprescriptibles e inalienables".

EL TRIBUNAL SUPREMO LEGITIMA AL GOBIERNO DE ARAGÓN

Las obras que reclama el Obispado están catalogadas por el Gobierno de Aragón desde el año 2010 en la etapa del presidente Marcelino Iglesias cuando finalizó proceso iniciado en abril de 1999 con Santiago Lanzuela. Se llevó a cabo una vez culminados los procedimientos de reconocimiento de la propiedad del Obispado de Barbastro-Monzón según los Decretos de la Congregación para los Obispos (8 de septiembre de 2005) y del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica (23 de octubre de 2007) sobre la reintegración a sus propietarios de bienes de parroquias transferidas.

El Tribunal Supremo confirmó la legitimidad del gobierno aragonés -el 3 de junio de 2015- sobre la colección del patrimonio catalán que las incluyó entre 1810 piezas catalogadas. El Obispado de Barbastro-Monzón se refiere, siempre, "al mero levantamiento del depósito de los bienes ante el Museo de Lérida aparte de que son del patrimonio cultural aragonés, no del catalán y por tanto, no hay disposición o enajenación alguna".

La procedencia de las obras y piezas de arte se distribuye entre pintura (29), orfebrería (15), metalistería (21), muebles (4), libros (3), carpintería (1), escultura (11) y textil (27). En la colección, 28 Bienes de Interés Cultural (BIC) y 89 Bienes Inventariados en el Patrimonio Cultural Aragonés..

Etiquetas