Aragón

UGT y CCOO reclaman acabar con la precariedad laboral

Estos sindicatos recuerdan que el número total de desempleados en Aragón después de febrero se sitúa en 87.158, un 30 por ciento más que hace un año

El Inaem publica las bases del programa de empleo autónomo de Aragón

Una sede del Inaem
S.E.

El Gobierno central declaraba el primer estado de alarma por la pandemia el 14 de marzo de 2020. Un año después, UGT y Comisiones Obreras (CCOO) han recordado que ha sido un periodo “terrible” para el mercado laboral y para la salud de los ciudadanos, al tiempo que han reclamado que la salida de esta crisis se haga acabando con la precariedad en el trabajo.

Según los últimos datos del paro publicados este mes, los correspondientes a febrero, el número total de desempleados en Aragón se ha situado en los 87.158, un 30 por ciento más que hace un año. Además, la región cuenta con 16.860 trabajadores afectados por expedientes temporales de regulación de empleo (Erte).

Los secretarios generales de UGT y CCOO en Aragón, Daniel Alastuey y Manuel Pina, respectivamente, han recordado que lo peor de este año han sido la cantidad de vidas que se han perdido, más de 3.300 en Aragón. En su mayoría, personas mayores, “una generación que había hecho un gran esfuerzo por levantar este país”.

Pero, además, desde el punto de vista del mercado laboral ha sido un año en el que se ha perdido empleo: “No solo hay gente que ha ido al paro, también muchos permanecen en Erte con la incertidumbre de no saber si se van a poder reincorporar a sus puestos de trabajo”.

De esta forma, Daniel Alastuey detalló que hay más parados y las rentas de los trabajadores “se han visto muy mermadas”, tanto por el desempleo como por la limitación de salarios de los Erte. “Incluso entre los que han conservado el empleo ha habido una moderación que de otra manera no se habría producido”.

No obstante, en este contexto resaltó “la contribución de los trabajadores a salir de esta situación”, no solo de los esenciales que “en ningún momento han dejado su actividad” si no de todos en su conjunto.

Además, apuntó que, durante este año, ha sido posible hacer negociaciones con los gobiernos en las que “en vez de aplicar restricciones, lo que se ha hecho ha sido poner encima de la mesa dinero para que la economía se parara menos posible y para conseguir un escudo de protección social que permitiese mantener rentas”.

“Se ha realizado un esfuerzo para llegar a acuerdos, y ahora estamos expectantes en saber qué es lo que va a pasar con los fondos de recuperación europeos y su aplicación, para ver si nos sacan lo antes posible de este atolladero, que esperemos que en pocos meses empiece a ser un mal recuerdo”. Por su parte, el secretario general de CCOO-Aragón, Manuel Pina, evidenció que la pandemia fue una situación “absolutamente inesperada” y para la que el país no estaba preparado. En el ámbito económico, precisó que se ha pasado por varias fases.

“Aunque hubo algún titubeo inicial, los distintos gobiernos y la Unión Europea fueron poniendo medidas que permitían afrontar la situación de la mejor manera posible. En una circunstancia como la que estamos viviendo siempre todo es poco, pero es verdad que se han puesto medidas de protección del empleo”, comentó.

No obstante, recalcó que la mayoría de las medidas que se han tomado estaban pensadas para un escenario que iba a ser “relativamente breve”, de unos meses. Pero “hay un momento en el que vemos que las primeras medidas se quedan cortas y, a partir de ahí, sí que nos hubiese gustado profundizar más en algunas de ellas”. Consideró que “Europa no puede depender del exterior para tener mascarillas, respiradores o vacunas. Estamos viendo que empresas multinacionales acaban primando criterios puramente mercantiles, y eso no puede ser”, expresó. 

Etiquetas