Aragón

ACCESO A LA UNIVERSIDAD

Las nuevas becas salario garantizarán la igualdad de oportunidades

Fomentarán la dedicación exclusiva al estudio de treinta jóvenes aragoneses con alto rendimiento académico

La consejera de Ciencia y Universidad, Maru Díaz
La consejera de Ciencia y Universidad, Maru Díaz
G.A.

El Gobierno de Aragón acaba de lanzar una nueva línea de ayudas universitarias, las llamadas becas salario, que permitirán a treinta jóvenes aragoneses con expedientes académicos brillantes y procedentes de familias humildes acceder a la universidad y dedicarse plenamente a sus estudios para desarrollar todo su potencial y talento.

Las becas, por un montante de 1,7 millones de euros, han sido presentadas este miércoles por la consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento y el director general de Universidades, Maru Díaz y Ramón Guirado, y podrán solicitarse, vía electrónica, hasta el próximo 15 de octubre.

Están dotadas con 950 euros al mes, el equivalente al salario mínimo, durante los diez meses del curso universitario, y se renovarán, año a año, durante la duración del grado siempre que se cumplan unos estándares de rendimiento académico, en función de las distintas ramas de conocimiento.

Las becas quieren fomentar la dedicación exclusiva al estudio de jóvenes con alto rendimiento académico y compensar los ingresos que recibirían si accedieran al mercado laboral. “El talento no entiende de códigos postales –ha afirmado la consejera Díaz- quien se ha mostrado muy satisfecha por poder dar cumplimiento a este compromiso, que garantiza “la igualdad de oportunidades para todos aquellos chicos y chicas brillantes que lo tienen más difícil en lo económico y en lo social”.

“Llega un momento en que estos jóvenes, por muy excelentes que sean, no pueden compatibilizar estudiar, con ayudar en casa, trabajar… y tienen que sentir el apoyo del Gobierno, para poder dedicarse plenamente a sus estudios universitarios. Eso es apostar por la justicia social y apostar por el futuro”, ha afirmado.

Podrán solicitarlas todos aquellos alumnos matriculados en primer curso de un grado, con un mínimo de 60 créditos, y que cumplan básicamente dos requisitos. Uno económico -haber sido beneficiario en segundo de bachillerato de una beca de carácter general que otorga el Ministerio en el componente de la cuantía fija ligada a la renta del estudiante- y otro académico -haber obtenido una nota mínima de acceso a la Universidad de 9 puntos sobre diez-. Además, y para garantizar el uso social de estos recursos, los estudios que se cursen no podrán superar un precio máximo por crédito (en esta primera convocatoria, 80,40 euros).

Las becas, tal y como ha explicado la consejera, serán compatibles con las ayudas del Ministerio, así como con las de Movilidad y las Erasmus+, que convoca la DGA, y durante el disfrute de las mismas, los beneficiarios no podrán trabajar ni por cuenta ajena, ni por cuenta propia, salvo que la actividad laboral esté vinculada a grados con formación dual. De esta forma, ha dicho Díaz, se garantiza “una dedicación exclusiva al estudio”.

Las ayudas se tramitarán en concurrencia competitiva, aplicando como criterio de valoración la nota de acceso a la universidad. En caso de empate, se primará –por este orden- pertenecer a una unidad familiar monoparental, a una familia numerosa, tener reconocida una discapacidad, cursar estudios en una rama de conocimiento con menor número de beneficiarios, o la menor edad del solicitante.

Como máximo, se podrá disfrutar de la beca durante cuatro cursos académicos, salvo en dobles titulaciones, programas consecutivos, Medicina o Arquitectura, donde no podrá exceder de los seis cursos. Para renovar la beca, será necesario superar todos los créditos matriculados, en cualquiera de sus dos convocatorias, con unas notas media de expediente moduladas en función del área de conocimiento.

Según ha explicado el director general de Universidades, Ramón Guirado, se sigue la política del Ministerio y se exigirá un 7,5 para Artes y Humanidades, y Ciencias Sociales y Jurídicas; un 6,5 para Ciencias de la Salud, y un 5,5 para Ciencias y para Ingeniería y Arquitectura. En dobles grados, se atenderá el valor de la de menor nota media. Y para estudiantes con discapacidad acreditada igual o superior al 33% se disminuirán en medio punto los requisitos.

Las becas estarán sujetas a una intensa labor de seguimiento por parte del Gobierno de Aragón, que podrá revocarlas y exigir el reintegro de las mismas en caso de incumplimiento. Podrá ser parcial y proporcional al número de créditos, en el caso de que se aprueben al menos 40. Solamente se exceptuará el reintegro por causa justificada de enfermedad grave o accidente.

Etiquetas