Aragón

servicios sociales

Broto defiende la mediación para que los conflictos familiares no crezcan

El Gobierno de Aragón ha firmado un convenio con la Universidad de Zaragoza para formación en este ámbito

Un momento de la firma del convenio.
Un momento de la firma del convenio.
G. A./E. Press

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, Mariví Broto, ha defendido este lunes la mediación y la intervención familiar como herramientas eficaces para ayudar a las familias y evitar que algunos conflictos se enquisten o crezcan, ya que "actuando con antelación se pueden lograr beneficios muy importantes para todas las personas que componen el núcleo familiar”.

Así lo ha indicado en la firma del convenio de colaboración con el rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, para la formación en mediación que, anualmente, rubrican ambas instituciones, según ha informado la Consejería de Ciudadanía.

En concreto, este año, el Gobierno de Aragón –a través de la dirección general de Igualdad y Familias- destinará 8.000 euros para la impartición en la institución académica de un taller sobre gestión de conflictos familiares y mediación en situaciones de poder o asimétricas; al refuerzo de profesores en un espacio práctico del módulo de medicación, a los seminarios del Máster en Intervención familiar y sistémica y a la celebración de una jornada de Mediación Familiar, Derecho Aragonés y nuevos espacios de conflictos familiares.

"Estos estudios permiten a los estudiantes ser capaces de planificar intervenciones de ayuda a las familias y, por extensión, de ayuda al contexto social", ha destacado Mayoral, quien ha subrayado que entre los fines de la Universidad de Zaragoza se encuentran la formación y perfeccionamiento de profesionales cualificados y "este convenio contribuye, sin duda, a hacer realidad ese objetivo".

En ese sentido, Broto ha ensalzado el papel "esencial" que esta disciplina tiene para evitar la judicialización de los conflictos, en todos los ámbitos, y su gran beneficio en el familiar.

Además de este convenio suscrito con la Universidad de Zaragoza y exclusivamente dedicado a la formación, el Departamento de Ciudadanía –a través de la dirección general de Igualdad y Familias- presta un servicio directo de Orientación y Mediación Familiar que en el primer trimestre de este año ha atendido a 151 familias por medio de la Fundación Adcara, que se nutre también de los profesionales formados en la Universidad de Zaragoza.

De las 151 familias atendidas, 47 han sido en el área de Orientación familiar y la demanda más frecuente ha sido abordar conflictos con los hijos (un 44,7 %), bien sean menores, mayores de edad e, incluso, no convivan en el núcleo familiar.

Los problemas de pareja, con un 38,3 % de las actuaciones, son el segundo motivo para solicitar esta orientación.

Respecto a la mediación familiar, se ha atendido a 104 familias y, en este caso, la ruptura de parejas con hijos o hijas a cargo copa el 67 % de las demandas, seguida de la modificación de medidas tras una separación (8,6 %) o de las relaciones tras el divorcio (7,7 %) .

Por su parte, el Servicio de Intervención Familiar puesto en marcha en 2021 por la dirección general de Igualdad y Familias ha atendido en lo que va de año a 38 familias y los motivos más frecuentes que se trabajan son las relaciones conflictivas, el duelo y las dificultades para asumir la nueva normalidad tras la covid.

Etiquetas