Aragón

VIOLENCIA MACHISTA

Orden de prisión para el hombre que intentó matar a su expareja en Escatrón

La mujer continúa ingresada en estado crítico en el Hospital Miguel Servet de la capital aragonesa

El Hospital Miguel Servet implanta un nuevo tratamiento para los aneurismas de aorta por primera vez en España
Hospital Miguel Servet
EFE

La titular del Juzgado de Instrucción de Caspe (Zaragoza) ha ordenado el ingreso en prisión comunicada y sin fianza por un presunto delito de tentativa de homicidio del hombre que agredió brutalmente a su expareja tras colarse de madrugada en su vivienda, en la localidad zaragozana de Escatrón.

La mujer continúa ingresada en estado crítico en el Hospital Miguel Servet de la capital aragonesa.

La orden de traslado del detenido a la prisión de Zuera ha sido dada a conocer por la delegada del Gobierno en Aragón, Rosa Serrano, quien en una comparecencia ante los periodistas convocada para informar sobre otros asuntos ha condenado la agresión machista sufrida por la víctima.

Según ha informado posteriormente el Tribunal Superior de Justicia de Aragón, la jueza de Caspe responsabiliza al detenido también de un delito de quebrantamiento de condena, por incumplir la orden de alejamiento que dictó la propia magistrada el pasado mes de julio para prohibirle que se acercara a una distancia inferior a 500 metros de su expareja.

Las fuentes jurídicas han detallado que el detenido fue puesto este domingo a disposición judicial y que durante su comparecencia se acogió a su derecho de no declarar.

Por su parte, la Fiscalía de Zaragoza planteó a la instructora la posibilidad de imputarle al detenido un delito agravado de tentativa de asesinato y no de homicidio, en función de la evolución de la instrucción del caso.

La agresión se produjo sobre las 05.00 horas de la madrugada del sábado, cuando la mujer dormía en la habitación, después de desplazarse su expareja desde Zaragoza y entrar en la vivienda de su víctima tras saltar una valla.

Sobre el agresor, que fue detenido poco después en el mismo lugar de los hechos, pesaba desde hacía un año una orden de alejamiento de la víctima por presuntos malos tratos.

La mujer había iniciado los trámites de separación de su exmarido y había comenzado a adaptarse a su nueva vida en Escatrón, donde mantenía una buena relación con sus vecinos, doscientos de los cuales se concentraron el domingo para expresar su repulsa a la agresión.

La titular del juzgado de instrucción de Caspe encargada del caso ha decretado el secreto del sumario, según informó la Guardia Civil tras los hechos.

Etiquetas