Comarcas

turismo

Importante afluencia de turistas en la provincia de Huesca este sábado

La mejora de las condiciones para desplazarse dentro de la Comunidad se está notando en el territorio

La ampliación de la movilidad interprovincial en Aragón se ha traducido este sábado en una mayor actividad en los alojamientos hosteleros del conjunto del territorio oscense, que ha visto incrementada su afluencia en actividades al aire libre, realizar turismo de naturaleza o dirigirse a la segunda residencia o esquiar como en el caso de la estación de Astún, que ha registrado una importante llegada de clientes que han disfrutado de un día soleado en el centro invernal.

Es es el caso de la Comarca de Sobrarbe donde ya se ha notado una importante afluencia de visitantes con ocupaciones que este fin de semana se sitúan entre el 50 y 60 por ciento en alojamientos, casas de turismo rural y algún hotel. A estas cifras también hay que sumar las ocupaciones de segundas residencias.

La presidenta de la Asociación empresarial Turística de Sobrarbe, Paz Agraz, subraya que se ha notado un incremento de la actividad desde el viernes, “Pasar de lo poco que había hasta tener un cierto movimiento es esperanzador de cara a intentar reactivar la economía”, subraya.

Si bien refleja que muchos alojamientos turísticos que no han abierto se espera que lo hagan en mayor medida para los dos próximos fines de semana y especialmente para Semana Santa.

Por último apeló “a que todos sigamos manteniendo las medidas de seguridad sanitarias porque el covid sigue aquí, no vaya a ser que dentro de tres semanas nos vuelvan a cerrar”. 

En esta comarca, las actividades de naturaleza como excursiones guiadas o el esquí de travesía son algunas de las más demandadas durante este primer fin de semana.

La localidad de Alquézar ha notado mucho los efectos del desconfinamiento perimetral entre provincias aragonesas con aumento considerable de visitantes en la localidad donde se han abierto 3 hoteles y 8 restaurantes durante esta semana. En la ruta de Pasarelas se ha pasado de 300 personas habituales en días anteriores hasta el millar de senderistas desde viernes a domingo según informó el alcalde Mariano Altemir.

En cambio, los efectos se notaron poco en visitas guiadas a la colegiata de Santa María donde hubo “tranquilidad y goteo” de visitantes, informo el guía Javier Cavero. En el Valle de Rodellar apenas hubo movimiento de visitantes según informó una empresaria. Por último, en Barbastro las calles fueron lugar de encuentro con muchos residentes en Zaragoza.

El buen tiempo ha acompañado este sábado a las personas que han decidido pasar el día en la comarca del Alto Gállego tras el desconfinamiento perimetral de las provincias de Aragon el pasado viernes.

Los restaurantes han llenado en su mayoría, en una jornada sin aglomeraciones, no ha sido un boom de visitantes pero sí se ha notado la apertura perimetral. Y los hoteles también están viendo un poco de luz.

El Espacio Nórdico del Balneario de Panticosa ha registrado un lleno de clientes en su mayoría de Zaragoza, aunque desde Panticosa Activa explicaban a este diario que, en fines de semana anteriores a este, también habían trabajado bien con clientes de Huesca y provincia.

El senderismo, las rutas de montaña y los paseos por Lacuniacha es de lo más demandado este fin de semana en la Comarca del Alto Gállego. Y se dejan notar las salidas en bicicleta que concentran estos días más adeptos.

En la Jacetania, se observa un aumento significativo en el número de visitantes, muchos de ellos procedentes de Zaragoza, durante el primer fin de semana posterior a la apertura de las provincias aragonesas. Uno de los polos de atracción del turismo es la estación de Astún, que ha vivido el sábado más animado de la temporada y ha abierto un dominio esquiable de 36 kilómetros.

Los visitantes se dejan ver por Jaca, paseando por las calles del casco y ocupando algunas de las terrazas. La celebración de la Fiesta del Comercio en la Calle y la reapertura del Museo Diocesano son dos de los alicientes que presenta la capital jacetana.

En el resto del valle del Aragón, también se nota una mayor actividad en el sector turístico. Núcleos como Canfranc Estación y Villanúa están viendo regresar a un buen número de vecinos de Zaragoza que tienen una segunda residencia y pasan el fin de semana en la zona.

En Canfranc se llenaron todas las visitas guiadas a la Estación Internacional, aunque el aforo se redujo bastante por las recomendaciones sanitarias.

La recuperación de la movilidad dentro de Aragón se viene notando desde el pasado viernes en Ribagorza con una mayor presencia de visitantes, si bien todavía de forma tímida en los alojamientos turísticos. El buen tiempo, con un sol espléndido en todo el territorio, invitó a disfrutar de las actividades al aire libre.

La concejal de Turismo de Benasque, Noemí Domenech, constató este aumento de animación en la zona, recogiendo las impresiones de la Oficina de Turismo. "Ha empezado a haber más movimiento me trasladan desde la oficina, aunque son muchos de segunda residencia", comentó. Paralelamente, se están animando las reservas para Semana Santa, pero también para el puente de San José, festivo en 7 comunidades autónomas.

En la parte baja de Ribagorza, también se ha notado más animación tras la apertura provincial. "Sobre todo, se ha notado la presencia de gente de Zaragoza", detalló el técnico, José Manuel Betato, quien apuntó que, con buena parte de los hoteles cerrados -como sucede en Benasque- han tenido muy buena ocupación las casas de turismo rural. 

Etiquetas