Comarcas

Los promotores rebajan a 250 hectáreas los parques solares y ofrecen restitución

Aseguran que cuentan con contratos firmados con la superficie “suficiente” para poder construir
las tres instalaciones de La Fueva y Palo

"Placas no" escrito con tractores y maquinaria agrícola
"Placas no" escrito con tractores y maquinaria agrícola
S. E.

La Fueva no se vende. Este es el grito de una plataforma vecinal que se opone a la construcción de tres grandes parques solares en La Fueva y Palo, y por lo que el sábado sacaron sus tractores para ‘escribir’ en su tierra un ‘Placas no’ que se viera desde el cielo. La alarma se ha encendido porque otros vecinos sí han rubricado contratos de alquiler o incluso venta, aunque entre ellos no hay enfrentamiento. Alguno piensa en echarse atrás. “250 hectáreas ya están firmadas y en principio es suficiente”, asegura David Ochoa, socio fundador de Efelec Energy, la ingeniería que desarrollará el triple proyecto impulsado por Acciona, un grupo alemán y otro italiano.

Sorprendidos por la contestación social, los promotores resaltan que “no hay ni siquiera un anteproyecto” y que ofrecerán medidas de corrección ambiental, la opción de hacer otros proyectos en la zona o acciones de agrovoltaica, como permitir el pasto del ovino o cultivos para los que hay investigaciones en marcha. “Hay gente protestando que no es consciente de lo que va a favorecer, por ejemplo, a ganaderos”, comenta Ochoa. “Los promotores están dispuestos a llegar a acuerdos, pero a día de hoy no se ha podido explicar nada”, asegura.

Sin embargo, la maquinaria se ha puesto en marcha. Los tres grupos se han aliado para construir la línea de 220 kV desde el valle de La Fueva hasta la subestación de Mediano, donde cuentan con las autorizaciones de Red Eléctrica de España para evacuar la energía porque cumplen los requisitos. También habrá un único estudio de impacto ambiental. En principio, Acciona y el grupo alemán plantean construir sendos parques de 45 megavatios en La Fueva, que se tramitan a través del Gobierno de Aragón; mientras que el grupo italiano proyecta el tercero de 50,01 megavatios en Palo, que al pasar de 50 se tramita en el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico. No obstante, la ley permite un margen de unos 5 megavatios.

Además confían, dice Ochoa, en que el Gobierno de Aragón declare los proyectos de interés comunitario y la línea de utilidad pública, lo que supondría un respaldo. Se ubicaría entre Palo y Morillo de Monclús y, con estas cifras, podría haber unas 280.000 placas solares de 500 vatios cada una. Vallas de 2 metros de altura forradas con una capa vegetal delimitarían los campos para ocultar las placas, que miden entre 1,30 y 2 metros. A las fincas que queden libres entremedio, se les dará acceso.

Aunque las solicitudes de compatibilidad urbanística presentadas en los ayuntamientos de La Fueva y Palo, suman 420 hectáreas, Ochoa asegura que siempre se pide en una amplia zona para poder acotar después. Impedimentos ambientales o no conseguir las tierras pueden ser razones. En principio, su idea es ocupar 250 hectáreas aunque, según la tecnología elegida, podrían quedarse en 190, con menor rentabilidad.

“Los promotores están dispuestos a hacer un convenio para los próximos 10 años para destinar una parte de la producción a correcciones ambientales que palien el posible impacto ambiental o si los ayuntamientos prefieren gestionar ellos esa ayuda... pero no podemos presentar nada aún porque no hay nada”, indica Ochoa, en alusión a desarrollar proyectos sostenibles. Pero el territorio no podría beneficiarse de la energía porque se evacuaría a la red.

“Hay una normativa europea y unos objetivos a cumplir en generación de energía renovable en Europa, España, Aragón y Huesca. Si al final nos vamos de allí, al minuto siguiente llegará otro promotor”, asegura Ochoa. Hace referencia a que el ‘boom’ de los parques solares hace que esté muy demandada toda la capacidad de evacuación. En la subestación de Mediano, de los 150-170 megavatios de capacidad total de evacuación de energía no eólica, solo quedan libres de 10 a 30, según los datos de Red Eléctrica de España. Es todo el margen existente para todo tipo de renovables, también para la eólica.

“En cuanto se levante la moratoria el 1 de julio, lo que falta se ocupará en un día”, comenta Ochoa, quien además resalta que si el parque no se hace en el valle de La Fueva, se construirá a kilómetros, en Monegros, por ejemplo, y se llevará una línea de 220 con mayor impacto hasta allí. Pero, recalca, los vecinos se quedarán sin los ingresos. Los contratos se han firmado por un alquiler de 1.100 euros al año para 30 años. Además, los promotores estiman que los ayuntamientos recibirán cerca de tres millones en impuestos.

Los plazos han empezado a correr. En un mes, confían en tener definidos los datos técnicos para presentárselos a los alcaldes, comenta Ochoa. La normativa fija en 22 meses la tramitación, que les llevará hasta el primer semestre de 2023. Si se construyeran todos al mismo tiempo, a principios de 2024 podrían estar en funcionamiento. Esta es la hoja de ruta.

Vecinos de La Fueva dibujan ‘Placas no’ con tractores

Vecinos del Valle de La Fueva salieron el sábado al campo con sus tractores para gritar “La Fueva no se vende” ante la amenaza de tres macroproyectos de placas fotovoltaicas que supondrían “un impacto ambiental, paisajístico y social irreversible en dos municipios rurales -La Fueva y Palo- ya de por sí castigados por el fenómeno de la despoblación”, indican desde la Plataforma. El grito de “Placas no” se ‘dibujó’ en la tierra para pedir a las administraciones regulación y protección, porque están a favor de las renovables, “pero así no”. “El mundo rural no puede asumir el coste de la necesaria transición energética a costa de la pérdida de suelo de labor y de la riqueza paisajística”

Etiquetas