Comarcas

TURISMO

La afluencia de turistas alegra el inicio de julio en la provincia de Huesca

El sector turístico altoaragonés se muestra optimista y sus previsiones apuntan a una buena temporada estival

El turismo familiar, protagonista en el Sobrarbe.
El turismo familiar, protagonista en el Sobrarbe.
Rafael Gobantes.

La llegada de julio y con él, de las vacaciones -para algunos-, ha dejado una estampa que muestra el inicio de la reactivación del turismo de forma generalizada en el Alto Aragón. La afluencia de gente, según señalan distintas voces del sector, ha sido buena desde el pasado mes de junio y las previsiones de cara al resto de la época estival son muy positivas, aunque los datos, al parecer, seguirán por debajo de los registrados durante la campaña de 2019. A pesar de ello, las empresas turísticas afrontan con optimismo la temporada de verano.

Jacetania

En la Jacetania existen buenas perspectivas sobre la ocupación turística del verano en núcleos como Jaca, Canfranc Estación o Villanúa. Desde finales de junio, ya se observa un incremento en la actividad de las segundas residencias, gracias en buena medida al turismo nacional, que busca propuestas ligadas sobre todo a la naturaleza.

Según el alcalde de Jaca, Juan Manuel Ramón, “la previsión para el verano es buena” y el territorio se está viendo favorecido por el hecho de que “la vacunación avanza a muy buen ritmo”, de manera que “se están cumpliendo, incluso superando las expectativas iniciales”, y “estos primeros días se ve cierta presencia de gente que tiene ganas de salir al medio natural”.

“En Jaca somos un referente en el medio natural y hemos hecho bien el trabajo de posicionamiento para que mucha gente nos tenga en la cabeza para pasar estos días de verano”, continuó el primer edil, cuyo Consistorio puso en marcha nuevas campañas turísticas en Barcelona y Castilla y León, y repitió la estrategia en la Comunidad Valenciana para atraer a habitantes de estas regiones.

Visitantes en Jaca.
Visitantes en Jaca.
R.G.

Los vecinos del País Vasco, Navarra, Zaragoza, Madrid o Francia también comienzan a dejarse ver por el territorio, que espera que el repunte del verano tenga un efecto positivo sobre el otoño y el invierno. “Queremos que la ocupación turística sea lo más continua posible y que eso nos pueda resarcir un poco del duro año pasado y del último invierno, que fue más duro todavía”, concluyó el alcalde.

Ribagorza

Las previsiones turísticas también son muy buenas en la Ribagorza para este verano, sobre todo en cuanto a turismo nacional. La reapertura al tráfico de la N-260, donde continúan las obras, supone recuperar una relativa normalidad viaria y mejorar el flujo turístico hacia el Valle de Benasque. Tras un mes de junio mejor de lo esperado, la relajación de las medidas también contribuye a situar las previsiones en valores “pre-pandemia”.

Las copiosas lluvias de los últimos meses han realzado la belleza de la naturaleza de la comarca, principal reclamo ribagorzano, donde además se han reanudado las actividades y eventos culturales y deportivos, que también atraen a buen número de visitantes.

Pasarelas de Panticosa.
Pasarelas de Panticosa.
M.P.

El Valle de Benasque ha arrancado el verano fresco y exuberante y las sensaciones son positivas, vista la afluencia de las últimas semanas, explicó el presidente de la Asociación Turística y Empresarial Valle de Benasque (ATEVB), José María Ciria. “La apertura de la carretera ayuda aunque en junio, estando cerrada, ya se ha rondado el 50 por ciento de ocupación y el cierre ha afectado, sobre todo, al turismo en el día, más de proximidad”. Sin dar cifras, Ciria se mostró optimista. “Coincide el inicio del verano con el cambio de medidas sanitarias y se está notando que este año las reservas se hacen con más tiempo. La previsión del verano es que sea parecido a antes de la pandemia”, consideró.

Desde la Oficina de Turismo de Graus, también resaltaron la buena afluencia de junio, sobre todo, desde el pasado fin de semana con el puente en Cataluña, comentó el técnico, José Manuel Betato, quien incidió en el descenso del turismo internacional. “La lástima es el turismo internacional que nos volverá a fallar, este junio ha sido un 7 por ciento frente al 25 por ciento de años anteriores, pero ha acabado bien el mes”. El regreso de actividades como la Fiesta de la Longaniza, Nocte o Clásicos en la Frontera reactivará las visitas que, de momento, en la parte baja optan por el turismo rural y los campings. La zona baja “recupera” el turismo de paso hacia Benasque, con la reapertura de la carretera, importante para hostelería y comercios.

Todas las oficinas de turismo y museos de la comarca han ampliado sus horarios de cara al verano, mientras se ofrecen en paralelo visitas guiadas en los edificios de interés.

Sobrarbe

“Ya llevamos unos días que poquito a poco va subiendo la afluencia de forma gradual”, indicó Paz Agraz, presidenta de la Asociación de Empresarios del Sobrarbe, que apuntó que este primer fin de semana de julio está siendo “animado”, con una ocupación hotelera que ronda el 60%. La presidenta de la Asociación de Empresarios del Sobrarbe prevé “un buen verano”.

Además, destacó que “ya hay gente que no solo está de fin de semana, sino que se queda desde cuatro o cinco noches hasta una semana”, teniendo una gran importancia el turismo familiar.

Turistas en la Oficina de Turismo de Graus.
Turistas en la Oficina de Turismo de Graus.
E.F.

El turismo nacional es el que predomina en esta comarca pirenaica, fundamentalmente el aragonés y el de comunidades limítrofes a Aragón el de mayor porcentaje. “También está llegando turismo extranjero: el vecino francés, algún belga, algún holandés, y hasta personas de Polonia”, enumeró Agraz, que valoró la presencia de turistas extranjeros como “algo muy sutil”, pero en mayor medida que durante el verano pasado.

Alto Gállego

La Comarca del Alto Gállego afronta con optimismo el verano. Este fin de semana ya se nota cierta alegría en establecimientos hoteleros, campings, casas rurales, segundas residencias... Restaurantes y terrazas también notan el pistoletazo de salida del verano. Hasta enclaves como las pasarelas de Panticosa, que se abrían al público el pasado marzo, o los parques de Lacuniacha y Biescas Aventura o la tirolina de Hoz de Jaca se han acercado quienes visitan este fin de semana este territorio. También las rutas para BTT o los senderos con que cuenta esta Comarca están siendo ya muy transitados.

El concejal de Turismo de Panticosa, José Pueyo, comenta a este diario que hasta ahora han pasado por las pasarelas unas 20.000 personas, el último fin de semana de junio fueron 1.600. “La telecabina de Panticosa Aramón que se abrió el pasado día 15 y desde donde parten excursiones también está teniendo muy buena aceptación, al igual que el tren turístico El Sarrio. Hasta ahora el balance está siendo muy positivo”. José Pueyo se refiere al balance de vacunación en España, “que va bien, porque esto es algo muy importante. Poco a poco hay que intentar hacer una vida normal”.

Alquézar, núcleo turístico del Somontano.
Alquézar, núcleo turístico del Somontano.
S.E.

En cuanto a la ocupación hotelera, la Asociación Turística Valle de Tena trabaja con datos donde la primera quincena de julio “empiezan a animarse reservas en fines de semana, aunque no hablaremos de altas ocupaciones hasta la segunda quincena de julio”. Las mismas fuentes apuntan que las reservas no están en cifras de antes de la pandemia en estos mismos meses, “se nota mucho la falta de turismo extranjero, así como la falta de eventos como Pirineos Sur. Otros años por estas fechas estaríamos hablando de un 100 por cien de ocupación, y ahora, por el momento, la ocupación no está alcanzando esos niveles”.

Somontano

En la comarca del Somontano, y especialmente en Alquézar, zona de referencia turística comarcal, se notan los efectos posteriores a la pandemia con posibilidad de viajar sin restricciones por todas las provincias se notan. Mariano Altemir, alcalde del municipio y empresario del sector de hostelería, señaló que en julio se llegará al 85% de ocupación y en agosto a “cerca del 100%, que son cifras muy altas, aunque sin mejorar las del año 2019. Se nota mucho que la gente sale de casa con interés por conocer y también, descubrir, territorios”. La llegada del turismo exterior se nota en la afluencia de franceses y belgas, en especial, y destaca también “el turismo nacional y de interior”.

Las reservas “van en aumento” y en Alquézar están abiertos 14 restaurantes, cinco hoteles, 30 apartamentos y cuatro casas de turismo rural. Las cifras de ocupación y reservas también se notan en el Valle de Rodellar y en localidades del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara. Altemir cree que “se salvará la temporada” y reitera “la necesidad de respetar las medidas de precaución porque nos jugamos mucho”. El Ayuntamiento ha aplazado hasta el año próximo la feria de artesanía y el Mercado Agrícola. 

Etiquetas