Comarcas

INFRAESTRUCTURAS

Bielas Salvajes presenta alegaciones para mejorar la vía ciclista Sabiñánigo-Jaca

Piden acabar las conexiones hasta los dos núcleos y dar prioridad en los cruces

Una de las peticiones es ampliar la anchura de la vía ciclista hasta los 2 o 2,5 metros.
Una de las peticiones es ampliar la anchura de la vía ciclista hasta los 2 o 2,5 metros.
Las Bielas Salvajes

El grupo ciclista Las Bielas Salvajes, de Zaragoza, presentó alegaciones al proyecto de rehabilitación estructural del firme e implantación de vía ciclista en la N-330 entre Jaca y Sabiñánigo para la mejora de la continuidad y seguridad ciclista. El objetivo de sus alegaciones es “consolidar una realidad existente en el tramo y la necesidad de generar condiciones más seguras para los usuarios, siendo las bicicletas las más vulnerables”.

Desde el colectivo insisten en “continuar el proyecto hasta el núcleo urbano de Jaca y Sabiñánigo”, ya que “en los tramos sin continuidad, los automóviles se incorporan desde la autovía a las entradas hacia el núcleo urbano, lo que disminuye considerablemente el nivel de seguridad de los ciclistas, ya que son los recorridos de mayor confluencia de ambos transportes”.

Otra de las alegaciones se basa en ampliar la anchura de 1,50 metros para la vía ciclista unidireccional hasta 2 o 2,5 metros, “teniendo en cuenta que se plantea una anchura de segregación de 50 centímetros entre el tráfico general y el ciclista”.

Las Bielas Salvajes advierten de que “se pierde la prioridad de circulación en cruces y glorietas, en el acceso de vías secundarias, donde se dota al carril bici de señalización de ceda al paso o stop, cuando dicha señalización y prioridad debería mantenerse en la vía ciclista que resulta continua, ya que es el vehículo motorizado quien realiza el giro”. Argumentan que “la prioridad debería ser del ciclista, que no se desvía y representa a los usuarios más vulnerables”.

Este grupo recuerda que “las bicis no tienen ninguna obligatoriedad de circulación de ningún tramo de vía ciclista, pudiendo emplear la calzada general cuando sea necesario”, por lo que “se deben eliminar las señales R-407a y R-505 del catálogo del proyecto “para evitar errores y conflictos al incorporarse a la calzada general, representando a grupos o pelotones ciclistas que no puedan recoger la vía ciclista proyectada o para realizar adelantamientos seguros”.

Por otro lado, la distancia entre hitos de separación o bolardos para la segregación “es insuficiente en los tramos rectos”, ya que se plantea cada 5,20 metros, “anchura en la que cabe un vehículo parado o estacionado, pudiendo invadir con mayor facilidad la vía ciclista”. Se cree “más adecuado” que en tramos rectos se planteen hitos cada 4 metros.

También piden añadir señalética específica ciclista de distancia, dirección y existencia de la vía ciclista, así como revisar la señalización horizontal. 

Etiquetas