Comarcas

ALTO ARAGÓN / TURISMO

La ocupación y afluencia turística en el Pirineo llegan a los niveles más altos

La percepción en la Jacetania es de “pleno empleo” en el sector de la hostelería

La plaza de San Pedro, a la altura de la Oficina de Turismo de Jaca.
La plaza de San Pedro, a la altura de la Oficina de Turismo de Jaca.
Ricardo Grasa

El Pirineo registra las cifras de ocupación y afluencia turística más importantes del verano como denotan las diferentes comarcas del norte de la provincia, por la elevada actividad y los altos índices de ocupación.

En la Jacetania, “a la espera de datos del INE de julio, la sensación es que el verano está siendo bastante bueno, ojalá siga así lo que queda y el inicio del otoño”, apuntó Pedro Marco, responsable de la empresa Inturmark, que gestiona en Jaca el Hotel Oroel, el Gran Hotel y el Restaurante Cobarcho.

“Por primera vez desde el inicio de la pandemia, los datos del paro disminuyen respecto al año anterior, lo que muestra un buen comportamiento de nuestro destino turístico”, dijo el empresario, agregando que “si se compara con la anterior crisis, la subida del desempleo fue mucho más rápida, pero también la recuperación del empleo”.

En Jaca, “la percepción es que en hostelería hay pleno empleo” y “cuesta cada vez más encontrar trabajadores para cubrir bajas o cuarentenas, llegando por momentos a ser imposible, lo que obligó al cierre temporal de algunos establecimientos”.

La comarca del Alto Gállego en esta primera quincena de agosto está rozando casi el cien por cien de ocupación. “Estamos en las semanas más altas de ocupación del periodo estival en las que destacamos estancias más largas que otros años”, explican desde la Asociación Turística Valle de Tena.

Terraza Molly Malone de Panticosa en la tarde del sabado.
Terraza Molly Malone de Panticosa en la tarde del sabado.
S.E.

Muchos son los atractivos de este territorio que estos días gozan de muchos visitantes como el parque de Lacuniacha, el de Biescas Aventura, las pasarelas de Panticosa, la tirolina de Hoz de Jaca o la ruta de las iglesias de Serrablo, por ejemplo, además de las numerosas personas que hacen senderismo, excursiones en las rutas marcadas en todo el territorio tanto de paseo como de BTT en diferentes niveles para el disfrute de todo tipo de público. También los restaurantes, bares y terrazas gozan estos días de una muy buena afluencia de público con el aforo permitido por la covid.

La llegada de visitantes a Ribagorza estos días ha sido masiva y la previsión es que este mes de agosto sea, al menos hasta la tercera semana, mejor que julio a nivel turístico.

Así de animada estuvo el sábado la Plaza Mayor de Graus.
Así de animada estuvo el sábado la Plaza Mayor de Graus.
Elena Fortuño

Después de un mes de julio en niveles “prepandemia” e incluso superiores a los mejores veranos -en la Oficina de Turismo de Graus, por ejemplo, han alcanzado su récord de visitantes en julio establecido en 2015-, todo el territorio ribagorzano está animadísimo con la mayoría de establecimientos turísticos con el cartel de “completo”. Cabe remarcar el considerable descenso de turismo extranjero, por lo que la inmensa mayoría de los visitantes son españoles y procedentes de todas las comunidades autónomas.

En su mayoría, apuestan por disfrutar de la exuberante naturaleza ribagorzana y las actividades y deportes al aire libre, sobre todo en el valle de Benasque. Las zonas de baño, en los atractivos ríos y embalses del territorio, están en auge este verano, mientras que se mantiene el interés por el rico patrimonio local, principalmente, la parte baja.

La localidad de Aínsa registró este sábado una actividad intensa de visitantes en todo el casco urbano, En las horas centrales del día, se registraron retenciones a dos kilómetros en la A-138 desde Barbastro por el efecto del cruce.

Público en uno de los conciertos del Festival Castillo de Aínsa.
Público en uno de los conciertos del Festival Castillo de Aínsa.
Ayuntamiento de Aínsa

En este término, las visitas nacionales han aumentado en julio casi un 20 % con respecto a los datos de 2019, uno de los mejores años en términos turísticos.

Para el alcalde de Aínsa-Sobrarbe, Enrique Pueyo, “el turismo nacional ha sostenido perfectamente esta primera parte del verano, ayudando a que los establecimientos hayan tenido una alta ocupación durante todo el mes”. En ese sentido, las visitas a la oficina de turismo de Aínsa han aumentado en un 34,25 % en el mes de julio respecto a las del 2020.

Etiquetas