Comarcas

TURISMO

Los hosteleros celebran una ocupación que llena “hasta la última habitación” en Huesca

Las asociaciones turísticas destacan que alrededor del 90 % del alojamiento está reservado

La plaza Mayor de Aínsa, durante la tarde de este sábado.
La plaza Mayor de Aínsa, durante la tarde de este sábado.
E.P.

La ocupación hotelera en el Pirineo durante este puente “está muchísimo mejor de lo que esperábamos”, apunta Anabel Costas, empresaria hotelera y vicepresidenta del sector de Hospedaje de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo. Explica que los últimos huecos se están rellenando con reservas de última hora, “y sabemos de compañeros -agrega- que están llenos y han tenido que reubicar a gente en otros hoteles. Es cierto que se ha quedado vendida hasta la última habitación que podíamos pensar que no se iba a vender”.

Desde la Ribagorza apuntan que “el mes de julio fue como agosto, y agosto está siendo muy bueno. Podría ser un verano histórico”. Así resume el presidente de la Asociación Turística y Empresarial Valle de Benasque (ATEVB), José María Ciria, la afluencia estival en el Valle. También el resto del territorio ribagorzano está alcanzando niveles de récord en un verano que, de momento, está atrayendo a gran cantidad de visitantes entre quienes muchos visitan la zona por primera vez.

“Hay gente de todos los rincones de España, pero sobre todo, destaca la presencia de gente del sur de Albacete, de Murcia, de distintas provincias andaluzas que han elegido como destino el Pirineo y el Valle de Benasque. Podría ser un verano histórico, aunque lo que pase en septiembre es muy importante”, indica Ciria con prudencia.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Empresarios de Comercio y Servicios de la Jacetania (Acomseja), Marian Bandrés, señala que “los hoteles tienen un 90% de ocupación y las reservas se hacen con menos antelación de lo habitual”.

El presidente de la Asociación Turística del Valle del Aragón (ATVA), Luis Terrén, también en la Jacetania, apunta que “hay un nivel de ocupación máximo, con mucha afluencia de visitantes y actividades turísticas llenas a diario”. La situación “dificulta el dar servicio”, porque “localidades como Villanúa multiplican su población por diez, pasando de 400 a 4.000 habitantes”.

“Este año, acompañados de este ola de calor tan fuerte, la ocupación está siendo muy alta con turismo nacional, algo de turismo internacional y, sobre todo, de segundas residencias”, explica desde Sobrarbe Paz Agraz, presidenta de la Asociación de Empresarios de la comarca. Al igual que en el resto de regiones altoaragonesas, roza el lleno, con unos niveles que rondan entre “el 85 y el 90 %”.

Ambiente en la calle Mayor de Benasque.
Ambiente en la calle Mayor de Benasque.
E.F.

Y en Alquézar, centro neurálgico del turismo del Somontano, desde la Oficina de Turismo indican que los hoteles “están llenos” pese al descenso de las actividades registradas durante estos días debido al calor. “Desde hace tres o cuatro días se ha notado una bajada de gente que viene a la oficina. Los alojamientos están igualmente llenos, pero como está habiendo una ola de calor, la gente se va a hacer barrancos o al río directamente, pero por la calle se ve poca gente”, apuntan desde la Oficina de Turismo alquezrana, que ha registrado unas 250 visitas diarias a lo largo de este verano.

Oferta turística

Este descenso en las visitas al pueblo del Somontano también ha afectado a las Pasarelas de Alquézar. Según informan los responsables de la ruta, durante este puente se están registrando entre 800 y 900 visitas diarias respecto a las 1.300 que se han registrado en anteriores fines de semana.

Además, indican desde este atractivo turístico que están recomendando a las personas, ante la ola de calor, realizar el itinerario fuera de las horas centrales del día, “a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde, por lo que se ha notado un poquito y ha bajado, lo que también va bien porque hace un excesivo calor”.

Por su parte, las pasarelas de Panticosa están recibiendo una media de unas mil personas diarias. El concejal de turismo del Ayuntamiento de Panticosa, José Pueyo, dice que, desde la apertura de esta actividad a finales del mes de marzo, han pasado por estas pasarelas unas 40.000 personas. “El aforo es de 60 personas cada veinte minutos, unas 180 a la hora y unas 1.440 durante las ocho horas que están abiertas, en horario de diez de la mañana a seis de la tarde de manera ininterrumpida”.

Y el parque de Lacuniacha “va por encima en número de visitantes que el año pasado, así que estamos muy contentos. Sin duda también es mejor que el verano de 2019, además, el 2020 fue mejor que el anterior, y este está siendo mejor que el pasado, así que muy bien”, valora la directora del parque Raquel Betanzos, deseando que “esta tónica se mantenga en lo que queda de mes”.

En la Jacetania apuntan que “una de las cosas buenas que deja la pandemia es que el 90% de las reservas se hace ‘online’. Esto ayuda a planificarse”, dice Luis Terrén, también alcalde de Villanúa, afirmando que “agosto supone un empujón muy fuerte”. El turismo “busca actividad al aire libre” y tienen una buena acogida el telesilla de Astún, la Estación de Canfranc o la Cueva de las Güixas del Villanúa, que “se llenan con una semana de antelación”.

En la Oficina de Turismo de Graus, las visitas están siendo muy abundantes y hace varios días se rondaban ya los 1.500 visitantes, con unas 200 consultas diarias. “Mayoritariamente es turismo nacional, con mucha presencia de Cataluña en la parte baja de la comarca”, explica el técnico, José Manuel Betato, quien destaca que es un turismo familiar que demanda especialmente zonas de baño.

Turistas en Biescas.
Turistas en Biescas.
M.P.

Las previsiones son buenas

Las buenas cifras recogidas durante la primera parte del verano esperan que se repitan durante lo que queda. Y, por ahora, las previsiones son buenas.

“En agosto lo tenemos todo lleno hasta el 26, incluso los hoteles más difíciles de llenar más ligados a la estación de esquí. Es importante porque compensan el invierno”, destaca José María Ciria desde la ATEVB, quien confirma que las estancias son algo más largas que en veranos anteriores.

En la Jacetania, desde Acomseja, indican que “están siendo excelentes los meses de julio y agosto, y se prevé un muy buen septiembre”, continúa la jaquesa, agregando que “la hostelería está a tope” y en comercio y servicios “agosto marcha muy bien”.

“La segunda quincena de agosto se prevé buena, aunque evidentemente el turismo no va a ser tan elevado como en estos primeros quince días de agosto, pero todavía se prevé una buena ocupación en la hostelería de Sobrarbe”, explica Paz Agraz, destacando el ‘boom’ que han tenido “los destinos de naturaleza”, sobre todo entre el turismo nacional “que ha subido notablemente respecto a otros años”.

Etiquetas