Comarcas

CUADERNO DE VIAJE RUTA nº 9

Huesca, la magia de los bosques

La provincia ofrece multitud de espacios naturales para disfrutar del aire libre, poniendo en práctica actitudes de respeto al planeta.

Añisclo
Añisclo
http://aisber.com

Llega el otoño y, con él, los espacios naturales adquieren unas tonalidades muy caracerís-ticas que los hacen un lugar perfecto para disfrutar de un día en familia o con los amigos. Todo desde el respeto al medioambiente, recordando llevarse la basura que se genere, no pisando especies o evitando hacer ruidos innecesarios para evitar asustar a la diversa fauna que vive en estos parajes. La provincia de Huesca cuenta con numerosos parajes en los que disfrutar del contacto con la naturaleza.

En pleno Pirineo, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, profundos cañones, cumbres altivas, cascadas asombrosas que durante estos meses estarán alimentadas por las lluvias, bosques centenarios, flores alpinas y una gran variedad de paisajes que ofrecen una gran diversidad de colores durante el otoño. Las hayas, los abetos y los pinos son los protagonistas en una Selva de Oza, que es el hogar de sarrios, jabalíes, corzos, quebrantahuesos, entre otros animales. También se puede comprobar la acción humana a lo largo de los siglo en las bordas de pastores, una calzada romana y dólmenes.

Mapa del recorrido.
Mapa del recorrido.
D.A.

Los tupidos bosques del Cañón de Añisclo son, junto a los alrededores de la ermita de San Úrbez, un lugar perfecto para caminar durante el otoño. En el entorno de la ermita se pueden observar hayas y abetos además de contemplar el fenómeno de la inversión térmica.

El valle de Pineta sorprenderá por sus boscosas laderas que acaban en las Tres Sorores (Monte Perdido, el Cilindro de Marboré y el Soum de Ramond), siendo imprescindible para verla levantar la vista hasta los 3000 metros.

Uno de los bosques más bonitos para visitar en otoño es el bosque de la Pardina del Señor, ubicado en Fanlo, dentro del valle del Chate. Otro enclave digno de visitar para fundirse con la naturaleza es el bosque mixto del Cobatar, en el valle de Bujaruelo, del que se puede disfrutar en una excursión entre el puente de Santa Elena y el de San Nicolás de Bujaruelo. La selva de Hoz de Jaca, el bosque de abetos y hayas de Gamueta, en el valle de Ansó, el bosque del Betato del valle de Tena y los bosques mágicos de Labati completan la magia de los bosques de Huesca en otoño.

Puedes consultar AQUÍ todas las rutas que te proponemos. Además, para descubrir más planes de turismo activo y otras propuestas con las que disfrutar de la provincia de Huesca, visita cuadernohuescalamagia.es, y la web www.huescalamagia.es.

Etiquetas