Comarcas

TURISMO INVERNAL

Las estaciones planean abrir a finales de este mes o en el puente de diciembre

Los centros esperan esa “gran nevada” para arrancar tras una anterior temporada de cierre casi total

Aspecto que presenta el sector de telesillas Batallero en la estación Formigal-Panticosa.
Aspecto que presenta el sector de telesillas Batallero en la estación Formigal-Panticosa.
Grupo Aramón

Las estaciones de esquí del Pirineo se preparan para empezar la temporada, animadas tras la última nevada y después de que la anterior, por la covid, solo abriera Astún. Aramón tiene las vistas puesta para la apertura de Formigal-Panticosa y Cerler en los últimos días de noviembre, mientras que Astún y Candanchú mantienen sus previsiones de iniciar la temporada durante el puente de comienzos de diciembre.

Desde Aramón han explicado que los últimos días de noviembre son “fechas habituales de apertura, para hacerlo unos días antes de esa gran primera cita del invierno, la del puente de la Constitución y la Inmaculada”.

En el centro invernal Formigal-Panticosa, a partir de cota 1.700 han caído unos 5 centímetros de nieve. En Cerler, la nevada de la madrugada del martes también tiñó el paisaje de blanco a partir de los 1.900 metros. Aunque el martes en Cerler se despejó durante el día, en Formigal-Panticosa continuó nevando levemente durante toda la jornada. El cielo raso y las bajas temperaturas han hecho que esa fina capa de nieve continúe visible, a pesar de que este jueves ha lucido el sol.  “Es una primera nevada que contribuirá a enfriar el suelo, a preparar el terreno para cuando llegue esa gran nevada que confiamos sea pronto”, han indicado. 

Estos días son de preparativos para estas estaciones. Las obras de los dos nuevos telesillas, Castanesa en Cerler y Pico Royo en Formigal-Panticosa, ya han finalizado y ahora se está con sus últimas pruebas. Y en todas las estaciones del grupo (Cerler, Formigal-Panticosa, Javalambre y Valdelinares) ya se han realizado las revisiones de los demás remontes.

En cuanto a otros trabajos, en los alquileres de esquís de las estaciones se repara el material, se ultiman las obras de mantenimiento de los edificios de servicios y hay trabajadores (písters) colocando colchonetas en cañones y pilonas, redes en determinadas zonas, etcétera. También se está colocando la señalización, y en los talleres se trabaja en la puesta a punto de la maquinaria. “Estos son los trabajos que se están realizando a la espera de que llegue esa gran nevada”. La estación de Formigal ya está montada y se ultima Panticosa.

Fernando Rasal, que lleva 42 temporadas como monitor de esquí en Panticosa, espera “con ilusión y esperanza que la temporada 2021-2022 sea de absoluta normalidad para todos”.

Desde la Asociación Turística y Empresarial Valle de Benasque (ATEVB) han comentado, ante la posibilidad de la apertura de Aramón Cerler a finales de noviembre, que “no sería la primera vez” y que supondría una buena noticia. “Significa que tienen ganas y que hay previsión de nieve para poder abrir”, comentó el presidente del colectivo empresarial, José María Ciria.

En una temporada muy especial para Aramón Cerler, que celebra su 50 aniversario coincidiendo con el arranque de la ampliación hacia Castanesa, recordó Ciria, la apertura antes del puente de la Inmaculada sería un aliciente más. “Si abren, bien, es porque hay nieve, hay ambiente de nieve y hay trabajo”, comentó aludiendo al parón del pasado año. “La campaña pasada es imposible de recuperar, con un año normal de nieve nos conformamos”, concluyó.

En la Jacetania, por su parte, las estaciones de esquí de Candanchú y Astún mantienen sus previsiones de iniciar la temporada durante el puente de la Constitución y la Inmaculada.

“Abrir a finales de noviembre resulta un poco apresurado. Pensamos en el 4 de diciembre y los trabajos se están desarrollando a tiempo”, ha asegurado el director de Candanchú, Álvaro Luna, agregando que “de momento, el objetivo es el puente de diciembre, en función de las condiciones de la nieve, pero si hay posibilidad de abrir antes, se valoraría”.

Sobre la reciente nevada, ha dicho que “viene bien el frío para aclimatar la tierra, que esté en condiciones y se favorezca el mantenimiento de las instalaciones”. Especialmente, es una alegría “en cotas altas”, tratando de asegurar “una mayor nieve de calidad a futuro”.

Por su parte, el portavoz de Astún, Vicente López-Brea, ha confirmado que la intención del centro invernal es abrir para el puente de diciembre y destacó el potencial del abono conjunto 100K. “Ya no hay Astún solo, sino que podemos hablar de Astún-Candanchú”, apuntó.

Para el presidente de la Asociación Turística del Valle del Aragón (ATVA), Luis Terrén, “ganas de comenzar la temporada hay muchas y ya se ve a la gente empezando a preparar los apartamentos para el invierno”. “La noticia de la apertura de Candanchú y el anuncio del 100K Astún-Candanchú han dado mucha seguridad a la gente y creemos que van a apostar por el valle, porque son dos estaciones que gustan mucho y estarán bien conectadas en autobús”, ha continuado el alcalde de Villanúa.

En definitiva, “se espera el invierno con optimismo”, sabiendo que “el valle tiene una oferta potente” y que “se va mantener la tendencia del verano”, en el que hubo una gran afluencia. La idea de Villanúa es celebrar su Second Hand, la feria de material de nieve y montaña, del 26 al 28 de noviembre, “como una fiesta de inicio de la temporada”. l

Etiquetas