Comarcas

ALTO ARAGÓN

La borrasca deja nieve, frío y viento en la provincia

La vertiente francesa de El Portalet se ha cerrado este sábado por motivos de seguridad

Unos niños disfrutan de la nieve en Formigal
Unos niños disfrutan de la nieve en Formigal
Pablo Segura

La borrasca de aire ártico “Arwen” se dejó sentir este sábado en el Alto Aragón, donde regresó la nieve -que conforme fue avanzando el día alcanzó cotas más bajas y creó dificultades para circular por algunas carreteras-, el viento sopló con fuerza e hizo que cayera la sensación térmica en muchos puntos de la provincia y las temperaturas fueron bajas y marcaron varios grados bajo cero en latitudes altas.

Por la mañana, algunas zonas del norte ya amanecieron cubiertas de nieve, elemento que cubrió algunos tramos carreteros en los que fue complicado circular tanto por la nieve como por el hielo. La situación fue cambiante a lo largo de la jornada, pero conforme avanzaba la tarde, la precipitaciones alcanzaron puntos más bajos y causaron problemas circulatorios, por ejemplo, en áreas de municipios como Puente La Reina, Sabiñánigo, Broto o Nueno, ya que la borrasca entró por la zona occidental del Pirineo. Francia cerró la carretera RD-934, entre el paso fronterizo de El Portalet y Pont de Camps por motivos de seguridad.

A la última hora de la tarde, ya entrada la noche, la Dirección General de Tráfico (DGT) mantenía el nivel rojo (prohibición de circular a articulados, camiones y autobuses, y obligación de usar cadenas o neumáticos de nieve para el resto de vehículos) en una decena de tramos carreteros, como en Broto (N-260a), Villanúa (N-330), Hecho (A-176 y HU-211), Santa Cruz de la Serós (A-1603), Panticosa (A-2606), Sallent (A-136), Canfranc (N-330a), Candanchú (N-330b) y Bielsa (A-138). En otras cuatro carreteras había nivel amarillo (prohibida la circulación de camiones, articulados y autobuses), en concreto en Puente la Reina (A-21 y A-176), entre Jaca y Villanúa (N-330), en Sabiñánigo (A-23) y en Jaca (N-240). La nieve condicionaba la circulación en la carretera A-135, en Torla, y en la A-1604, en Lanave.

Junto a la nieve, el fuerte viento y las bajas temperaturas compartieron protagonismo durante este sábado, en el que el Alto Aragón se anotó tres de las temperaturas mínimas más bajas del país: Cerler registró -9,9 grados; Astún -9,2; y Panticosa-Petrosos, -6,5 grados.

A tenor de las previsiones meteorológicas de la Agencia Estatal de Meterología (Aemet), el invierno seguirá este domingo en la provincia, ya que se prevé que la nieve descienda hasta los 500-700 metros, dejando acumulaciones de nieve de hasta 20 centímetros en el Pirineo y de 2 en el centro de la provincia. Las rachas de viento pueden alcanzar hasta 80 kilómetros por hora.

Etiquetas