Comarcas

COLABORAN: CAJA RURAL DE ARAGÓN Y DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE HUESCA

Universitarios descubren el pueblo y sus opciones laborales con prácticas

#CONTRALADESPOBLACIÓN

Adriana Germán, a la derecha, desarrollando un proyecto en la biblioteca de Villanúa.
Adriana Germán, a la derecha, desarrollando un proyecto en la biblioteca de Villanúa.
S. E.

LA CURIOSIDAD por el medio rural y las posibilidades de prácticas laborales han llevado a 25 estudiantes o recién graduados de la Universidad de Zaragoza a descubrir un pueblo y constatar que el medio rural también ofrece salidas laborales. Varios jóvenes han desarrollado tareas de documentación y catalogación de piezas y materiales del Museo de Bielsa. Vivieron allí y algunos repitieron.

La Diputación Provincial de Huesca firmó un convenio el pasado mes de abril con la Universidad de Zaragoza que ha hecho posible que estudiantes de Grados y Máster, con el programa Desafío, así como egresados de diversas titulaciones, a través del programa Arraigo, hicieran prácticas en localidades de menos de 1.500 habitantes.

Bielsa estableció un convenio con la Universidad de Zaragoza, que después tuvo continuidad con los programas Desafío y Arraigo. De hecho, según explica su alcalde, Miguel Noguero, llegaron tres jóvenes en primavera y después dos de ellos repitieron y se sumó un tercero durante el verano.

Todos procedían de Zaragoza y, aunque alguno ya había estado de campamentos, sirvió para darles a conocer la zona. “Valoran mucho conocer la realidad de los pueblos, porque la gente en las ciudades tiene otro concepto. A veces, creen que aquí vivimos envueltos en nieve”, bromea Noguero, quien resalta que sobre todo se dan cuenta de que las carencias no existen y de que hay calidad de vida. “Una vez que tienes internet de calidad, ya tienes acceso a lo mismo”, apunta.

“No tendrán problema en irse a trabajar a un pueblo”

“Si se quedan después aquí o no, es lo de menos. A partir de ahora, no van a tener ningún problema en irse a trabajar a un pueblo porque ya han estado y han pasado el filtro”, destaca el alcalde belsetán como principal punto positivo de esta iniciativa.

“Al menos -insiste-, ya conocen esto y para el pueblo también es importante que lleguen un tiempo tres o cuatro jóvenes. Bielsa igual tiene más vida, pero hay pueblo más pequeños”, comenta. En su caso, el Ayuntamiento buscó un piso para que pudieran alojarse, en el que tenían los gastos pagados porque si no hubiera sido imposible.

“Un rotundo éxito”. Así calificó la diputada de Iniciativas Locales, Miriam Ponsa, el resultado del convenio entre la Diputación Provincial de Huesca y la Universidad de Zaragoza para desarrollar las prácticas durante el pasado año, según informó en una nota de prensa recientemente la propia institución provincial. En total, se gestionaron 25 prácticas formativas en pueblos de siete comarcas de las diez de la provincia. “Es importantísimo que los jóvenes conozcan las posibilidades de desarrollo personal y profesional que ofrece el mundo rural”, explicó Ponsa, porque es “una fórmula decisiva para revertir la pérdida de habitantes de los pequeños pueblos.

La iniciativa tuvo mas de 300 solicitudes de estudiantes y egresados de 62 titulaciones diferentes, entre grados y másteres. Ponsa también puso en valor la importancia de “la colaboración entre instituciones y el sector privado para aunar esfuerzos y lograr mejoras en la formación académica y profesional y, al mismo tiempo, un reequilibrio territorial a través de la llegada de universitarios a zonas despobladas”.

La experiencia en Altorricón

Por su parte, también las empresas e instituciones mostraron su interés por participar en esta iniciativa. En total, se han gestionado 17 prácticas de estudiantes en una docena de localidades como Bielsa y Altorricón, entre otras. También participaron o se interesaron inicialmente municipios como Piedrafita de Jaca, Tella-Sin, Peralta de la Sal, Colungo, Arguis, Ansó, Almudévar, Aísa, Enate o Alquézar, entre otros.

En esta última, según explica su alcaldesa, Susana Ramón, tuvieron a una joven de Derecho en tareas administrativas. “Al salir la convocatoria, nos gustó, porque es importante darles a los estudiantes la oportunidad de que conozcan lo que es un pueblo”. Por otro lado, “para nosotros también es importante porque a veces la gente de la ciudad no sabe lo que es un pueblo o se creen que están perdido en un descampado y, al final, ven que no es así”, comenta.

En el caso de Altorricón, que está justo por debajo de los 1.500 habitantes, solicitaron una plaza para las tareas de administración del Ayuntamiento y otro para instalaciones deportivas. No obstante, son los propios alumnos los que eligen el destino. En este caso, según explica la alcaldesa, la estudiante conocía a alguien de la zona y se decidió a venir.

“La estudiante valoró mucho poder hacer prácticas en un ayuntamiento pequeño porque decía que si hubiera ido a uno grande, como el de Zaragoza, la hubieran puesto en un departamento en el que solo hubiera visto eso y resaltaba que aquí había podido ver todo tipo de expedientes”, resume la alcaldesa. “Conocen otra realidad, en este caso la de un ayuntamiento pequeño, y quién sabe si después quiere ser secretaria-interventora, por ejemplo”, indica.

Para este programa, la Diputación Provincial de Huesca hizo una aportación de 50.000 euros a la Universidad de Zaragoza, para financiar gastos como el alojamiento o manutención. “Durante el tiempo de las prácticas, se instalan en el pueblo, por lo que viven la experiencia y ya ven lo que es”, indica Susana Ramón. El objetivo es que conozcan los pueblos y sus oportunidades laborales y, si es posible, que quieran volver para quedarse.

Etiquetas