Comarcas

estudio fluvial

Hallan antibióticos en todos los análisis de ríos en la provincia

El proyecto Outbiotics estudia acciones para diagnosticar, prevenir y eliminar estos contaminantes del entorno

El estudio analiza aguas de los ríos Clamor Amarga, Cinca, Alcanadre, Flumen, Gállego y Aragón.
El estudio analiza aguas de los ríos Clamor Amarga, Cinca, Alcanadre, Flumen, Gállego y Aragón.
Proyecto Outbiotics

Todos los ríos analizados en el Alto Aragón contienen trazas de antibióticos. Es una de las conclusiones a las que ha llegado el proyecto Outbiotics, en el que han participado investigadores de la Universidad de Zaragoza, después de examinar las aguas de los ríos Clamor Amarga, Cinca, Alcanadre, Flumen, Gállego y Aragón. El objetivo del estudio, además de conocer la contaminación fluvial por dichos fármacos, era la prevención y la eliminación de estas sustancias en aguas del territorio Poctefa, que abarca las regiones españolas y francesas situadas en la frontera.

Las cantidades detectadas son prácticamente imperceptibles y están en el límite de ser detectables, por lo que para ello se ha requerido de “instrumentación analítica de última generación”. Estas minúsculas e inapreciables cantidades tampoco representan un problema real para el ser humano al ser ingeridas. Sin embargo, el “gran problema” de la presencia de antibióticos en el medio radica en que las bacterias pueden volverse resistentes a los mismos.

“Las resistencias bacterianas son un problema de mutación y evolución. Una bacteria, que quizá no era resistente a la penicilina, se ha hecho resistente a la penicilina. Para un ser humano, generar esta resistencia es algo muy lento, pero para una bacteria, no, porque su reproducción es muy rápida”, explica Francisco Laborda, investigador del grupo de Espectroscopía Analítica y Sensores de Unizar, quien avisa de que estas “resistencias bacterianas son una pandemia, quizás algo más de fondo, pero que llevamos más tiempo con ella y puede acabar generando problemas más serios todavía”.

De hecho, una de las conclusiones finales del estudio revela que en el 96 % de los ríos y en el 100 % de las estaciones depuradoras hay presencia de bacterias resistentes a las familias de antibióticos analizados -penicilinas, carbapenems, vancomicina y colistina-.

Además, el informe dice que durante el estudio se aislaron 55 cepas de la lista de patógenos prioritarios de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Caolín-plata como aditivo alimentario en las granjas

Respecto a la prevención de estas sustancias en el medio, uno de los puntos de partida del estudio era conocer la procedencia de los antibióticos. En las grandes urbes es difícil conocer las fuentes contaminantes, según Laborda, pero apunta a la “ganadería intensiva” en el caso de las zonas rurales. “Además del consumo humano, está la parte ganadera. Los grandes consumidores de antibióticos, más que los humanos, son los animales de ganadería intensiva”, concretó. “Tiene que quedar claro -apostilla- que no es porque el antibiótico se administre indiscriminadamente en las granjas, eso está prohibido. Es más porque en el momento que en una granja hay una patología, tienes un montón de animales a los que tratar”.

Por ello, una de las acciones investigadas para evitar la presencia de antibióticos en aguas fluviales ha sido la aplicación de partículas microscópicas de caolín-plata como aditivo alimentario en piensos, ya que, concreta Laborda, “la plata tiene propiedades bactericidas”. Este aditivo tiene “el fin de reducir la incidencia de enfermedades infecciosas” y así “sustituir o reducir el uso de antibióticos”, según explica el estudio.

Las conclusiones de aditivar el pienso con caolín-plata son positivas ya que “por lo que se refiere a la toxicidad en general, se ha determinado un nivel sin efecto adverso” y “el nanomaterial a base de plata se comporta como no genotóxico”. Además, por lo que respecta a la parte productiva, se observó una “mortalidad inferior en lechones” y “un mayor crecimiento” y “una producción más eficiente de los pollos”. Tampoco se encontraron acumulaciones de plata en el tejido muscular de los animales; en el tejido hepático, en cambio, se encontraron ligeras acumulaciones, pero que tienen “un bajo riesgo para la salud humana”.

Tras sopesar los efectos de aplicar este aditivo al pienso de los animales, los investigadores vieron con buenos ojos esta práctica para reducir la cantidad de antibióticos y, a su vez, reducir las enfermedades de los animales.

Tres técnicas para eliminar el antibiótico del agua

La última parte del estudio, relativa a la eliminación de los antibióticos de las aguas, ha tratado tres tecnologías para suprimir dichos contaminantes: la oxidación con ferrato potásico, la adsorción con carbón activo en polvo y la fotocatálisis de dióxido de titanio.

La investigación descarta la primera de estas técnicas por ser “poco viable a escala real como sistema de depuración”, entre otros factores, debido a su precio. No obstante, los resultados extraídos de las otras dos tecnologías fueron satisfactorios, aplicándolas por separado pero también en un proceso combinado, realizando primero la fotocatálisis y después la adsorción con carbón activo en el mismo proceso.

De hecho, en las conclusiones finales se expone que el tratamiento combinado tiene “un coste por metro cúbico similar a otros tratamientos para eliminar microorganismos patógenos y compuestos orgánicos lentamente biodegradables de aguas residuales”. Pero sí es “sensiblemente” superior a otros procesos utilizados habitualmente en las estaciones depuradoras.

Por último, Laborda explica que es más conveniente aplicar estos procesos en los “puntos calientes” -es decir, en las fuentes contaminantes: hospitales, empresas farmacéuticas, mataderos, granjas intensivas, etcétera- en lugar de utilizarlo como tratamiento en plantas depuradoras de aguas residuales.

La razón, según sostiene el proyecto, es que, en los puntos calientes, “el caudal de tratamiento resulta inferior y los focos de emisión presentan una concentración superior de antibióticos que el agua tratada en una estación depuradora”. 

Etiquetas