Comarcas

RECURSOS HÍDRICOS

Indignación de los alcaldes del entorno de El Grado por la instalación de los parques flotantes fotovoltaicos

Ponen de manifiesto la falta de información por parte del Miteco por el serio impacto visual, ambiental y socioeconómico que supone

Embalse de El Grado.
Embalse de El Grado.
J. A. B.

Los alcaldes de Secastilla, Naval y Abizanda, Ángel Vidal, Eusebio Buil y Javier Labat, respectivamente, han mostrado este martes su rechazo a la instalación de los parques flotantes fotovoltaicos sobre la lámina de agua de este embalse de El Grado. Además, han puesto de manifiesto "la falta de información por parte del Ministerio de Transición Ecológica (Miteco), cuando esta seria afección tendría un impacto visual, ambiental y socioeconómico muy negativo". Consideran además que, una vez más, "se ha 'ninguneado' al territorio en favor de otros intereses". Exigen también, que el ministerio "califique el grado trófico en lugar de que realice el estudio el solicitante".

Los alcaldes creen que se está produciendo "un ataque frontal al desarrollo sostenible de sus municipios" ya que apuestan por un uso lúdico y deportivo de este pantano y ya se viene trabajando en esta línea. Consideran a su vez que este embalse "tiene numerosos atractivos y potencial, además de una extraordinaria calidad de su agua almacenada".

Los primeros ediles de estas localidades, afirman a su vez que la Administración central, "lejos de revertir la deuda histórica con esta zona afectada por las infraestructuras hidráulicas, ahora profundiza en el castigo: cuando se deberían realizar inversiones en este entorno, como vector de progreso y para asentar población, se le quiere dar la puntilla".

Valoran, por otra parte, que "parece paradójico crear una Secretaría General para el Reto Demográfico y a la vez, eliminar un recurso muy importante para estos municipios, cuando realmente se debería estar hablando de impulsar un aprovechamiento muy diferente".

“Los habitantes de aquí queremos decidir nuestro futuro y no que nos vengan a imponer desde Madrid ruina, como sucedió décadas atrás”, concluyen.

Etiquetas