Comarcas

SECTOR PRIMARIO

El calor y la sequía dificultan el alimento de la ganadería extensiva

Las altas temperaturas están provocando el aumento de los costes en suministro de agua y cuidados de rebaños

Rebaño de ovejas pastando en las montañas del Alto Aragón.
Rebaño de ovejas pastando en las montañas del Alto Aragón.
Ramón Ballarín

La Asociación de Ganaderos de Alta Montaña (GAM) alertó de la gravedad de la situación que están atravesando los ganaderos en extensivo a causa de la climatología adversa que se está soportando en esta campaña, con extrema sequía y altas temperaturas. Los ganaderos se están encontrando con graves dificultades para poder alimentar a sus ganados, a lo que hay que unir la escasez de agua en determinadas localizaciones y puertos de montaña del Alto Aragón que en esta época acostumbran a pastar los rebaños y ahora carecen del alimento necesario.

Estas circunstancias están llevando a que los ganaderos de vacas nodrizas y ovino deban aumentar drásticamente la atención y costes para el cuidado de los rebaños pues se les debe aportar alimentación extra externa y suministrar agua en ubicaciones que disponían históricamente de la misma.

Esta práctica, unida al encarecimiento de la alimentación y la subida de los costes de la energía, están llevando a que estén entrando en perdidas económicas que hacen cuestionar la continuidad de las explotaciones de los ganaderos del Alto Aragón.

En rebaños de ovino están muriendo animales, con gran sufrimiento para los mismos y ganaderos, en otros casos desnutrición, por lo que se conoce a ganaderos que les está llevando a tomar determinaciones drásticas, tales como la de vender sus rebaños con destino al matadero, ante la impotencia de poder poner remedio a la situación.

Tomar cartas en el asunto

La asociación incide en la importancia de que las administraciones sean consecuentes de estas circunstancias y tomen cartas en el asunto, dotándoles de apoyo logístico y medios para que esta situación, dramática y, en ocasiones, dantesca no continúe por más tiempo, a la vez que piden ayudas de mínimos eficaces para poder hacer frente a la descapitalización de los ganaderos y medidas fiscales excepcionales.

También la GAM quiere trasmitir la ineficacia del seguro de sequía en pastos. Advierten que es un seguro con un bajo índice de contratación entre nuestros ganaderos a causa de los métodos de determinación de los daños. “Se debe modificar de forma radical su concepción para que pueda ser verdaderamente útil para los ganaderos y un apoyo para mitigar los daños por estos fenómenos de sequía que pueden ir a más en el futuro”, apuntaron.

“La ganadería extensiva es la actividad agraria que más influencia tiene sobre el territorio de la montaña, ya que históricamente ha formado el elemento primordial de gran parte de sus ecosistemas con los consabidos beneficios para el medio ambiente, la protección frente a los incendios forestales y la generación de recursos económicos y empleo en el territorio”, añaden.

Tanto directa como indirectamente, esta apuesta por la actividad de la ganadería extensiva indican que es esencial para el mantenimiento y protección de los paisajes frente a los grandes incendios forestales que en dos días pueden cambiar radicalmente el paisaje de toda una comarca, como ha sucedido en la Sierra de La Culebra. “Un territorio con un gran y ordenado aprovechamiento con ganadería extensiva es la mejor y única opción viable para proteger su paisaje frente a los grandes incendios forestales”, reflejaron desde GAM.

Por ello, señalan que si desaparecen los ganados después se perderán los paisajes que ya constituyen en muchos territorios del Pirineo como el mayor activo para el desarrollo económico y social de sus poblaciones.

“Hay que facilitar las mejores condiciones para el mantenimiento y desarrollo de la ganadería extensiva en el Pirineo porque los necesitamos como los principales activos para la protección y mantenimiento de nuestros paisajes y pueblos”, concluyeron.

Etiquetas