Comarcas

ATENCIÓN SANITARIA

La eliminación de los PAC complica la asistencia a domicilio en Jaca y Biescas

Alto Gállego y Jacetania tienen una población envejecida que requiere cuidado presencial 

Entrada a las instalaciones del centro de salud de la localidad de Jaca.
Entrada a las instalaciones del centro de salud de la localidad de Jaca.
Pablo Segura

Los médicos insisten en que no es un problema de ahora, que se veía venir desde hace 15 años. Los Puntos de Atención Continuada (PAC) de Escarrilla y Canfranc facilitaban la asistencia sanitaria de un importante número de población, esencialmente mayor, que habita en Alto Gállego y Jacetania. Su cierre y la derivación a los centros de salud de Jaca y Biescas implica una sobrecarga de trabajo para los sanitarios, que ya aquejan una importante escasez de médicos y falta de ambulancias.

En el centro de salud de Biescas alcanzan ya tres años con una situación “límite”, en la que están “cubriendo las plazas con el personal sanitario que está”, apunta Paula Claver, coordinadora del centro de salud de Biescas. En horario de mañana y tarde, dos personas están al cargo de la asistencia sanitaria en Biescas y los pueblos del área rural. A su vez, hay otras dos personas que en la zona de Sallent de Gállego hasta El Portalet.

Asimismo, a la Atención Continuada le correspondía una persona para la zona Biescas, que cubría desde Senegüé hasta la zona de Hoz de Jaca, y otro sanitario que atendía desde Hoz hasta la frontera. A partir de ahora, no habrá personal para encargarse desde la frontera hasta Escarrilla, por lo que toda la asistencia se hará desde Biescas.

Llegados a este punto, faltan tres personas y no podemos cubrir todas las guardias porque estamos haciendo muchísimas horas, en el cómputo global llegamos 220 o 240 horas mensuales”, sentencia Claver, que avisa: “Hay un médico y dos enfermeras, si es presencial, el paciente tendrá que ir a Biescas para ser atendido, pero en el caso de que sea domiciliaria, dejarán el Punto de Atención Continuada para desplazarse, por lo que corremos el riesgo de dejarlo inactivo”.

Situación en el Alto Aragón

“En las comarcas del Alto Gállego y Jacetania, en Tramacastilla, Jaca, Panticosa, Sallent de Gállego... Vive mucha gente mayor y muchas veces esa asistencia requiere ser domiciliaria”, comenta la médica desde Biescas. Opinión que comparte también Cristina Beltrán, coordinadora del centro de salud de Jaca, que pasará a tener solo cinco MAC (Médico de Atención Continuada) y evidencia, conforme pasa el tiempo, que “la calidad asistencial se va mermando”.

La doctora suma 20 años en el centro de salud jaqués y 27 como MAC. El horario de Atención Continuada es de 17:00 de la tarde a 08:00 de la mañana entre semana y las 24 horas el fin de semana. Asumían esta asistencia con dos médicos por el día y uno por la noche, el de Canfranc desaparecerá. “Es, simple y llanamente, un problema de personal. No hay médicos. No me cabe duda de que se está buscando, pero no hay gente”, lamenta la coordinadora.

A esto se añade la inquietud que genera la reorganización del transporte sanitario urgente, previsto para inicios de 2023, y que deja a los centros de salud “descolocados”, dicen las coordinadoras, que no saben si cuentan con la UME de Sabiñánigo las 24 horas y los 365 días del año, la UVI de presencia física de lunes a viernes de 9:00 de la mañana a 9:00 de la noche y la UVI localizada a domicilio.

A pesar de todo, “nadie va a quedar desatendido, como no puede ser de otra manera”, asegura. Como cada día, por la mañana su compañera Charo Casado subirá a Canfranc para pasar consulta como médico titular, y ella hará lo propio en Villanúa. “Si hay que ir a ver a una persona mayor o joven y trasladarse al municipio, iremos. Es una atención que puede tardar un poco más, pero está garantizada”, subraya.

Las plazas vacantes

El departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón advierte que no solo han quedado vacantes plazas de Médico de Atención Continuada en el Alto Aragón, sino en toda la Comunidad. A esto se debe la reorganización del sistema sanitario.

Asimismo, señalan que la media diaria de pacientes atendidos en el Punto de Canfranc era de 1,8, mientras que en Escarrilla ascendía hasta cinco. Además, pese a que este viernes cerrarán diez consultorios en La Ribagorza (hecho que se repite cada verano) en estos municipios se mantendrán abiertos, remarcan desde la DGA.

El dilema no tiene fácil solución. Los puestos de trabajo responden a una plaza fija, aquellos que aprueban la oposición tienen derecho a una plaza, y las que quedan libres, salen a llamamiento de interinos. En esta opción entran todos los médicos que están en bolsa. A pesar de ello, quedan libres, y Sanidad remarca que es un problema a nivel nacional.

Hay que hacer atractiva la Medicina Familiar y Continuada, no puede ser que exijan un 13 y pico para entrar en el grado de Medicina y luego no haya médicos. Además, las plazas MIR se quedan vacantes, devaluando algunas especialidades”, lamenta la coordinadora del centro de salud de Biescas.

Llevamos 15 años avisando que esto iba a pasar. Lógicamente, si viene desde hace tiempo, la solución no puede darse en unos meses. Nos espera una época complicada y en Atención Primaria, todavía más. Hacen falta médicos, y médicos especialistas. En España está muy denostada la Medicina Familiar y creo que es un error, somos la base del sistema y si no funcionamos, es difícil que funcione todo lo demás”, completa Cristina Beltrán.

Ambas se muestran intranquilas porque ven que la mitad de sus compañeros superan los 60 años. ”La generación de los años 70 no va a tener sustitutos porque no se están formando tantos médicos como los que se van a jubilar”, concluyen las coordinadoras.  

Etiquetas