Comarcas

TURISMO ESTIVAL

El puente de agosto deja “satisfechos” a hoteles y comercios en un verano “raro”

Los visitantes se han concentrado en este mes de agosto, que resulta vital para el sector

Terrazas de Graus, en la comarca de la Ribagorza, reflejaron un buen ambiente y asistencia durante este puente de agosto.
Terrazas de Benasque, en la comarca de la Ribagorza, reflejaron un buen ambiente y asistencia durante este puente de agosto.
E.F.

Las comarcas del Alto Aragón han registrado una importante afluencia de turistas durante este puente de agosto, algo que esperaban hoteleros y comerciantes, pero que no ha mejorado las expectativas de un verano “raro” en cuanto a turismo se refiere.

Muchos han elegido este verano la Comarca del Alto Gallego como destino de sus vacaciones atraídos por la montaña y por la amplia oferta de actividades para todos los gustos y públicos. El parque de Lacuniacha en Piedrafita y la tirolina de Hoz de Jaca han contabilizado más visitantes que en 2019 antes de la pandemia, a finales de verano harán balance, y las pasarelas de Panticosa inauguradas en marzo de 2021 continúan teniendo una muy buena aceptación ente los visitantes. También hay que destacar las rutas de senderismo y btt para diferentes niveles que las hay repartidas por toda la comarca y que estos días están muy concurridas.

En cuanto a ocupación hotelera, Anabel Costas empresaria hotelera del Pirineo y vicepresidenta del sector de Hospedaje de la Asociación Provincial de Hostelería y Turismo, dice que este mes de agosto “seguimos como ha empezado el verano, raro y difícil. Al final se ha concentrado lo que es el verano en estas dos semanas de agosto. Vemos que estamos teniendo mucho cliente internacional y mucho turista francés, creo que es el año que más franceses tenemos, pero también hay de otros países como Canadá, Australia, EE.UU. El cliente nacional está mucho más tranquilo en cuento a reservas”.

Argumenta que estas dos semanas que quedan de agosto, “vamos a intentar que sean lo más llevaderas posibles, pero en cuanto acabe esta semana ya viene la tranquilidad. Este verano no podemos compararlo con el pasado que fue todo cliente nacional”.

La presidenta de la Asociación de Empresas de la Jacetania (Acomseja), Marian Bandrés, señala que “el verano marcha bien, según lo previsto”. En julio, la ocupación media fue “del 75 % entre semana y del 100% en fines de semana” en Jaca, mientras que en agosto “se mueve entre el 90 % y el 100 %”, con una gran actividad en hoteles y viviendas de segunda residencia. En el verano, “el visitante -a su juicio- es de menos poder adquisitivo que el del invierno, pero no se nota mucha bajada en la facturación”.

Un grupo de visitantes, en el puente de acceso a la Ciudadela de Jaca, observando los ciervos.
Un grupo de visitantes, en el puente de acceso a la Ciudadela de Jaca, observando los ciervos.
Ricardo Grasa

El presidente de la Asociación Turística del Valle del Aragón (ATVA), Luis Terrén, se mostró “más o menos satisfecho” con los datos de julio, que para el valle registró “un 70% de ocupación en fines de semana y algo menos entre semana”, aunque “durante todo el mes hubo una gran animación en albergues y campus deportivos o de naturaleza”. En la primera quincena de agosto, “ha habido un 85% de ocupación entre semana y lleno en fin de semana”, y para la segunda quincena “se espera llegar al lleno con las reservas de últimas hora”.

Los visitantes “son en su mayoría de País Vasco, Navarra, Zaragoza, Madrid o Comunidad Valenciana”, de modo que “se vuelve al perfil clásico”, frente a lo sucedido el verano anterior, cuando “había más turistas de otras procedencias”, según explicó el también alcalde de Villanúa, agregando que “este año hay más tránsito de extranjeros, sobre todo franceses y belgas”. “Algunos pasan unos días en la zona y otros están de camino a sus destinos de playa”, agregó.

Ribagorza disfruta estos días de agosto de las jornadas de mayor afluencia de todo el año, ya que a los visitantes que se acercan a disfrutar de los muchos atractivos del territorio y se alojan en los establecimientos turísticos de la zona suman quienes vuelven a sus hogares en verano y disponen de una segunda residencia. En el Valle de Benasque la ocupación es muy alta, aunque no “de récord” como fue el pasado agosto, “de momento”, matizaron, mientras que en la zona baja los valores sí son similares al mismo periodo del 2021.

Desde la Asociación Turística y Empresarial Valle de Benasque, su presidente, José María Ciria, se refirió a esa alta afluencia. “Es un mes de agosto normal, como en 2019, con mucha gente, aunque no es de récord como el año pasado. Aunque todavía no ha terminado y hablamos, de momento, porque estamos a día 15 y está todo bastante lleno ya hasta el día 25”, comentó Ciria, quien aseguró que junio y julio también habían sido muy buenos.

El calor en las zonas bajas está atrayendo visitantes. “Aquí hace un tiempo espectacular. En el Pirineo se está bien”, comentó.

En la parte baja de la comarca, prepirenaica, las temperaturas están animando las numerosas zonas de baño, comentaron desde la Oficina de Turismo de Graus, donde proliferan las actividades acuáticas. Sus cifras, de momento, se asemejan a las de 2021.

 

Etiquetas