Comarcas

MEDIO AMBIENTE

La cría de jabalí actual prevé una buena temporada de caza

La bajada de las temperaturas ha mejorado la práctica de la actividad cinegética

Participantes en una batida de caza jabalí esta temporada en la provincia de Huesca.
Participantes en una batida de caza jabalí esta temporada en la provincia de Huesca.
S. E.

La temporada de caza mayor ha comenzado con buenas sensaciones para el sector cinegético de la provincia, gracias al descenso de las temperaturas y algunas precipitaciones que ha favorecido el desarrollo de la actividad. Estos aspectos se suman a una buena cría de jabalí, lo que hacer prever una buena campaña tras las batidas de los dos últimos fines de semana.

En declaraciones a este periódico, el delegado provincial de la Federación Aragonesa de Caza, Miguel Ángel Claver, indicó que a este factor se suma el hecho de que ya no existen limitaciones en el número de personas por las restricciones de movilidad tras la pandemia sanitaria, que ha permitido que cazadores de regiones próximas como Navarra, Cataluña y País Vasco, puedan regresar a la provincia.

En el caso del jabalí, Claver calificó la cría de “extraordinaria por lo que se ha incrementado la población joven” gracias a las batidas realizadas “en las que se han visto muchos más animales que hace unos años”.

Asimismo, resaltó que las medidas excepcionales del Gobierno de Aragón para realizar batidas de jabalí a rececho o en espera fuera de temporada desde hace unos años “han permitido controlar mucho la población”. De este modo, explica el delegado provincial de la Federación Aragonesa de Caza, “se ayuda mucho a controlar la población por los daños agrícolas y accidentes de tráfico”. Además indicó que el control de jabalí que se realiza en Aragón “es imprescindible por la cabaña ganadera de porcino” frente a enfermedades como la peste porcina africana procedente del norte de Europa.

Las poblaciones de jabalí se están concentrando en el prepirineo y Pirineo, “y por el momento se han abatido muchos animales” en este inicio de la temporada.

En el caso del corzo, Claver comentó que “se están extendiendo las poblaciones de modo que se pueden encontrar en cualquier lugar de la provincia”, con crías dobles y bastantes de triples. “En todos los pueblos de la provincia hay corzos en mayor o menor medida y, en algunos, con densidades importantes”, subrayó. De hecho, en este inicio de temporada “hay batidas con más corzos que jabalíes”. Este incremento poblacional lo atribuyó “a la adaptación a comer cualquier cosa, tanto de campos agrícolas o de monte, por lo que se ha adaptado mejor de lo que pensábamos a la alimentación disponible” además del clima.

No obstante, echó en falta un mayor número de precintos “al encontrarse ahora desajustados con los ejemplares” por lo que instó al Gobierno de Aragón a ampliar estos permisos para controlar la población, que se ha incrementado de forma significativa en los últimos cinco años.

El ciervo es otra de la poblaciones que va a más, “al gozar de muy buena salud y aumentar cada año en cotos donde antes no había”. En su opinión, el incremento de las especies de caza mayor “va ligado a la disponibilidad de comida y al abandono del medio rural, al no haber mucha ganadería extensiva lo que favorece que el ciervo ocupe más espacios al no tener competencia en la alimentación”.

Actualmente el ciervo se localiza en zonas de Agüero, Bailo y sierra de Guara y con un incremento considerable en Hecho y Ansó, procedentes de Navarra así como en Bielsa y Plan, desde Francia.

De la cabra montés, explica Claver, existen poblaciones muy estables en el entorno de Guara, y algunas en la cara sur del Pirineo. Y en el caso del sarrio, la especie “está muy sana y libre de pestivirus, y están aumentando las poblaciones”.

Etiquetas