Comarcas

EMPRENDEDORAS

Reconocen el emprendimiento rural de dos mujeres en Bierge y Saravillo

Alba Batalla, de Abella Biocosmética y Leticia Ortega, de la Roulotte de Let, han recibido las ayudas ‘ReActivadas’

Alba Batalla.
Alba Batalla.
S. E.

Alba Batalla y Leticia Ortega son dos mujeres de la provincia que escogieron el entorno rural para emprender y nada las frenó a la hora de poner en marcha dos proyectos innovadores en pequeñas localidades altoaragonesas, en Bierge y Saravillo respectivamente. Ahora, su tesón e iniciativa se han visto recompensados con las ayudas ‘ReActivadas’, un reconocimiento que concede la Fundación Isabel Martín con la colaboración de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión (CARTV) y al que este año concurrían 21 proyectos de toda la comunidad.

Leticia Ortega.
Leticia Ortega.
S. E.

Abella Biocosmética es una marca de cosmética que desde Bierge revaloriza los productos ecológicos de la zona y la adquisición de productos de comercio justo ecológicos, que transforma en cosmética ecológica certificada. Y la Roulotte de Let “Fast&Good” es una ‘foodtruck’ situada en la localidad de Saravillo que ofrece la posibilidad de disfrutar de buena comida elaborada con ingredientes Km 0 y de artesanos locales.

En el caso de Alba Batalla, primera clasificada, ha recibido una ayuda valorada en 19.500 euros, además de una campaña publicitaria en Aragón TV y un paquete de productos personalizados de Comercio Justo para publicidad. Por su parte, la cuantía que ha obtenido Leticia Ortega -segunda clasificada- es de 12.500 euros.

Ambas se presentaron al certamen un poco por casualidad: “Me enteré de la convocatoria el último día y me animaron en casa, así que grabé el vídeo explicando lo que hacía y después llegó la sorpresa”, explica Alba, e indica que “en la baremación contaba un 20 % la votación del público y el 80 % restante lo sumaba la puntuación que nos da el jurado” y se muestra muy agradecida por este “revulsivo” que le permitirá promocionarse.

Abella Biocosmética nació como marca en 2019 y, en 2021, Alba puso en marcha las instalaciones y tal como detalla en el vídeo, “este espacio ofrece el primer laboratorio compartido de Aragón y uno de los primeros de España, un espacio común para compartir recursos” y añade, “en estos momentos asesoro a siete proyectos”.

La iniciativa, sostiene, “surge por necesidad”. “Empecé con el jabón y luego fui ampliando, para otros grupos de personas como niños. Va dirigido a todos, más allá del pueblo”, indica.

Y respecto al premio, señala que: “parte ya me lo he gastado en adquirir maquinaria que me permitirá tener más capacidad de producción, pondré un suelo nuevo que en su momento no pude y compraré un lavavajillas”.

En el caso de Leticia, “fue una amiga la que me pasó la información y me dijo que era perfecto para mí y que probara y no lo dudé, porque como mínimo iba a suponer tener algo de publicidad y darme a conocer un poco más”, cuenta.

Y dice que la idea inicial de su proyecto, que empezó hace año y medio, “ era poner en marcha un hostal, pero cuando estaban a punto de iniciar las obras llegó la pandemia y tocó pasar de nuevo por un proceso creativo y así surgió esta foodtruck que me permite trabajar, conciliar y llenar nuestro entorno de amor”.

Y con el dinero que ha recibido tiene pensado “montar una segunda caravana que se pueda mover y así llevarla a eventos y además, crear empleo en una zona rural”

Etiquetas