Comarcas

PATRIMONIO

La campana de Erés vuelve a doblar para salvar la Torre de San Jorge

Una campaña de crowdfunding intenta recaudar los 6.000 euros del coste de la reconstrucción del tejado de la iglesia

Estado actual de la Iglesia de San Jorge en plenas obras de rehabilitación.
Estado actual de la Iglesia de San Jorge en plenas obras de rehabilitación.
Lola Giménez

Después de resonar por toda la Comarca de la Hoya hace ya más de 30 años, la campana de Erés repica una vez más para salvar la iglesia de San Jorge, cerrada al culto y en estado de ruina debido a su abandono. Los vecinos de Erés y la Coordinadora de Biscarrués-Mallos de Riglos han promovido un crowdfunding para recaudar los 6.000 euros del coste de la reparación del tejado, ahora que la Diócesis de Huesca ha comenzado las obras de restauración del templo.

“Es una invitación a luchar y a defender lo que amamos”, ha remarcado Lola Giménez, portavoz de la Coordinadora, antes de puntualizar que ya se han alcanzado los 2.000 euros en donanciones. La mitad del dinero requerido puede conseguirse por medio de la plataforma Verkami y el resto son aportaciones directas en la cuenta de la coordinadora o por bizum (606340951).

A su vez, la campaña de crowdfunding ha diseñado una serie de reconocimientos a aquellos que pongan su granito de arena. Las recompensas son mochilas, toallas del río Gállego o el libro de “La Campana de Erés”, además de experiencias naturales y deportivas como rafting, paintball, arborismo, baños de bosque o conciertos.

“Las personas que vivimos en los pequeños lugares queremos conservar lo que tenemos, tanto nuestro patrimonio como nuestra cultura”, ha sentenciado Sira Mañas, encargada de la campaña de crowdfunding.

Símbolo de lucha

Destinada a morir bajo las aguas del embalse de Biscarrués, la iglesia de San Jorge es un símbolo de una lucha que comenzó en el año 87. El proyecto se trataba de un inmenso pantano de 900 hectómetros cúbicos, que anegaba Erés, Santa Eulalia de Gállego y, de forma parcial, Murillo de Gállego y Concilio (unas 300 personas afectadas).

La intención era dar agua a los cultivos del sistema de riego del Alto Aragón que abastece la zona de Monegros. El embalse contaba con el beneplácito del Gobierno de Aragón, la Confederación Hidrográfica del Ebro, el Ejecutivo regional y la comunidad de Regantes del Alto Aragón. Las victorias de los vecinos en los tribunales dieron el proyecto por enterrado.

“Después del inicio de las obras para la restauración de la Torre de Mediano y la rehabilitación de la Torre de Jánovas tras años en estado de ruina, ahora llega su momento”, ha anunciado Lola Giménez.

Etiquetas