Comarcas

AGRICULTURA, LOGÍSTICA E INDUSTRIA

El tren ya suministra a Azucarera la primera remolacha del proyecto de Nafosa

Ambas empresas, junto a TIM, presentan el proyecto que ha recuperado en la zona el cultivo y la vinculación de Monzón con la compañía azucarera 

Representantes de las empresas y entidades implicadas en el proyecto, en un campo de remolachas de Esplús.
Representantes de las empresas y entidades implicadas en el proyecto, en un campo de remolachas de Esplús.
VERÓNICA LACASA

La planta de Azucarera de la localidad burgalesa de Miranda de Ebro ya ha recibido los primeros cargamentos de remolacha cultivada en el Alto Aragón para la producción de azúcar. Por el momento, han salido tres trenes (dos la semana pasada y el último este lunes) con las primeras toneladas de remolacha producida por agricultores altoaragoneses ligados a la empresa Nafosa, con sede en Esplús, donde este martes representantes de las empresas y entidades que participan en este proyecto experimental se han reunido para presentarlo a los medios de comunicación.

La iniciativa, ilusionante para todas las partes implicadas, supone la recuperación del cultivo de la remolacha en una zona donde años atrás era habitual y, para Monzón, retomar su vinculación con Azucarera, cuyas instalaciones en la capital ribereñas dejaron la actividad industrial hace más de 50 años para trasladarse a Jerez de la Frontera (Cádiz).

Tal y como adelantó hace unos días DIARIO DEL ALTOARAGÓN, Azucarera, la empresa Nafosa, la TIM y el Ayuntamiento de Monzón han remado al unísono para lograr sacar adelante este proyecto, en el que la logística de transporte que facilita la Terminal de Monzón ha sido decisiva, ya que el 90 % de la producción de remolacha prevista esta campaña viajará a Miranda en tren. También ha sido fundamental los beneficios que proporciona la remolacha a la tierra en la rotación de cultivos y la rentabilidad de una hortaliza de la que se obtiene azúcar blanca.

En total, se han cultivado 160 hectáreas en fincas de cuatro agricultores (productores de alfalfa) de Ilche, Vencillón, Esplús y Sena con el apoyo técnico de Nafosa. La previsión es obtener entre 14.000 y 17.000 toneladas, que se destinarán en su totalidad a Azucarera. Tras esta primera campaña, la puerta seguirá abierta para repetir la experiencia e, incluso, aumentar el número de hectáreas de cultivo de remolacha y, por tanto, la producción.

El consejero delegado de Azucarera, José Luis Rivero, ha augurado “mucho futuro” al cultivo de la remolacha en esta zona “porque rota muy bien, hay riego modernizado y las tierras son muy buenas, por lo que se dan todas las circunstancias para que la remolacha vuelva a triunfar”. Ha destacado que para este regreso ha sido fundamental contar con el tren, con la TIM en concreto, para poder transportar el producto de Monzón a Miranda de Ebro, una distancia que en su momento hizo que el cultivo no fuera competitivo. “La evolución a poder hacer transporte por ferrocarril ha eliminado ese obstáculo y desde el punto de vista de la sostenibilidad también es perfecto para nosotros que estamos intentando ser cada vez más sostenibles”, ha abundado el responsable de Azucarera, que no ha dudado en señalar que este proyecto “va a a ser bueno tanto para los agricultores como para la industria azucarera”.

Aunque ha asegurado que es “difícil hacer previsiones” de cara al futuro, ha estimado que tal y como va el cultivo en esta primera campaña, la idea de Azucarera es “crecer exponencialmente”, si bien -ha proseguido- “va a estar en manos de los agricultores porque vamos a hacer buenas ofertas y será el agricultor quien decida, aunque por lo que nos han comentado también hay una gran ilusión en el campo. Si hay ilusión en el campo y en la industria, no creo que nada se vaya a torcer. En la medida en que haya una cierta proximidad al punto de carga del tren, es absolutamente factible” que el cultivo se extienda a otras zonas del Alto Aragón.

Por parte de Nafosa, Maite Osés, directora de Compras y Logística, ha explicado que se buscó la remolacha como alternativa a los cultivos habituales (cebada y maíz ) para la rotación por sus beneficios. “Había que probar cómo se manejaba el cultivo aquí, tras muchos años sin cultivarse, y teníamos que tener herramientas suficientes para atender las necesidades que surgieran”, ha apuntado. Se ha cultivado en cuatro zonas “para comprobar cómo se comporta en cada una de ellas, porque los terrenos no son iguales en todas las comarcas”. En este sentido, ha afirmado que las primeras remolachas recogidas “marcan estándares de calidad muy buenos” y se ha mostrado convencida de que más agricultores se sumarán al proyecto “porque el primer año no lo hemos ofrecido de manera masiva, porque queríamos comprobar nuestro funcionamiento y la capacidad de dar salida al producto, y en segundo por el atractivo económico”.

Ha añadió que el tren -“mucho más versátil que el camión”- daba la posibilidad de trasladar la mercancía.

Pedro Semitiel, director de Terminal Intermodal de Monzón, ha avanzado que la previsión es que sean 16 ó 17 los trenes que trasladen la remolacha, en lo que es “un proyecto interesante para nosotros como operador logístico y doblemente importante porque es un tráfico hacia al interior, no hacia el mar (el 70% de los contenedores que sale de la TIM van a puerto) y esto nos da distintas posibilidades”.

El alcalde de Monzón, Isaac Claver, ha calificado la iniciativa de “grandísima noticia” por la repercusión económica y por el hecho de que “cien años después del inicio de la construcción del complejo industrial de la Azucarera, la empresa vuelva a fijarse en Monzón y en nuestras comarcas vecinas, y vuelva el cultivo de la remolacha”. Ha agradecido a Nafosa, en especial a Maite Osés, su labor con Azucarera, ante quien Isaac Claver puso en valor “la situación estratégica de Monzón”, al tiempo que ha destacado el papel crucial de TIM y la política de sostenibilidad de Azucarera.

La alcaldesa de Esplús, Tania Solans, ha subrayado que este proyecto “da dinamismo a la zona y sigue potenciando la economía”, al tiempo que ha asegurado que el pueblo está “contento” por ello y porque en Esplús, años atrás, también se cultivaba remolacha.

Etiquetas