Comarcas

COMERCIO EXTERIOR

El control de exportaciones a terceros países del área oriental será en Monzón

La Delegación del Gobierno anuncia el servicio, inicialmente, con inspectores de Zaragoza 

Un trabajador en plena faena en la empresa cárnica Fibrin de Binéfar.
Un trabajador en plena faena en la empresa cárnica Fibrin de Binéfar.
Pablo Segura

La Delegación del Gobierno en Aragón va a poner en marcha una vez a la semana y en la Terminal Intermodal de Monzón (TIM) un servicio presencial de inspección y emisión de certificados (controles físicos y de identidad) de exportación de productos agroalimentarios de la zona oriental de la provincia. Asimismo, este servicio se prestará de manera telemática (control documental) de lunes a viernes.

Los controles de identidad y físicos se van a realizar en el Lame (Local Autorizado para Mercancías de Exportación) existente en la Terminal Intermodal de Monzón (TIM), ubicada en el Polígono La Armentera.

Inicialmente y en tanto se doten plazas de inspección exclusivas para la zona, el servicio se prestará con inspectores del Área de Zaragoza. Las mismas fuentes señalan que el servicio se pondrá en marcha “en cuanto sea posible”, aunque no hay una fecha concreta.

Así lo confirmaron este lunes a este periódico fuentes de la Delegación del Gobierno en Aragón ante el hecho de que las exportaciones a terceros países de las principales producciones agro-alimentarias de la zona oriental del Alto Aragón computan en la provincia de Lérida y no en la de Huesca. Esto se debe a la ausencia de un punto de inspección fronteriza en alguna comarca oscense que linde con Cataluña, lo que conlleva que el tránsito de las mercancías altoaragonesas hacia los puertos, principalmente de Tarragona y Barcelona y, en menor medida, de Valencia y Algeciras, se contabilice en la comunidad autónoma vecina.

En esta situación se encuentran todas las exportaciones a terceros países (sobre todo a China pero también al norte de África) de carne de cerdo de los mataderos binefarenses de Fribin y Litera Meat, de fruta dulce producida en Bajo Cinca, Cinca Medio y la Litera, de alfalfa deshidratada, de vacuno vivo y de pollos criados en San Esteban de Litera. También todo el porcino que sale a terceros países de Cárnicas Cinco Villas (el matadero que Vall Companys tiene en Ejea de los Caballeros), se registra en el punto de inspección fronteriza de la ciudad de Lérida. Las empresas cárnicas citadas exportaron en 2019 cerca de 400.000 toneladas de porcino (en 2018 fueron 133.000), según datos de fuentes oficiales.

El hecho de que se controlen en la oficina leridana hace que las transacciones de todos estos productos altoaragoneses fuera de la Unión Europea queden registradas como exportaciones en la oficina de Lérida.

Ante esta situación, desde Aragón se lleva reclamando desde hace un tiempo al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (Mapa) que habilite en suelo altoaragonés un punto de inspección fronteriza para que estas exportaciones computen en Aragón y no en Cataluña. Para solventar cuanto antes esta situación, el Gobierno de Aragón lleva un tiempo haciendo gestiones al máximo nivel.

Desde la Delegación del Gobierno reconocen que en la zona hay una alta demanda de este servicio de inspección por parte de la industria agroalimentaria existente en esas comarcas, con mataderos industriales y deshidratadoras de alfalfa, que tienen un importante componente de exportación a países distintos de la UE. En este sentido, destacan que durante 2021 se han producido alrededor de 20.000 operaciones de este tipo de exportaciones.

En la Comunidad aragonesa hay, en estos momentos, dos de estos puntos en los que se registran este tipo de exportaciones, uno en la ciudad de Zaragoza y otro en la capital altoaragonesa. 

Etiquetas