Alto Gállego

ALTO GÁLLEGO - EMPRENDEDORES

Zinnia Zen, un espacio exclusivo para el bienestar y la desconexión en Sabiñánigo

El nuevo local ofrece desde rituales sensoriales y de distintas partes del mundo hasta maquillajes y manicuras

Zinnia Zen, un espacio exclusivo para el bienestar y la desconexión en Sabiñánigo
Zinnia Zen, un espacio exclusivo para el bienestar y la desconexión en Sabiñánigo
J.P.

SABIÑÁNIGO.- El ritmo frenético que acompaña a la sociedad actual conlleva un nivel de estrés que afecta a muchas personas. El saber parar, desconectar y dedicarse un tiempo al bienestar personal es tan difícil como necesario. Esta premisa fue la principal motivación por la que Eva Usieto decidió abrir su espacio Zinnia Zen el pasado mes de diciembre. Con 20 años de experiencia en el mundo de la estética y más de 18 con su propio centro, el trato diario con las personas es lo que le hizo darse cuenta de esta situación. "Con Zinnia Zen buscaba crear algo más que un centro de estética como tal, ya que para mejorar el estado físico es necesario también el emocional", explica.

El espacio que ocupa su nuevo negocio es un lugar donde priman los pequeños detalles y el cuidado exclusivo a cada cliente. Aromas agradables, una decoración acorde a los servicios ofrecidos, infusiones de bienvenida o música relajante. Todo ello sumado a un plus, su localización en el centro de Sabiñánigo (calle General Villacampa, 2) y su cómodo acceso.

El espacio total cuenta con tres salas diferenciadas, cada una exclusiva para un servicio en concreto. En una de ellas se realizan lo que denomina como "pedicuras spa". Se refiere a una serie de tratamientos que engloban cuidados más profundos para las uñas como las envolturas en parafina que contribuyen a reforzarlas y cuidarlas. Por otro lado, se sitúa la cabina dedicada a los servicios estéticos en general que ya realizaban en el anterior centro y la tercera sala está destinada exclusivamente a los rituales, que son los que definen la filosofía zen de este nuevo espacio. Con la gran variedad de rituales que ofrecen, su principal objetivo es "mimar a la persona desde que entra hasta que se va" . Por una parte, están los denominados como rituales del mundo como el Bali Bliss, inspirado en técnicas balinesas y que incorpora aceite de jazmín; el masaje geotermal con piedras volcánicas o el masaje hindú fundamentado en la ayurveda, la medicina tradicional de India que utiliza plantas y hierbas aromáticas envueltas en unos pequeños saquitos llamados pindas, hechos en exclusiva para cada persona.

EQUILIBRIO MENTAL Y FÍSICO

También realizan rituales sensoriales con productos como champán, chocolate, vainilla o aguacate. Además, todo este abanico de tratamientos incluye masajes linfáticos, faciales o reductores. En total, 14 masajes diferentes según lo que necesita o prefiere cada persona. "Cada masaje y cada técnica tiene unos beneficios propios, al igual que ocurre con los aceites esenciales que utilizamos, ya que se escogen según el estado de ánimo y lo que necesita cada persona en ese momento determinado", explica Eva Usieto. Todos estos masajes son relajantes y mejoran el aspecto físico de quien los recibe, lo que a su vez contribuye a la mejora psíquica de las personas. "Zinnia Zen fue concebido como un espacio para lograr el equilibrio mental y físico", detalla la propietaria.

Además de estas tres salas, el espacio principal abierto alberga la recepción con una pequeña mesa donde reciben a cada uno de los clientes. Uno de los laterales se dedica en exclusiva a los tratamientos faciales como los maquillajes donde está situado un espejo rodeado de luces al estilo de un camerino y pegado al gran ventanal del local. En el lateral opuesto, se abre el último espacio donde realizan todo el abanico de manicuras estéticas.

CONTINUA FORMACIÓN

Para incorporar los nuevos servicios a su centro, un aspecto esencial fue la formación. Dentro del mundo de la estética, todos los tratamientos avanzan muy rápido, tal y como señala la propietaria de Zinnia Zen. Por ello, considera muy importante la formación y la renovación por parte de los esteticistas, lo que también contribuye al crecimiento personal y profesional. A pesar de ser ya la propietaria de un centro estético, los rituales y los masajes que realizan en este espacio incluyen nuevos conocimientos necesarios para su realización como por ejemplo la aromaterapia, tratada a través de aceites esenciales y vegetales.

Además de la voluntad por crear un espacio donde las clientas consiguieran desconectar y pudieran dedicarse en exclusiva a ellas mismas, otro de los motivos por los que Eva Usieto decidió emprender con el espacio Zinnia Zen fue la inexistencia de un centro como tal en Sabiñánigo. "Al tratarse de un pueblo, aquí no hay spas o centros donde puedas disfrutar de estos servicios, por ello la gente renunciaba a ellos, ya que tenían que trasladarse a otros lugares y en muchas ocasiones eso cuesta más", subraya.

Con respecto al nombre del establecimiento, la palabra Zen, además de jugar con la doble Z (Zinnia), es fundamental porque "al leerla, las personas ya presuponen la relajación que se busca desde este espacio".

Con todos estos elementos, Zinnia Zen busca crear un "punto diferenciador en sus servicios, para que las personas consigan olvidarse del tiempo". De esta manera lo explica Eva Usieto para quien la función de la estética ha de responder a la siguiente consigna: "Si te vas bien de un centro, te sientes bien y más segura de ti misma".

Etiquetas